Transformar el futuro del emprendimiento, la misión de las nuevas generaciones

Cuando conocimos a Marinka Mellado y Mitchell Mellado, madre e hijo emprendedores, sentimos que el crecimiento de los mejores emprendimientos no solo está en las familias, sino también en las oportunidades por creer en los sueños y concretar metas en conjunto.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Depositphotos.com

El liderazgo en el emprendimiento no tiene edad ideal, por el contrario, las ideas transformadoras nos envuelven constantemente desde la infancia hasta la vejez. En Victoria147 creemos en el poder de las mujeres para transformar al mundo, pero también en la fuerza de las nuevas generaciones, que buscan construir un mejor futuro para todas y todos. 

Cuando conocimos a Marinka Mellado y Mitchell Mellado, madre e hijo emprendedores, sentimos que el crecimiento de los mejores emprendimientos no solo está en las familias, sino también en las oportunidades por creer en los sueños y concretar metas en conjunto. Su energía, voluntad e inspiración por el emprendimiento, nos demuestran que la transformación está en el ADN de las nuevas generaciones.  

Mitchell Mellado se autodefine como un fotógrafo de naturaleza y conservación, divulgador de ciencia e ilustrador naturalista. Además, es embajador del Objetivo 15 del acuerdo para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. El cual se dedicado a la vida de ecosistemas terrestres. 

A Mitch, como le gusta que lo nombren, le apasiona el montañismo y la espeleología -el estudio de las cuevas y cenotes-, así que el mundo subacuático lo llevó a certificarse como buzo profesional por parte de Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI, por sus siglas en inglés). 

Desde los siete años de edad fundó Biofoto, un emprendimiento dedicado a concientizar y sensibilizar a la sociedad sobre el cuidado del planeta. El cual se gestó en Bussineskids, empresa liderada por su mamá. En donde ambos son socios en partes iguales y él funge actualmente como director adjunto. Asimismo, es socio del Laboratorio de Ciencias Biológicas y Afines para Emprendedores Sociales, en conjunto con su abuela Jane Goodall.

En entrevista nos expresó que “a través de la fotografía y la información científica buscó abrir corazones, para mover mentes y generar acciones en pro de la conservación de la biodiversidad de nuestro planeta”.

A través de la asesoría por parte del biólogo Roberto Rojo, juntos elaboran la información científica que acompaña las fotografías que realiza, las cuales son comercializadas y expuestas en distintos espacios a nivel internacional y nacional. 

Al preguntarle sobre sus sueños y anhelos para el futuro nos respondió que “deseo ser uno de los científicos del Instituto Smithsoniano y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Asimismo, me encantaría ganar el WILDLIFE Photographer of the year de National Geographic, la Copa Mundial de Fotografía, y especialmente obtener un Pullitzer, con el objetivo de recaudar recursos y donarlo a las ONG, que más lo necesitan para la conservación de especies en peligro de extinción”. 

Respecto a conocer cómo superar los desafíos, nos describió que “necesitamos dedicarnos a lo que nos apasiona y no vencernos por un simple ‘no puedes’, que destruya nuestros sueños. Lo que me ha funcionado es tener autoconfianza y seguir intentándolo, ya que la humildad, la lealtad, la perseverancia y la gratitud, el respeto, la pasión y la innovación nos llevan a obtener grandes resultados”.

Por su parte, Marinka Mellado, hace referencia al teórico Robert Owen citando la célebre frase “sin coherencia, no hay fuerza moral”; con la cual, busca transmitir su espíritu emprendedor a Mitchell. 

Además, narró que el pequeño Mitchell mostró interés por la fotografía desde sus primeros años de vida y había “insistido fervientemente en usar, jugar y explorar ese objeto [una cámara]”. 

Sobre la importancia de que los adultos detecten los talentos que tienen los pequeños para dibujar, practicar un deporte, incursionar en las ciencias u otros, Marinka nos comparte tres consejos para canalizar, potenciar y apoyar a la niñez.   

  • Enseñar que la innovación y la creatividad también es posible al conectar los diferentes elementos.
  • Conocer, respetar y apoyar su sentir, opiniones, decisiones, deseos e inconformidades. De esa manera se fomenta la confianza en los niños. 
  • Ejemplificar que los errores son parte vital del aprendizaje y la autocrítica también genera muchas ventajas.

A través del testimonio de Marinka y Mitchell Mellado, como casos de éxito en nuestra academia, sentimos orgullo de visualizar que madre e hijo avanzan a nivel empresarial, para desarrollar y aterrizar sus respectivos planes de negocios de la mano de nuestras expertas y expertos; en particular de Arturo González Espíndola, fellow de Victoria147.

Ingresa Ahora