Esta biohacker es la 'Nébula' de la vida real: tiene más de 50 chips en el cuerpo y se identifica como cyborg

La transhumanista británica Lepht Anonym se ha implantado más de 50 dispositivos cibernéticos en el cuerpo para convertirse en un cyborg, tal como Thanos transformó a Nébula en el universo Marvel. Y no es la única.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si eres fan del universo Marvel seguro conoces a Nébula, la hermana azul de Gamora, ambas hijas adoptivas de Thanos. El rival de Los Vengadores le hizo a la primera una serie de modificaciones tecnológicas hasta transformarla en un cyborg: una criatura compuesta de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos.

Depositphotos.com

Algo parecido está tratando de hacer la biohacker británica Lepht Anonym con su propio cuerpo. Desde 2007 se ha implantado más de 50 chips en todo su organismo y se identifica como una cyborg (parte humana, parte máquina). Además, es un punto de referencia para los transhumanistas, según recoge el portal Infobae.

¿Qué es el movimiento transhumanista?

La idea de integrar componentes cibernéticos al cuerpo humano parecía algo limitado a los relatos futuristas. Sin embargo, los avances tecnológicos han hecho que este concepto salga de la ciencia ficción y poco a poco se convierta en realidad.

“Los transhumanistas buscan la continuación y aceleración de la evolución de la vida inteligente más allá de su forma humana actual y sus limitaciones por medio de la ciencia y la tecnología, guiados por principios y valores de la promoción de la vida”, explicó el filósofo británico Maz Moore, quien definió el término en 1990.

Para entender este movimiento, primero debemos conocer los conceptos que lo integran. El primero es el wetware, un término que concibe al ser humano desde la informática como un ente compuesto por un hardware (cuerpo) y un software (mente humana).

A partir de ahí se puede explicar que, si un hacker informático es quien irrumpe en un software y lo altera para usarlo de una forma distinta a la original, entonces un biohacker es quien modificaa las funciones de su cuerpo integrando componentes electrónicos.

Quienes lo llevan a la práctica se conocen como transhumanistas activos o body aumenters. Al implantarse chips, antenas o dispositivos robóticos, ellos buscan ‘hackear’ sus sistemas biológicos para mejorar algunas funciones y convertirse gradualmente en un cyborg, con el objetivo de trascender la experiencia humana.

Dentro de éstos hay un grupo que va más allá, los llamados grinders, quienes ya se perciben a sí mismos como un híbrido entre humano y máquina. Es decir, personas que ya se identifican como cyborgs, tal como Lepht Anonym.  

¿Qué ha hecho la biohacker Lepht Anonym para transformarse en cyborg?

En su blog ‘Sapiens Anonym’, Lepht ha relatado su transición a cyborg, lo que le ha ganado un ejército tanto de fans como de detractores, al grado de inspirar una novela gráfica donde es protagonista.

Todo comenzó en 2007, cuando la británica compró por internet un chip digital, un lector e instrumentos médicos. Una amiga que estudiaba medicina le ayudó a hacer la incisión y Lepht se insertó el chip.

Desde entonces, Lepht Anonym se ha implantado más de 50 dispositivos cibernéticos en todo el cuerpo. Ella misma se ha hecho la mayoría de las cirugías y sin aplicarse anestesia, ya que no puede comprarla por no contar con acreditación médica.

La famosa grinder ha dejado claro que está consiente de los riesgos, pero también está convencida de que lo hace por un bien mayor para la humanidad. Mientras algunos la llaman ‘irresponsable’, otros la consideran una valiente pionera que está abriendo camino al usar su propio cuerpo para experimentar y contribuir a lo que ellos consideran una "evolución".

Entre sus muchas modificaciones, están unos imanes que insertó en sus dedos, los cuales se activan con pequeñas bobinas de cable conectadas a sensores externos y le permiten 'sentir' la distancia entre sus manos y los objetos. También se implantó un chip que funciona como tarjeta de crédito, con el que puede pagar sus compras con solo acercarse a un lector de tarjetas.

En mayo de 2019, Lepht subió el nivel y se insertó en el brazo derecho un dispositivo experimental conocido como 'caja pirata'. Se trata de un chip con almacenamiento USB y antena wifi, que permite al usuario conectarse desde su teléfono o PC para cargar y descargar archivos, entre otras funciones.

A pesar de todas las precauciones y cuidados, este experimento falló y tuvo que retirarse la ‘caja pirata’ quirúrgicamente solo 8 meses después. El episodio dejó secuelas: un leve daño en los nervios de la mano derecha que le resta fuerza de agarre y le dificulta escribir, además de una gran cicatriz “increíble para lucir”, según relató en un evento

Elon Musk y Neuralink también le apuestan al biohacking

Otro que está entrando de lleno en este terreno, pero no usando su propio cuerpo, es el multimillonario Elon Musk. A través de su startup Neuralink, fundada en 2016, el CEO de Tesla y SpaceX está diseñando implantes cerebrales para crear una interfaz máquina-cerebro. Estos se utilizarían, por ejemplo, para ayudar a los pacientes tetrapléjicos a interactuar con sus dispositivos de movilidad y/o comunicación solo con su mente "de una manera natural”.

La tecnología de Neuralink ya se ha probado en cerdos y en un mono que podía jugar un videojuego con la mente. Musk dijo en febrero pasado que podría empezar a implantar chips en humanos a finales de este 2021, pero por ahora no hay más adelantos.

 

Ingresa Ahora