Fotógrafos, el dinero sí importa: aprende a ponerle precio a tus fotos para venderlas

Encontrar el equilibrio perfecto entre 'muy barato' y 'muy caro' a la hora de fijar el precio de tus fotos te ayudará a atraer a un público dispuesto a pagarlo.

Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.

El siguiente es un extracto del libro Start Your Own Photography Business, de Jason R. Rich y The Staff of Entrepreneur Media, Inc. Cómpralo ahora en Amazon | Barnes & Noble | Apple Books | IndieBound o haz clic aquí para comprarlo directamente con nosotros.

Depositphotos.com

Determinar una estructura de precios viable es una de las tareas más abrumadoras a las que se enfrenta un nuevo empresario de la fotografía. No existe una fórmula mágica para decidir cuánto cobrar por tu trabajo, pero hay algunas pautas útiles que puedes seguir.

Estrategias de precios

La proliferación de medios digitales ha hecho que a los fotógrafos les resulte mucho más difícil cobrar por las impresiones de la forma tradicional. Por lo tanto, en lugar de adoptar una estrategia de precios de 'cinco y diez centavos', en la que cobras por cada impresión de una imagen (o sesión de fotos, pruebas, álbumes de fotos y/o impresiones), considera cobrar solo por lo que los clientes realmente valoran: tu capacidad para capturar momentos.

Una forma de sacarle provecho a eso es lanzando ofertas especiales en tus redes sociales. Por ejemplo, muchos fotógrafos de familia ofrecen 'minisesiones' temáticas para varios días festivos o épocas del año a través de sus canales de social media. El registro está disponible solo para los seguidores de sus redes sociales y el precio es fijo, usualmente una tarifa básica por un pequeño paquete de fotos.

La estimación de un fotógrafo generalmente se basa en dos elementos: honorarios y gastos creativos. En el lado creativo, debes pensar en la calidad de la imagen y el valor que le asignas. El fotógrafo Jerry Clement dice que su fórmula para las impresiones de la galería incluye el costo de producción y lo que él llama un "valor artístico intrínseco", con un margen de ganancia adicional. "También hay que tener en cuenta la comisión de la galería", dice Clement, "que suele promediar entre el 30 y el 40 por ciento".

También es posible que quieras cobrar una tarifa por sesión cuando trabajes con clientes. La tarifa de sesión debe cubrir tu tiempo como fotógrafo, la edición de imágenes y, si la ofreces, una galería en línea de las fotos del cliente que pueden compartir con familiares y amigos.

Como parte de tus tarifas, toma en cuenta la mano de obra, los suministros y los materiales. ¿Se tomarán las imágenes en exteriores o en un estudio? Si estás operando un estudio, observa detenidamente a tus competidores locales para ver lo que cobran por servicios similares, luego comienza a fijar los precios en algún punto intermedio.

A los fotógrafos de bodas, retratos y eventos les resulta más fácil identificar a la competencia porque es fácil pasar y tomar una lista de precios y otra información, o simplemente visitar sus respectivos sitios web. Si bien es bastante simple levantar el teléfono y llamar a un fotógrafo comercial para preguntarle sus tarifas, es muy poco probable que obtengas un precio estándar, porque las tarifas generalmente se establecen proyecto por proyecto. Para estar cubierto, asegúrate de aumentar un poco tu tarifa para incluir problemas inesperados.

¿Cuánto cobrar por una sesión de fotos en locación?

Las sesiones en locación son más complejas e involucran consideraciones como la logística del sitio, traslados, equipo especial, equipo de iluminación, accesorios y personal adicional (por ejemplo, modelos, asistentes y técnicos). Además de la complejidad del proyecto, también debes considerar la cantidad de imágenes terminadas necesarias, la programación y el tiempo de pre y posproducción.

Las responsabilidades previas a la producción pueden incluir reuniones con el cliente, ubicación del sitio y/o visitas, y arreglos establecidos. Una vez finalizada la sesión, las tareas de posproducción pueden consistir en restaurar un sitio a su estado original, devolver los accesorios y el equipo y más reuniones con los clientes, junto con la edición de imágenes, la selección y la finalización de las fotografías.

Muchos fotógrafos comerciales o de locación cobran tarifas de día o medio día, con tarifas ajustadas a una vez por semana para sesiones de larga duración o por horas para proyectos más cortos. No olvides agregar horas extra (tarifa por hora más el 50%) para los días que duran más de ocho horas o para las asignaciones de fin de semana.

Siempre que tengas dudas, utiliza los estándares de la industria que se encuentran a través de diferentes asociaciones y organizaciones de fotografía, como la Sociedad Estadounidense de Fotógrafos de Medios (ASMP) o Fotógrafos Profesionales de América (PPA). Los grupos locales tienen reuniones mensuales donde los miembros pueden establecer contactos y aprender una gran cantidad de información, incluido el marketing local y los estándares de la industria.

Gastos

La otra parte de la ecuación de precios son los gastos. Muchos fotógrafos, especialmente al principio, intentan absorber los gastos menores, como suministros, gastos de envío y equipo de cámara básico. Pero estas pequeñas cosas se acumulan rápidamente y merman sus ganancias. Tu estructura de tarifas debe cubrir estos gastos imprevistos. Por ejemplo, si decides que 50 dólares (o 1,000 pesos mexicanos) es una tarifa por hora justa, cobra 75 dólares (1,500 MXN). Luego, usa el cargo por hora para calcular las tarifas diarias y semanales.

Los gastos generales también deben ser un gasto calculado que incluya el alquiler, los servicios públicos, el seguro, la gasolina, el kilometraje y cualquier otra cosa por la que no estés facturando a los clientes por separado. Los gastos elevados para asignaciones individuales, como viajes, equipo o personal, deben facturarse por separado, según sus preferencias o las del cliente.

Y no olvides incluir tu propio salario en el costo de hacer negocios; si no lo haces cometerás un grave error comercial. Primero págate tú mismo luego considera el resto de tus costos como gastos generales. En última instancia, si tu empresa no puede cubrir su nómina y sus gastos, deberás cobrar más por tu trabajo, encontrar otras formas de aumentar los ingresos y/o reducir los costos.

Después de tener en cuenta tus costos en tu estructura de precios, encuentra formas de reducir esos costos y aumentar las ganancias. Supervisa tu progreso cada mes mediante el uso de informes de pérdidas y ganancias, que tu software de contabilidad debería permitirle generar con facilidad si lo usas correctamente.

Si deseas tener éxito y hacer crecer tu negocio, tendrás que manejar tareas que no te gustan, incluidas la administración y la contabilidad. Muchos fotógrafos se consideran a sí mismos como 'tipos creativos' que no se ocupan de los números. Sin embargo, si no comprendes las finanzas relacionadas con tu negocio ni mantienes registros adecuados con un software de contabilidad, rápidamente te encontrarás en una crisis financiera.

¿Disfrutaste la vista previa de tu libro? Haz clic aquí para obtener una copia hoy.

Ingresa Ahora
The Staff of Entrepreneur Media, Inc.

Escrito por

Entrepreneur Staff

STARTING UP? START HERE. For more than 30 years, Entrepreneur has set the course for success for millions of entrepreneurs and small business owners. We'll teach you the secrets of the winners and give you exactly what you need to lay the groundwork for success.