El 99% de los empleados que usan este producto lo odian. Este emprendedor construyó un negocio millonario a partir de ese desprecio.

El espíritu emprendedor tiene que ver con la resolución de problemas, y encontrar un problema común puede ser un excelente punto de partida para tu idea de negocio.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La idea de crear Haystack surgió rápida y fácilmente. Encontrar la forma de construir Haystack requirió más trabajo.

Cortesía de Haystack

En 2018, el ahora emprendedor Cameron Lindsay, de 27 años, estaba sentado en su último empleo cuando notó que el 99% de las empresas Fortune 500 tienen productos de intranet, y el 99% de las personas que los usan los odian. En esos dos 99%, él vio el 100% de oportunidades. Los titulares que ocupaban estos sistemas de comunicación corporativa interna eran "todos de la escuela anterior", dice. "Los empleados de hoy quieren todo superrápido, superconectado y agradable". Él se asoció con su cofundador Haibo Zhao, un ex líder tecnológico en Google y Snap, para reimaginar un intrenet que corra como un automóvil deportivo elegante y ágil.

Construirlo sería como planificar un sistema subterráneo para una ciudad que nunca has visitado, así que se dieron cuenta de que necesitarían un enfoque innovador. Lo lograron: cuando anunciaron su lanzamiento oficial en marzo, lo hicieron con 8.2 millones de dólares en respaldo de riesgo. Así es cómo lo lograron.

1. Encuentra una empresa piloto

Lindsay no quería construir este producto en el vacío. “Tener un cliente, con quien pudiéramos escuchar comentarios viscerales como 'Necesito esto', 'No necesito eso', es mucho mejor”, dice. Pero, ¿cómo conseguie un cliente para un producto que no existe? Escuchó que una empresa de tecnología estaba buscando a alguien para crear su intranet y convenció al equipo para que le permitieran construirla como proyecto piloto. A partir de noviembre de 2019, los dos primeros meses serían gratuitos, luego entraría en vigor un contrato de pago.

2. Fíngelo hasta que lo consigas

A pesar de que Lindsay y Zhao tuvieron una ventaja, rápidamente se dieron cuenta de que su cronograma era imposible en cuanto a completar el producto final. “Así que hicimos una simulación de toda la experiencia en Figma, una herramienta de diseño parecida a Photoshop, mientras Haibo estaba construyendo la ingeniería”, dice Lindsay. "Estaba convencido de que si podíamos conseguir el contrato, el problema estaría resuelto". Al final del período gratuito, tenían un Producto Mínimo Viable  (PMV) y algunos de los empleados lo estaban probando, pero justo cuando estaban a punto de lanzarlo, la empresa fue comprada y decidió utilizar el sistema de su nueva matriz. "Fue un duro golpe".

3. Haz que paguen por tu producto

Casi de inmediato, Lindsay descubrió que una gran empresa de tecnología financiera (FinTech) también estaba buscando una intranet y la vendió en el mismo acuerdo de programa piloto. Pero sucedió algo extraño. A medida que los empleados de la empresa usaban el producto, casi no ofrecían comentarios útiles. Luego, expiró la parte gratuita del contrato, Haystack comenzó a cobrar y "llegaron las peticiones y bajó el nivel de tolerancia", dice Lindsay. “Fue una idea interesante: cuando es gratis, existe la expectativa de que las cosas pueden tener errores. Pero cuando los clientes están pagando por ello, te señalarán cada detalle".

4. Obsesiónate con la retroalimentación

La fintech hizo que Haystack pudiera tener un banco online líder como su segundo gran cliente. Los comentarios críticos siguieron llegando. "Realmente tienes que dejar tu ego en la puerta", dice Lindsay. Pero él y Zhao finalmente tenían la mina de oro de información que necesitaban. Una pepita que extrajeron fue la importancia de la seguridad. Las personas tenían documentos y comunicaciones que no quieren que se filtren, así que Haystack desarrolló funciones para evitar capturas de pantalla que se puedan compartir. Otras características se desarrollaron de manera similar.

5. Empieza con contratos más cortos

Al principio, Lindsay no tenía idea de cuánto cobrar por su intranet, pero sus contratos iniciales de un año demostraron ser útiles allí. “Te brinda un año completo de aprendizaje para determinar dónde se ubica tu punto de precio después de eso”, dice. "Afortunadamente, ahora hemos llegado a la etapa en la que prefiero dos años de estabilidad, para que sea más fácil dormir por la noche". 

 

Ingresa Ahora