¿Qué tan importantes son las empresas en etapa inicial para el 'Venture Capital' en México?

El VC juega un papel trascendental para impulsar el crecimiento de los negocios disruptivos

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En México muchos proyectos innovadores con viabilidad operativa, comercial y financiera han desaparecido en etapas tempranas por falta de financiamiento, pues sobrevivir durante los primeros años puede ser todo un desafío. La gran mayoría de quienes sucumben prematuramente son empresas pequeñas y medianas o startups de reciente creación, que a pesar de tener potencial de crecimiento no logran consolidar su negocio. 

Depositphotos.com

En este escenario, el Venture Capital (VC) juega un papel trascendental para impulsar el crecimiento de los negocios disruptivos; no obstante, en México acceder a estos a fondos de inversión no es una labor sencilla, menos cuando se trata del primer negocio de un emprendedor.

“Algo que debemos considerar los inversionistas es que los emprendimientos tienen diferentes necesidades de financiamiento según la etapa de vida. Los primeros años son vitales tanto para consolidar el modelo de negocio como para garantizar la sobrevivencia del mismo. Una empresa que no consigue el capital que necesita durante estos años difícilmente alcanzará su máximo potencial, sobre todo hoy en día donde el mercado aún reciente los impactos de la pandemia por COVID-19”, explica Jorge González Gasque, socio de G2, firma especializada en startups. 

De acuerdo con la más reciente Encuesta sobre el Impacto Económico Generado por COVID-19 en las Empresas, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 96.2% de las empresas mexicanas no han recibido apoyos durante la etapa de reactivación económica y a pesar de que la mayoría se muestra optimista respecto a su futuro, la persistencia de problemáticas como la disminución de ingresos, baja demanda y escasez de insumos continúan amenazando la viabilidad de los emprendimientos, en particular de los de reciente creación.

¿Para qué sirve el capital semilla?

Las inversiones en etapa semilla o seed son la primera ronda de un proyecto y son importantes puesto que de ella depende el curso de la empresa. Se trata de un financiamiento que se destina para proyectos innovadores y con potencial de crecimiento, pero que se encuentran en etapa inicial.

Según datos de la plataforma de análisis Transactional Track Record (TTR), el 2020 no fue un año favorable para las inversiones de capital de riesgo en el país, pues  durante el segundo trimestre del año éstas cayeron 37.53% respecto al año anterior. Sin embargo, en 2021 se han recuperado notablemente y el primer semestre del año crecieron 88.24% en comparación al mismo periodo de 2020.

Para Israel Cerda, socio de G2, impulsar el crecimiento de las empresas desde etapas tempranas garantiza la viabilidad de una propuesta disruptiva, genera sana competencia y contribuye a la estabilidad financiera. Grandes compañías como Albo, Kubo Financiero, Cacao, Dapp o Finerio comenzaron así: tocando puertas en inversión semilla.

Para contribuir al nacimiento de más empresas así, G2 Fintech Fund se está posicionando como una de las grandes apuestas de capital semilla en México, pues su objetivo es invertir en 40 empresas de México para potencializar su crecimiento.

Estos fondos son vitales durante la etapa de reactivación económica porque sólo a través del financiamiento es que se puede garantizar el desarrollo de las empresas y la consolidación de las propuestas emergentes.

¿En qué se fijan los inversionistas?

Gracias a la aparición de nuevos fondos de VC con una visión flexible, empática y centrada en impulsar a los emprendimientos, obtener financiamiento se ha convertido en una tarea accesible para más empresas.

Estos fondos tienen en la mira propuestas que sean disruptivas, que generen tracción, que cuentan con modelos de negocio escalables, así como estrategias de monetización viables.

Otro factor importante es que los emprendedores tengan claridad sobre la valuación de su empresa y el rumbo que tomarán sus futuras estrategias, de no hacerlo, esto podría convertirse en un punto que lleve por mal rumbo una gran idea de negocio.

De ello da cuenta el estudio El fracaso en startups tecnológicas en México, realizado por el Instituto del Fracaso, el cual advierte que que la falta de preparación para emprender, la estimación incorrecta del tiempo y esfuerzo requeridos, así como las deficiencias en la estrategia han sido las tres principales causas por las que fracasan las startups mexicanas.

Si bien la inversión semilla es primordial, también lo es el acompañamiento integral, pues de acuerdo con los partners de G2, “no basta con destinar capital para hacer crecer una empresa, también es necesario analizar factores integrales que nos ayuden a entender las necesidades actuales de cada negocio y encontrar formas más eficientes de impulsar su desarrollo de forma integral”.

Ingresa Ahora