Bill Gates dice que las personas perezosas son los mejores empleados. Pero, ¿la pereza oculta un problema más profundo?

No eres vago. Pero hay algo más que anda mal.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales. Este artículo fue actualizado en Julio 24, 2021

Bill Gates cree que deberías contratar a gente holgazana. No en serio. Dijo con fama: “Elijo a una persona perezosa para hacer un trabajo duro. Porque una persona perezosa encontrará una manera fácil de hacerlo".

Depositphotos.com

No estoy en desacuerdo con la premisa. Elegir a una persona que hará un trabajo de la "manera fácil" y resolverá el problema difícil que se le presente puede ser mejor que poner a tu equipo más ambicioso en él. La forma más difícil a menudo no es la mejor. De hecho, en el mundo de las startups, la entrega excesiva puede ser tan peligrosa como la entrega insuficiente cuando el tiempo y el dinero son recursos finitos y una solución menor habría resuelto el problema de manera efectiva. Escoger la fruta que cuelga más bajo no hace que una persona sea perezosa, ni tampoco tomar el camino más obvio, ni tampoco tomarse vacaciones. Los hace buenos en la priorización, trabajadores eficientes y personas más resilientes.

Categorizar todos estos comportamientos como perezosos es inespecífico, reductivo y, bueno, perezoso. Pero es una palabra fácil de asignar, tanto a nosotros mismos como a los demás. ¿Un colega incumplió una fecha límite a pesar de tener suficiente tiempo? Perezoso. ¿Preferimos dormir hasta tarde que ir al gimnasio? Perezoso. Pero no es tan simple. La pereza no es el problema; es un síntoma. A menudo nos resistimos a verlo de esa manera, porque las razones más profundas de nuestra vacilación a la hora de actuar pueden ser verdades incómodas.

Tenemos que examinarlos de todos modos. En realidad, es lo que nos detiene, no la pereza.

Primero lo primero

Sentirse perezoso es, a menudo, una señal de que necesitamos descansar. Quiero dejar una cosa clara: el descanso no es igual a la pereza.

Es un error común. A menudo se ven similares. Relajarse en lugar de trabajar, priorizar las tareas personales sobre las profesionales o no despertarse a las 6 AM puede leerse como canónicamente perezoso. La cultura tecnológica en general tiene este problema: la percepción de productividad es más importante que la productividad real.

A veces, lo más productivo que puedes hacer es descansar. Como he escrito antes, el descanso es fundamental para la productividad. El descanso es un compañero de trabajo. Uno no puede prescindir del otro. Descansar durante la jornada laboral, como en una caminata larga, puede ser poderoso para generar ideas creativas. Los descansos más prolongados son fundamentales para prevenir el agotamiento. Lo que puede parecer pereza engañosamente te hace mejor.

El secreto es que, cuando descanses, descansa de verdad. No revises Slack desde tu teléfono. No respondas al correo electrónico durante tus vacaciones. Realmente aprovecha el espacio para el descanso reparador, y bríndale a tus colegas ese espacio también. Es probable que regreses motivado y mejor equipado para trabajar.

¿Qué más nos puede decir la pereza?

Estás bien descansado, bien hidratado, en tus horas pico y todavía tienes problemas para motivarte. ¿Eso te hace perezoso?

No es tan simple.

La falta de motivación es algo por lo que muchos de nosotros nos reprendemos como un defecto personal. En lugar de lanzar insultos al espejo, ¿y si partimos de un lugar de curiosidad? Intenta preguntarte por qué estás evitando ciertas tareas. No te conformes con las respuestas fáciles. Tal vez no estés tan inspirado por tu trabajo en este momento porque no estás aprendiendo nada nuevo. Tal vez tengas miedo de la incomodidad que viene con el progreso, como en el gimnasio, o del fracaso en sí mismo, como con un proyecto apasionante que podría no conducir a nada.

Esos son problemas más complejos de resolver que la pereza. Para abordarlos en los demás, debes provenir de un lugar de profunda empatía. No es fácil hablar de miedos a la insuficiencia o la pérdida de sentido en tu trabajo. Es un problema humano, no un problema de resultados, pero tiene un impacto en la producción. Conectarse con otros en el trabajo hace que las personas sean más productivas. Además, al trabajar desde un lugar de curiosidad en lugar de suposiciones de pereza, te estás quedando en el mismo lado del problema.

Para abordar estos problemas en ti mismo, debes evaluar la información recopilada al interrogar a tu llamada pereza. Identificar lo que te está frenando, ya sean tendencias perfeccionistas o baja autoeficacia, es el primer paso para tomar medidas.

El riesgo de la pereza es que se convierta en estancamiento. Tienes que tomar decisiones que aborden la raíz. No solo serás más productivo. Incluso podrías ser más feliz. Eso es importante, no solo porque eres una persona que merece la felicidad, sino porque las personas que son felices en el trabajo tienen más éxito. Las emociones influyen en el pensamiento, por lo que si estás más satisfecho en el trabajo, tus pensamientos y acciones seguirán.

¿Entonces qué hacemos al respecto?

Aprovecha el principio de progreso. El principio de progreso establece que "de todas las cosas que pueden impulsar las emociones, la motivación y las percepciones durante una jornada laboral, la más importante es progresar en un trabajo significativo". Sentir una sensación de progreso y disfrutar de las pequeñas ganancias puede ayudar a luchar contra esa voz en tu cabeza que dice que el trabajo es demasiado difícil o que el proyecto es demasiado grande para abordarlo.

Pulsa el botón de reinicio con una siesta. Los estudios demuestran que una siesta de 30 minutos puede detener el deterioro del rendimiento en seco. Una siesta de 60 minutos puede revertirlo. Si te sientes perezoso, podría ser tu señal para descansar. Recuerda: la percepción de estar ocupado no es lo mismo que la productividad. Es mejor que gastes tu tiempo en una siesta rápida.

Cambia tu enfoque. La falta de significado en tu trabajo es un factor principal que contribuye a la disminución de la motivación. Si no deseas, o no estás en condiciones, de hacer un gran cambio, toma nota de las personas en las que tu trabajo tiene un impacto, no solo de lo que produces. Esto cambia el enfoque de las tareas que necesitas realizar a cómo puedes ayudar a las personas, tanto interna como externamente.

En realidad, haz menos. Especialmente como fundador, hacer menos puede resultar aterrador. Lo fue para mí, hasta que me di cuenta de que el trabajo que estaba posponiendo era un trabajo que realmente no debería estar haciendo en primer lugar. Me sentí perezoso para sacar las cosas de mi plato, pero ahora, esas tareas las está haciendo con entusiasmo alguien que sabe mucho más sobre eso que yo, y tengo el tiempo para hacer el trabajo que me emociona.

Ingresa Ahora
Aytekin Tank

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network VIP

Aytekin Tank is the founder and CEO of JotForm, the easiest online form builder. JotForm was ranked in the 2016 Entrepreneur 360™ List, an annual ranking of the most entrepreneurial private companies in the U.S.