El hábito de los 5 minutos (basado en la neurociencia) que cambiará tu vida

Acorta tu camino hacia el éxito adoptando este hábito rápido.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

"Tengo un sueño que vale más que mi sueño". –Eric Thomas

Depositphotos.com

Es cierto que para vivir nuestro propósito en este mundo, debemos tener una visión y un plan para lograr nuestros sueños. Debemos ser tenaces en el trabajo hacia nuestras metas, y ocasionalmente podríamos tener que sacrificar un poco de sueño por ese sueño. Sin embargo, nuestra cultura de "ir de prisa a toda costa" nos ha convencido de que esto significa elegir entre el éxito y la calidad de vida (por ejemplo, salud, felicidad y satisfacción). Esta mentalidad de una o la otra no es solo inexacta, en realidad amenaza nuestros resultados y sabotea secretamente el éxito.

El estrés, el agotamiento y la fatiga por tomar decisiones causados ​​por el "apresuramiento" pueden provocar cambios de humor. Nuestros procesos lógicos se cierran literalmente, abriendo las compuertas a la irritabilidad, la frustración, la ira y la tristeza. En otras palabras, la parte primitiva de nuestro cerebro (controlada por la emoción) toma el control y dicta nuestros comportamientos, mientras que nuestro pensamiento de nivel superior se pone en pausa.

¿Puedes ver cómo esto crea exactamente lo opuesto al éxito por el que nos esforzamos?

Aunque sigue existiendo el estigma de que los descansos son para gente floja o desmotivada, esta creencia es infundada. Los avances en la investigación de la neurociencia revelan pruebas que van en contra de todo lo que creíamos saber sobre los breaks.

Ahora se sabe que los períodos de descanso intencional impulsan: 

  • Energía productiva
  • Creatividad
  • Pensamientos innovadores
  • Función ejecutiva
  • Mentalidad positiva
  • Intuición
  • Memoria

¿Un método específico que es especialmente efectivo? Tomar una siesta. A menudo, nos sentimos tentados a depender del café en lugar de tomarnos un breve descanso cuando estamos cansados durante la jornada laboral. Sin embargo, se ha demostrado que las siestas mejoran el estado de alerta y la atención incluso mejor que la cafeína.

Los períodos breves de descanso también contrarrestan los efectos lentos de no dormir lo suficiente por la noche. La siesta incluso nos convierte en mejores solucionadores de problemas, lo que conduce directamente a la innovación y la acción decisiva, dos características notables del éxito.

Tal vez todo esto suene muy bien, pero te preguntaras quién tiene el tiempo o la flexibilidad para tomar una siesta en el día laboral. Tienes razón, muchos de nosotros no la tenemos... pero ¿adivinen qué? ¡Quedarse dormido no es necesario para sentir los beneficios restauradores del descanso del mediodía! Prueba estas tres ideas de siestas falsas para mejorar la creatividad y la productividad. Son fáciles de encajar incluso en los horarios más ocupados, así que elige uno, configura un temporizador en cinco minutos y disfrútalo.

1. Cierra los ojos

Más del 50 por ciento de la superficie del cerebro se dedica al procesamiento de información visual. Cerrar los ojos libera la energía asociada con ese 50 por ciento, lo que permite que nuestro cerebro se recupere. Podemos aprovechar los procesos inconscientes que nos ayudan a conectarnos con nuestras ideas innovadoras y resolver problemas de manera más eficiente simplemente disminuyendo la entrada visual.

Paso de acción: Crea un ambiente acogedor para la siesta sin la expectativa de quedarte dormido. Quitarnos esa presión nos ayuda en gran medida a la relajación y conduce a una mayor productividad. Considera poner música relajante para ayudar a ahogar los ruidos molestos. Permite que tus párpados se cierren suavemente y observe cualquier pensamiento que surja.

2. Sueña despierto

Cuando eras niño, ¿alguna vez te regañaron por mirar soñadoramente por la ventana? Nuestros padres y maestros supusieron que una mente errante era un obstáculo, pero los investigadores de neurociencia encuentran que los soñadores despiertos en realidad obtienen una puntuación más alta en las escalas de creatividad.

Hacer tiempo para el pensamiento que fluye libremente permite desenredar casi sin esfuerzo la información confusa en nuestras mentes. Así como nuestros músculos ganan flexibilidad a través de estiramientos suaves, es más probable que surjan nuevos conocimientos cuando estamos relajados. Para obtener los mejores resultados, ten una sesión de ensueño con intención: debes ser capaz de darte cuenta de cuándo te encuentra en este estado y salir a voluntad. Esto requiere algo de práctica.

Paso de acción: Elige una foto u obra de arte quete relaje con solo mirar, tal vez una escena tranquila del océano o algunas flores contra un cielo azul brillante (Nota: el azul es calmante; el naranja estimula la creatividad). Configura un temporizador para cinco minutos. Siéntate cómodamente y contempla la imagen. Permite que tu mente divague mientras mantienes el enfoque en la sensación que sacas de la imagen, y ten un bolígrafo y un bloc de notas cerca para anotar cualquier destello de inspiración.

3. Respira

El cerebro adulto, un mero 2% del peso corporal, es responsable de alrededor del 20 por ciento del consumo de oxígeno. Esto significa que el oxígeno es un combustible en el que nuestro cerebro depende en gran medida para la planificación, la toma de decisiones y el pensamiento de orden superior.

La respiración concentrada simple nos da un impulso de energía mental. También nos ayuda a relajarnos en nuestros procesos mentales inconscientes, apoyando la creatividad y la productividad activando nuestro sistema nervioso parasimpático (responsable de la relajación tanto mental como fisiológica).

Paso de acción: Primero, practica la respiración diafragmática, aspirando el aire hacia tu abdomen en lugar de hacia la parte superior del pecho. Coloca una mano sobre tu corazón y la otra sobre tu abdomen mientras inhala. Cuando tu mano inferior se eleva durante la inhalación y su mano superior no lo hace, estás introduciendo el aire completamente en tu diafragma.

A continuación, respirando sólo por la nariz, inhala contando hasta cuatro. Manten el aire mientras cuenta hasta cuatro; exhala contando hasta cuatro y espera nuevamente mientras cuentas hasta cuatro. Repite esta secuencia de dos a 10 minutos.

Accede a soluciones intuitivas a través de la mente subconsciente

Usando estas técnicas, nuestros cerebros pueden separar información y volver a ensamblarla, como piezas de un rompecabezas, de una manera que nuestra mente consciente por sí sola no puede.

  • ¿Y si hiciéramos esta práctica común?
  • ¿Qué pasaría si abrazáramos el poder de nuestras conexiones naturales cuerpo-mente?
  • ¿Qué pasaría si, en lugar de celebrar el ajetreo, hiciéramos una pausa lo suficiente como para sintonizarnos con nuestros niveles más profundos de conciencia?

Entonces entenderíamos que no tenemos que cambiar nuestros sueños por un descanso reparador. De hecho, cuando nos damos el espacio para relajarnos, empoderamos nuestras mentes para que se alineen con nuestros sueños. Y es entonces cuando podemos alcanzar un nivel de éxito que la cultura del ajetreo simplemente no puede igualar.

Ingresa Ahora
Leah Borski

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network Writer

Leah Borski is a certified NeuroHealth coach and best-selling author of Eat to Beat Stress. She specializes in coaching women leaders to reclaim control of energy and habits so they can stop coming last in their own lives.