5 técnicas para desarrollar al máximo el espíritu de tu equipo

Liderar incluyendo la dimensión emocional de las personas en la gestión de proyectos y el logro de resultados dentro de las organizaciones es clave.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Los nuevos tipos de liderazgo que se plantean como un paradigma que vienen a romper con las viejas formas de trabajar en los equipos, nos enseñan la importancia de incluir dimensiones distintas en la gestión de cada uno de los integrantes de los teams de alto rendimiento. 

Depositphotos.com

Estas dimensiones no siempre tuvieron la importancia que hoy adquieren. Muchas veces debido a que quienes lideran no sabían cómo trabajar estas habilidades que las personas poseen en mayor o menor medida, y que tienen un impacto definitivo en las relaciones interpersonales hacia el interior de un equipo. 

Liderar incluyendo la dimensión emocional de las personas en la gestión de proyectos y el logro de resultados dentro de las organizaciones es clave si queremos establecer equipos que funcionen a largo plazo y se sientan contenidos.

5 técnicas para desarrollar al máximo el espíritu de equipo 

Para poder desarrollar estas habilidades blandas, aquí van 5 técnicas  probadas para aumentar el poder del trabajo en equipo:

1 - La confianza

Una de las habilidades más requeridas tanto por la empresa como por su personal, es desarrollar un entorno de trabajo donde prime la confianza y el respeto entre todos sus integrantes, sin importar roles y cargos. 

Poder trabajar en un espacio donde cada uno sienta que cuenta con el apoyo del otro y que además puede recurrir a sus compañeros y al líder del equipo para hablar y discutir abiertamente sobre diferentes situaciones que le acontecen, no tiene precio. 

Para poder desarrollar el valor de la confianza es necesario fomentar la escucha activa todo el tiempo, pensar más en las necesidades de los otros, más que en las propias y ser proactivo en la búsqueda de conversaciones que sean valiosas con cada persona, indagando sobre lo que es importante para él o ella en este momento. El saber escuchar un 80% del tiempo y hablar el otro 20% puede ayudarte a refinar tu capacidad de “escuchatoria”.

2 - La comunicación

Parte de la buena comunicación nace de la capacidad de hacerlo de una manera más clara, directa y empática. 

La claridad se desarrolla a partir de aprender a expresar las ideas, a apreciar las de los demás, a debatir sin agredir y a comprender que el mundo de la comunicación no se basa en transmitir conceptos, sino asegurarse de que los demás comprenden el mensaje.

También es relevante crear espacios compartidos donde pueda hablarse de todos los temas sin que nadie se exalte y sobre cómo cada miembro expone sus ideas en el momento en que cree que debe hacerlo. En este punto, aprender y practicar las herramientas del feedback sería fundamental para mejorar el desempeño de líderes y sus equipos.

3 - La empatía

Esta cualidad es una de las más importantes para cualquier líder de equipo. La posición directiva y los resultados a obtener, van a ser directamente proporcionales a la capacidad de empatizar que tengas ante las necesidades de cada miembro del equipo y sus propios objetivos. 

Cuando descubras y te intereses por aquello que es realmente importante para cada miembro del equipo lograrás más posibilidades de cercanía, calidez y presencia, como tres ejes indisolubles de conexión que, luego, se convertirán en un sello distintivo del team, elevando su potencial colaborativo.

4- Los vínculos honestos

No puede haber buen equipo sin empatía, sin comunicación fluida y sin confianza. Todos estos rasgos son casi sinónimos en los equipos de alto rendimiento; sin embargo, cada uno de ellos aporta un valor único para lo que cada persona considera como un buen vínculo o un vínculo honesto.

Pocos sentimientos son más agradables que la sensación de tener una red de contención, sin dobleces ni segundas intenciones. Y esto incluye el poder decirle a alguien lo que pensamos sin sentir que estamos siendo hipócritas o faltando el respeto. 

Esta técnica de liderazgo puedes practicarla para desarrollar vínculos honestos entre los integrantes del equipo, donde cada uno sepa que se le respeta y se le tiene confianza. Y esta es la llave para abrir aún más las puertas de la comunicación enfocada en el alto rendimiento para el logro de resultados. 

5 - El autoliderazgo 

Nadie puede liderar honestamente a otro sabiendo que no puede liderar aspectos mínimos de su propia vida. El autoliderazgo significa asumir un nivel de compromiso con la excelencia permanente en la propia conducción de las metas de tu vida a nivel personal, y luego, profesional.

En el autoliderazgo es fundamental trabajar sobre el eje de la responsabilidad entendida como la habilidad para responder a lo que sucede. Comienza por un profundo conocimiento de sus creencias -incluyendo las limitantes-, los paradigmas, el propósito y los recursos de fortalezas con que se cuentan. También, reconocer las debilidades y dedicar tiempo para mejorarlas continuamente.

La coherencia e integridad son también parte de este reto. Si quieres un equipo donde prime la confianza, necesitas ser una persona digna de confiar. Si quieres un equipo donde las personas se comuniquen empáticamente, se requiere que seas una persona asertiva, y si quieres propiciar el diálogo, debes buscarlo. 

Aquí va una herramienta final. El proceso es bastante sencillo: enfócate en mejorar un 1% todos los días con tu equipo, y percibirás cómo el espíritu de equipo se va potenciando, donde el cielo es el límite. ¿Te animas a ponerlo en práctica?

Ingresa Ahora