La tokenización de activos potencia el desarrollo financiero

El mercado de tokenización está creciendo rápidamente y está haciendo una contribución significativa a la economía global en términos de ventas, tasa de crecimiento, participación de mercado y tamaño.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Depositphtos.com

Se espera que el tamaño del mercado global de tokenización crezca de 1.9 mil millonesde dólares invertidos en 2020 a 4.8 mil millones para 2025, a una tasa compuesta anual del 19.5% durante el período de pronóstico (Markets&Markets). 

Los principales factores que alimentan el mercado de la tokenización incluyen la creciente necesidad de cumplir con las regulaciones y mejorar continuamente la experiencia del cliente, al igual que los beneficios que la tecnología Blockchain ofrece ante la prevención de fraude, como asimismo la búsqueda permanente de optimizar la relación costo eficiencia. 

La tokenización de activos se refiere al proceso de emisión de un token dentro de una cadena de bloques. Dicho token representa digitalmente un activo negociable real, como puede ser oro, petróleo, cabezas de ganado, acciones, una propiedad inmueble y todo lo que, en suma, tenga un valor de intercambio.

¿Cuáles son sus beneficios la tokenización?

Una economía digitalizada ofrece el potencial para alcanzar un sistema financiero más eficiente y más justo al reducir, en gran medida, la fricción involucrada en la creación, en la compra y en la venta de valores. Vemos cuatro ventajas clave que ofrece la tokenización tanto para inversores como para vendedores:

Mayor liquidez: Al tokenizar activos, especialmente valores privados o activos típicamente ilíquidos como las bellas artes, estos tokens pueden negociarse en cualquier momento de forma inmediata desde cualquier lugar y en cualquier horario.

Transacciones más rápidas y más económicas: La transacción de tokens se completa con contratos inteligentes (algoritmos de software integrados en una cadena de bloques con acciones de activación basadas en parámetros predefinidos). Esta automatización reduce la carga administrativa involucrada en la compraventa, con menos intermediarios necesarios, lo que lleva no solo a una ejecución más rápida de los acuerdos, sino también a tarifas de transacción más bajas.

Mayor transparencia: Un token es capaz de tener los derechos y las responsabilidades legales de su titular incrustados directamente en su token, junto con un registro de propiedad inmutable. Estas características brindan transparencia a las transacciones. Y esto posibilita saber con quién se está tratando, cuáles son sus derechos y quién ha sido propietario de este token anteriormente.

Mayor accesibilidad: La tokenización podría abrir la inversión en activos a una audiencia mucho más amplia gracias a los montos y períodos de inversión mínimos reducidos. Los tokens son altamente divisibles, lo que significa que los inversores pueden comprar tokens que representan porcentajes increíblemente pequeños de los activos subyacentes. Por ejemplo, se puede representar en un token una mínima fracción de una propiedad inmueble o una acción de una empresa. 

Asimismo, la mayor liquidez de los tokens también podría reducir los tiempos, ya que los inversores pueden intercambiar sus tokens en los mercados secundarios, que son teóricamente globales y disponibles las 24 horas al día, los 7 días a la semana.

Estas ventajas se aplican más claramente a las clases de activos que normalmente se consideran ilíquidos, como un bien raíz o una obra de arte, y pueden beneficiarse de una mayor transparencia, eficiencia e inversiones mínimas más bajas, pero como dijimos, son extensivos a casi cualquier ámbito, fundamentalmente, al financiero. 

De acuerdo con Deloitte (2021, marzo) “la tokenización podría hacer que la industria financiera sea más accesible, más barata, más rápida y más fácil, lo que posiblemente desbloquee billones de dólares en activos actualmente ilíquidos y aumente enormemente los volúmenes de operaciones”.

La mayor liquidez de los tokens también podría reducir los tiempos / Imagen: Depositphotos.com

Qué deben tener en cuenta las instituciones financieras a la hora de adoptar soluciones blockchain

La economía basada en tokens representa un cambio de poder notable, donde gran parte de este pasa de agentes fiduciarios centralizados al individuo. La criptografía reemplaza a los intermediarios externos como guardianes de la confianza, y los participantes de una blockchain ejecutan algoritmos complejos para certificar la integridad del libro mayor de transacciones. 

Ante esto, las instituciones financieras deben elegir dónde jugar en la cadena de valor. Por ejemplo, podrían optar por asesorar a los emisores sobre cómo estructurar su token o podrían actuar como custodios seguros del activo tokenizado (arte, propiedad inmobiliaria, automóvil de lujo, etc.). También podrían aprovechar su experiencia como bancos custodios o agentes de pago para crear transacciones de eventos de ciclo de vida (un evento que da como resultado un cambio en los datos de derivados informados previamente a un repositorio de operaciones designado con respecto a una transacción) en el libro mayor distribuido o, en un modelo más avanzado, implementar el procesamiento del ciclo de vida en contratos inteligentes y desplegarlos en una plataforma de cadena de bloques pública. En el otro extremo de la cadena de valor, podrían ofrecer servicios para mantener las cuentas de los clientes en criptomonedas y tokens o preferir actuar como distribuidores centrales y facilitar el acceso a sus clientes para realizar transacciones en diversas plataformas de tokenización o intercambios de tokens.

Así, dependiendo del modelo de negocio que las instituciones financieras adopten, implementarán diferentes sistemas operativos. Tendrán que elegir, por ejemplo, con qué plataformas trabajarán o colaborarán. Esto dependerá de la regulación que deban seguir, del tipo de productos o de servicios que ofrecerán a sus clientes y otros factores más relacionados con la propia plataforma, como su estrategia de producto, y su potencial en cuanto al tipo y al tamaño de la comunidad de usuarios.

Las instituciones deben tener en cuenta una infraestructura que proporcione soluciones técnicas y económicas a su modelo de negocio y que, a su vez, considere el efecto que tendrá en los sistemas y desarrollos posteriores. Sumado a esto, hay que prever la integración de la nueva plataforma a los sistemas heredados, de manera que no se pierda información.

Para concluir, la tokenización permite potenciar el desarrollo de un sistema financiero más democrático, más eficiente y más vasto que todo lo que hemos visto. La tokenización ya es una realidad.

Los nuevos jugadores están construyendo rápidamente su propia infraestructura, mientras que las infraestructuras de mercado tradicionales también están mostrando signos de allanar el camino para la adopción generalizada.

En suma, solo prosperarán las instituciones que se comprometan con la tecnología, planifiquen para el futuro y se adapten a las realidades.

Ingresa Ahora