La FDA advierte que el síndrome Guillain-Barré puede estar relacionado con la vacuna de Johnson & Johnson

La institución explicó que existe un mayor riesgo de padecer este síndrome 42 días después de la aplicación de la vacuna Janssen. 

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA por su siglas en inglés) advirtió que la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por Johnson & Johnson puede estar relacionada con un pequeño aumento en el riesgo de sufrir el síndrome de Guillain-Barré, una afección neurológica. 

Depositphotos.com

La FDA publicó una carta que le envió a la farmacéutica con el objetivo de informarles y autorizar un cambio en la hoja de datos que se entrega a quienes distribuyen la vacuna. En la misiva explican que existe un mayor riesgo de síndrome de Guillain-Barré tras 42 días después de la aplicación de la vacuna Janssen

La institución gubernamental explicó que el síndrome “ha ocurrido en algunas personas que han recibido la vacuna contra el COVID-19 llamada Janssen”. Sin embargo, también detalló que “la posibilidad de que esto ocurra es muy baja”. 

¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré? 

Es una afección neurológica clasificada como rara en la que “el sistema inmunitario del organismo ataca parte del sistema nervioso periférico”, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Este síndrome puede afectar a los nervios que controlan los movimientos musculares y también a aquellos que transmiten sensaciones dolorosas, térmicas y táctiles. Razón por la cual se puede producir debilidad en los músculos y pérdida de sensibilidad en los brazos y piernas.

La OMS explica que aunque todas las personas pueden desarrollar este padecimiento, es más común en adultos y en el sexo masculino. 

En su informe la FDA pide que las personas que han sido vacunadas con Janssen acudir inmediatamente al médico si presentan síntomas como: 

  • Sensación de debilidad u hormigueo, especialmente en las piernas o los brazos, que empeora y se extiende a otras partes del cuerpo.
  • Dificultad para caminar.
  • Dificultad con los movimientos faciales, como hablar, masticar o tragar.
  • Visión doble o incapacidad para mover los ojos
  • Dificultad con el control de la vejiga o la función intestinal. 
Ingresa Ahora