¿Qué es el costo hundido? Y cómo calcularlo

Es bueno entender cómo funcionan los costos hundidos para prepararse para ellos ya que son inevitables.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El costo hundido o perdido en economía se refiere a aquellos gastos retrospectivos que se han hecho y que no podrán ser recuperados con el tiempo. 

Depositphotos.com

De acuerdo con la Economipedia, los costos hundidos incluyen el dinero, tiempo u otros recursos que se hayan invertido en un proyecto o actividad y que nunca podrán ser recuperados. Básicamente, son los gastos que inevitablemente tendrás que hacer para lograr lo que te propones. Por esa razón no deben ser tomados en cuenta en las decisiones económicas de inversión pues son costes que deben ser vistos ya en el pasado.

¿Cómo funcionan los costos hundidos? 

Estos gastos son los costes que tenemos que asumir al escoger alguna alternativa. Por eso están relacionados con los costes de oportunidad, lo que tendrás que dar al decantarte por algo. Por ejemplo, tienes dos alternativas: ir al cine o ir a caminar. Eliges ir al cine, pero resulta que la película no te gustó y decides salirte de la sala a los 45 minutos de proyección. Tus costos hundidos serían el precio del boleto que pagaste y el tiempo que perdiste al ver la película. Incluso cuando decidieras sí ir a caminar después de estar en el cine, el boleto ya lo pagaste y no lo vas a recuperar.  

Según Indeed, un costo hundido también puede denominarse costo pasado, haya dado frutos o no. Por ejemplo, la pauta de campaña de mercadotecnia o el dinero que pagaste por cambio de computadoras. 

El costo hundido o perdido en economía se refiere a aquellos gastos retrospectivos que se han hecho y que no podrán ser recuperados con el tiempo / Imagen: Depositphotos.com

Costos hundidos en una empresa

Este mismo principio aplica para los negocios. Supongamos que quieres lanzar una aplicación y para ello hiciste un estudio de mercado que te costó 15 mil pesos que toma 7 semanas. Luego contrataste un diseñador que te cobró 20 mil pesos por 4 semanas de trabajo. Mientras tanto, recurres a un programador para que haga que ese diseño sea funcional. Éste te cobra 25 mil pesos por 6 semanas de trabajo. Todo esto para sacar el primer dummy o prototipo de tu app. Pero resulta que al presentar tu app, ésta no le gusta a tu público de prueba. Al final invertiste al menos 60 mil pesos y casi 4 meses de trabajo.

¿Qué es lo que debes hacer? Primero, reconocer los costes hundidos, es decir, esos 60 mil pesos y 4 meses de trabajo que ya se fueron y no volverán. Ahora hay que replantear la estrategia, estudiar lo que no funcionó y no dejar que la presión por querer recuperar el dinero influya en las acciones futuras.

¿Por qué nos sirve conocer los costos hundidos de un proyecto?

Indeed remarca que las grandes empresas no suelen considerar los costos hundidos en sus análisis financieros para el futuro porque estos ya se han producido, no se pueden recuperar y no cambiarán.

Sin embargo, es bueno entender cómo funcionan los costos hundidos para prepararse para ellos ya que son inevitables. Sin lugar a dudas vas a dedicar tiempo a un proyecto, aunque sea por unos minutos. Tal vez tengas que presupuestar un gasto extra y al tenerlos en cuenta podrás evitar cualquier costo adicional. 

¿Qué es a falacia de los costos hunidos (y por qué es peligrosa)?

Hay que recordar que no siempre podrás dejar los costos hundidos en el pasado y evitar que afecten tus decisiones por un simple hecho del que no podemos escapar como emprendedores: somos humanos y por lo tanto, no tomamos decisiones puramente racionales y, a menudo, estamos influenciados por nuestras emociones. Cuando hacemos una inversión en una elección, es probable que nos sintamos culpables o arrepentidos si no cumplimos nuestra meta y eso influenciará nuestras acciones futuras.

A esto se le conoce como la falacia de los costos hundidos, a nuestra tendencia a seguir adelante con un esfuerzo si ya hemos invertido tiempo, esfuerzo o dinero en él, ya sea que los costos actuales superen o no los beneficios.

Las personas que operan bajo el efecto del costo hundido tienden a redoblar su compromiso con un curso de acción en el que han invertido recursos considerables, como tiempo, dinero o esfuerzo. El efecto del costo hundido hace que las personas normalmente racionales desechen el sentido común, lo que permite que las decisiones de inversión pasadas afecten sus elecciones futuras, a pesar de ver resultados consistentemente pobres.

El Principio de los “Bygones

Es aquí donde entra el principio bygones (principio de lo pasado en inglés), que, es una teoría económica donde se debe ignorar los costos pasados y solo tomar en cuenta los costos futuros al momento de tomar decisiones, justo para evitar enfrascarse en sacar adelante algo que no será rentable. Es decir, al tomar una decisión, se deben calcular los costos extras en los que incurrirás y compararlos contra las ventajas que obtendrás. 

Ingresa Ahora