Estas son las razones por las que regresarás a tu escritorio

Y sí, los cubículos también estarán de vuelta.

Por
Nota original publicada en The Conversation

Por Beth Humberd, University of Massachusetts Lowell; Deborah Salon, Arizona State University, and Scott F. Latham, University of Massachusetts Lowell

AP Photo/Carolyn Kaster
¿Volverá la cultura de la oficina?

Nota del editor: El futuro de la oficina se ha convertido en una pregunta abierta después de que el bloqueo de coronavirus obligó a miles de millones de personas a trabajar desde casa. ¿Volverán los oficinistas a sus cubículos con refrigeradores cuando termine la pandemia? ¿O los empleados querrán aferrarse a su nueva libertad y flexibilidad, mientras se fijan en los costos más bajos de no presentarse al trabajo?

Al menos algunas empresas ya han respondido a esta pregunta: Twitter, por ejemplo, dice que la mayoría de sus empleados pueden seguir trabajando desde casa para siempre, haciendo de la oficina simplemente un lugar para reunirse con los clientes. Pedimos a tres académicos que sopesaran el futuro de la oficina.

Las relaciones necesitan proximidad

Beth Humberd y Scott Latham, de la Universidad de Massachusetts, en Lowell

Aunque hemos visto numerosos epitafios de oficina en las últimas semanas, creemos que el espacio de trabajo prepandemico no va a desaparecer en el corto plazo. ¿Por qué?

La vida organizacional se basa en las relaciones. Claro, el experimento actual de trabajo remoto ha demostrado que se pueden hacer más trabajos virtualmente de lo que muchos gerentes asumieron anteriormente. Pero los trabajos se componen de tareas; las organizaciones están formadas por relaciones. Y las relaciones requieren interacciones continuas, y a menudo involuntarias.

Décadas de investigación proporcionan información importante sobre cómo se construyen las relaciones laborales efectivas. Sabemos que requieren confianza y cooperación mutuas, y que la proximidad física es fundamental para fomentar relaciones de este tipo.

Esto es especialmente cierto en el conocimiento y las economías creativas, ya que el espacio compartido promueve el intercambio de información y la colaboración. Un estudio de 2009 encontró que los empleados de Google que compartían un espacio físico intercambiaban información de manera más efectiva que aquellos ubicados incluso en pisos separados en el mismo edificio. Un estudio similar de 2013 mostró que cuando los científicos tuvieron que caminar más lejos del laboratorio a lugares como el baño o la impresora, desarrollaron más colaboraciones de investigación. Y un estudio más reciente descubrió que la socialización del “refrigerador” era crítica para la generación de nuevas ideas en las incubadoras de negocios, que apoyan el crecimiento de las empresas de nueva creación .

Y a medida que los robots asuman más trabajos humanos gracias a la automatización y la inteligencia artificial, estas relaciones serán más importantes que nunca. Nuestra propia investigación ha encontrado que los trabajos que son inherentemente relacionales tienen más probabilidades de durar.

Por lo tanto, creemos que no será la oficina en sí lo que permanecerá, sino la necesidad de la proximidad física para mantener la organización moderna, y nuestras relaciones de trabajo, funcionando sin problemas.

La flexibilidad de los trabajadores llegó para quedarse

Deborah Salon, Universidad Estatal de Arizona

Los empleados de oficina quieren más flexibilidad en el lugar donde trabajan. Ese es el principal hallazgo de una encuesta que estoy realizando con otros investigadores de la Universidad Estatal de Arizona y la Universidad de Illinois.

Nuestra encuesta tiene como objetivo comprender cómo el bloqueo nacional que obligó a gran parte de la fuerza laboral profesional a teletrabajar cambió las opiniones de los empleados al ir a la oficina, entre otros temas. La encuesta está en curso, y si tienes al menos 18 años y si vives en los Estados Unidos, la puedes tomar en línea. Los resultados informados a continuación reflejan casi 2.100 respuestas recolectadas desde mediados de abril hasta mediados de julio y se han ponderado a la población de los Estados Unidos en términos de edad, género y nivel de educación.

Nuestros datos indican que casi dos tercios de los que todavía tenían trabajo durante la pandemia trabajaban casi exclusivamente desde su hogar. Eso se compara con solo el 13% de los trabajadores que dijeron que lo hicieron incluso algunas veces a la semana antes de COVID-19.

Entre aquellos que anteriormente no habían trabajado de manera regular desde casa, el 62% dijo que estaban disfrutando el cambio, y el 75% espera que sus empleadores continúen brindando flexibilidad en el lugar donde trabajan después de que la pandemia haya pasado.

Por supuesto, puede haber una brecha entre las expectativas de los empleados y la realidad de lo que los empleadores están dispuestos a proporcionar. Uno de los argumentos que las empresas han usado tradicionalmente para oponerse a ofrecer a los trabajadores más flexibilidad es la creencia de que son menos productivos o eficientes trabajando desde casa.

Pero incluso en un momento en que los trabajadores enfrentan muchas distracciones, particularmente aquellos con niños pequeños, casi dos tercios de nuestros encuestados que trabajan reportaron una productividad normal o superior a la normal. Esto es consistente con la investigación psicológica previa sobre el trabajo remoto que encontró que aquellos que teletrabajan a menudo se desempeñan más o menos igual o mejor que sus colegas en la oficina. Los trabajadores en nuestra encuesta acreditaron no tener que viajar a la oficina y menos distracciones, como reuniones, por su mayor productividad.

Es por eso que creo que el futuro del trabajo de oficina probablemente sea mucho más flexible que nunca. En general, incluidos los que trabajaban anteriormente desde casa, un 26% dijo que planea trabajar de forma remota al menos algunas veces por semana cuando la pandemia haya terminado, el doble del 13% que dijo que lo hizo desde antes.

Solo el 9% de los trabajadores encuestados dijo que quieren abandonar por completo la oficina tradicional. Parece que solo quieren más equilibrio. Dada la opción, a muchos trabajadores de oficina les gustaría viajar a una oficina tradicional algunos días y trabajar desde casa en otros.

Con suerte y un poco de buena planificación, creo que la fuerza laboral de Estados Unidos podría no solo ser más productiva después de la pandemia, sino también disfrutar de sus vidas un poco más.

Este artículo fue traducido por El Financiero.The ConversationThis article is republished from The Conversation under a Creative Commons license. Read the original article.

Ingresa Ahora