Conoce el plan que mejorar la cosecha de café

El café favorito de los mexicanos es resultado del esfuerzo conjunto de la cadena productiva del grano para asegurar un cultivo sustentable en el país, así como de años de investigación y desarrollo de NESCAFÉ para lograr cafetos más productivos y de mayor rendimiento, que dan como resultado un café de excelente calidad.

Por

Durante tu ritual cafetero de la mañana, ¿te has preguntado de dónde viene ese café? El camino que recorre para llegar a la taza inicia en el campo, donde más de 80,000 caficultores mexicanos se encargan de cultivarlo con respeto; nutrir la tierra, cuidar las semillas, proteger las plantas del clima y vigilar su crecimiento con amor y pasión hasta que están listas para dar sus frutos.  

NESCAFÉ

Detrás de cada grano de café está la valiosa labor de familias enteras dedicadas a su cultivo, actividad que se ha transformado mediante el mejoramiento de prácticas agrícolas para dar paso a plantas más resistentes y productivas. El trabajo científico que desde 1986 lleva a cabo NESCAFÉ en su Centro de Investigación y Desarrollo ubicado en Tours, Francia para mejorar la resiliencia de los cafetos fue uno de los temas centrales del seminario virtual “Descubre la calidad del café que une a los mexicanos”, organizado por la marca líder mundial de café.

Foto: Entrepreneur

Especialistas agropecuarios y de calidad de la compañía abordaron además otros tópicos, como el programa de renovación de cafetales y la capacitación en caficultura sustentable de Plan NESCAFÉ, así como el manejo del grano mexicano postcosecha y su transformación en fábrica para garantizar la calidad y frescura del café soluble puro con el que elabora todos sus productos.

“Un eje fundamental de Plan NESCAFÉ tiene que ver con la protección de los ecosistemas donde se siembra el café y que esto se traduzca en productos de muy alta calidad bajo la marca NESCAFÉ; un café cultivado y producido con respeto para que los consumidores tengan la certeza de disfrutar de una taza perfecta de forma más sostenible. Cada saco de café mexicano que compramos pasa por un proceso con altos estándares de calidad, sin el cual nuestras tazas de café no serían posibles. Trabajamos de la mano con los productores para apoyar un futuro mejor y más sustentable para el campo mexicano”, afirmó Fernando César, VP de Cafés y Bebidas de Nestlé México, durante su intervención.

En la sesión participaron miembros del equipo agropecuario y de calidad de la marca de café favorita de los mexicanos: Gonzalo Contreras, Gerente de desarrollo de proveedores de café y cacao; Christian Hernández, Jefe de desarrollo de proveedores de café; Mauricio Leónides, Gerente de Innovación de Cafés y Bebidas y Eduardo Trespalacios, Coffee Master de NESCAFÉ.

Foto: NESCAFÉ

México, productor de clase mundial

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo, México se sitúa como el onceavo productor de café a nivel mundial; estima que 500,000 productores y 3 millones de mexicanos dependen del café para su sustento diario y 92% del suministro de cereza de café proveniente de pequeños productores.

Desde 2010, Plan NESCAFÉ, programa de abastecimiento responsable de café verde, está presente en Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla y Veracruz, donde se han entregado 37 millones de plantas mejoradas de las variedades Arábica y Robusta, más resistentes a enfermedades como la roya y hasta tres veces más productivas, que permiten la renovación de fincas y cultivar especies adaptadas a condiciones de suelo y climáticas específicas, previo registro y validación ante las autoridades nacionales. 

Como muestra, las cuatro nuevas variedades de Robusta desarrolladas por la compañía, entre ellas la Roubí 1 y 2 que son la base de producción en el Soconusco, Chiapas y Tezonapa Veracruz; así como el primer híbrido de Arábica llamada Star 1, con capacidad de producción 50%-60% mayor que las variedades tradicionales.

Plan NESCAFÉ

Para renovar los cafetales, NESCAFÉ aporta la asistencia técnica, semillas y materiales necesarios para establecer viveros de café comunitarios y los productores cuidan las plantas de alto rendimiento, que después se llevan sin costo alguno para renovar sus plantaciones; después de tres años, podrán tener una mayor producción e ingreso económico. 

Gracias a Plan NESCAFÉ hoy se tienen 96,000 productores capacitados en agricultura sustentable y 5,000 productores certificados bajo un programa de Abastecimiento Responsable, en el que se trabaja con los caficultores para implementar buenas prácticas agrícolas, sociales y económicas que son evaluadas y auditadas por una entidad verificadora externa.

De acuerdo con los especialistas, la calidad en el café sólo es posible mantenerla a lo largo del proceso, desde el cultivo, selección de la planta, manejo agronómico, beneficiado, secado, almacenamiento y preparación. Una mala práctica en el sistema de producción, no se podrá resarcir en la siguiente etapa del proceso. 

Foto: NESCAFÉ

Dentro del proceso de transformación de café, NESCAFÉ implementa varios controles de calidad muy estrictos de la materia prima y producto final. En las fábricas, los colaboradores se aseguran de que el café verde cuente con la consistencia del perfil sensorial esperado para las variedades que reciben; pasa por un proceso de limpieza y mezclado para retirar impurezas presentes en los granos con el uso de aire. 

Cuando el café está 100% libre de cualquier materia extraña, se procede al proceso de tueste. Los granos previamente evaluados, pesados, limpios y mezclados entran en contacto con un flujo de aire caliente que les transfiere energía y permite desarrollar el sabor, aroma y apariencia visual característicos del café.

Posteriormente, se realiza la extracción de granos con el objetivo de transferir las materias sólidas de café solubles que se desarrollan durante el tueste hacia una fase líquida utilizando agua (una infusión a gran escala). De ahí se obtiene una especie de licor de café con cierta concentración de sólidos, que se preservará en la siguiente etapa de secado, que consiste en la atomización del extracto líquido para eliminar el agua presente y de forma natural se obtiene el café soluble aglomerado. 

Finalmente, en el envasado se dispone el café soluble en diferentes formatos: frascos, sobres o latas y se realiza una última verificación para asegurarse que los productos cumplan con requisitos de calidad necesarios para comercializase y ofrezcan la mejor experiencia al consumidor. Cabe destacar que, para garantizar que el perfil del producto mantenga la calidad y consistencia deseadas, se programan evaluaciones sensoriales rutinarias a lo largo del proceso de transformación. 

Este es sólo uno de los mecanismos con los que la marca impulsa la caficultura nacional y ha logrado tener acceso a calidades de café extraordinarias. Aquí culmina el viaje responsable que emprende el café para llegar a 32 millones de hogares en México, donde cada año se consumen 300 millones de frascos de NESCAFÉ, el café favorito de los mexicanos desde hace más de 70 años.



 
Ingresa Ahora