Un niño de 11 años se graduó de la carrera de Física en tan solo nueve meses

Laurent Simons tardó sólo nueve meses en obtener la licenciatura y ya está planeando entrar a la maestría.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Laurent es un niño belga superdotado que ha impresionado al mundo con su último logro, obtener un grado en Físca en tan sólo nueve meses. Los dones del estudiante han sido claros desde que era muy pequeño. A los cuatro años entró a la primaria, empezó la secundaria a los seis y la terminó a los ocho. A los nueve años ingresó a la carrera de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de TU Eindhoven en Países Bajos. 

Twitter @NUni

La universidad le había prometido a los padres del niño que se podría graduar antes de cumplir 10 años, pero cuando llegó el momento de su graduación el instituto decidió retrasarla nueve meses. La razón que le dieron a la familia fue que Laurent necesitaba desarrollar algunas habilidades que no se le daban con tanta facilidad, como la creatividad y el análisis crítico. También les advirtieron que la presión que le estaban poniendo al alumno era excesiva y les parecía abrumador terminar una carrera de tres años en nueve meses. 

Enfurecidos, los padres sacaron a Laurent de la universidad y llevaron sus quejas a los medios belgas. La mamá comentó que el rector del instituto amenazó con llamar a servicios sociales si presentaban sus quejas. Si no hubiera sido por ese incidente, Laurent hubiera roto el récord Guinness de la persona más joven en graduarse de la carrera. Hasta ahora ese título lo mantiene Michael Kearney quien se graduó de Antropología a los 10 años. 

Después de buscar varias opciones en distintos países, decidieron quedarse en Bélgica e inscribirlo en la Universidad de Amberes. Una vez ahí, se tardó un poco menos de un año en completar una carrera que normalmente dura tres. Se graduó con un promedio de nueve sobre diez y con honores Cum Laude. Los padres mencionaron en la radio que su hijo tiene un coeficiente intelectual de 14.5 y sabe hablar tres idiomas. 

El sueño de Laurent es “poder reemplazar tantas partes del cuerpo como sea posible con órganos fabricados”, comentó en una entrevista con ANP, una agencia neerlandesa de noticias. El niño prodigio ya está planeando hacer su maestría en la misma universidad y tiene contemplado hacer un doctorado en el futuro. 

Ingresa Ahora