Cómo ser un empresario diversificado y no morir en el intento

Este proceso permite a las empresas y/o emprendedores no sólo captar nuevos clientes, si no ampliar su área de actuación en el mercado.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Depositphotos.com

Alguna vez en mi vida he escuchado la frase “El que no arriesga, no gana”. Y es que el concepto detrás de esta expresión tiene que ver con personas que creyeron en una idea, se arriesgaron, lograron resaltar entre la competencia, e incluso se volvieron millonarios tras un gran acto de valentía.

Bajo este mismo paradigma, se rige la diversificación empresarial, la cual se define como un proceso por el cual una organización comienza a ofrecer nuevos productos (o introducirse en nuevos mercados) mediante la adquisición de otros negocios o invirtiendo en ellos.                        

La diversificación empresarial se trata de estrategias de crecimiento y expansión. Esto permite a las empresas y/o emprendedores no sólo captar nuevos clientes, si no ampliar su área de actuación en el mercado. Y aunque esta estrategia puede parecer arriesgada, iconos tales Mark Zuckerberg, Warren Buffet, Elon Musk y Jeff Bezos han optado por ella y han obtenido grandes beneficios, puesto que ahora son considerados cómo los hombres más ricos del planeta.       

Por lo que habrá que preguntarnos, si un empresario o emprendedor desea diversificarse, ¿Cuáles son los pasos para seguir para que su estrategia sea exitosa? A continuación, te comparto los pasos que yo he seguido durante mi carrera:

1. Analizar la empresa

Primero que todo, será necesario analizar la organización para conocer su situación actual y potencial. En este proceso, lo más importante es armar tu modelo de negocio enfocado en diversificación. (Es aconsejable considerar esta estrategia hasta que la empresa sea estable y rentable, de lo contrario, se perdería tiempo y dinero).

2. Analizar costos 

Antes de llevar a cabo esta estrategia, el área de Contabilidad deberá asegurarse de que tu empresa pueda recuperar los gastos que absorbe para diversificarse. A menos que una u otra parte obtenga una ventaja competitiva, debe evitarse la diversificación puesto es posible que los costos nunca se recuperen por completo (habrá que analizar el tiempo de recuperación y no debe pasar de cinco años).

3. Elegir tipo de diversificación 

Primero habrá que elegir qué tipo de diversificación empresarial deseas aplicar, ya que existe la inversión propia, la adquisición de empresas, la concéntrica y la conglomerada (cabe recalcar que aplicar uno o más de estas estrategias dependerá de las condiciones del mercado y de los objetivos que tengas en mente). Si la decisión es invertir, deberás tomar en cuenta el potencial de los socios de negocio y los riesgos que conlleva apostar en la compañía. 

4. Elegir los productos y el mercado correcto

De acuerdo con diversas fuentes de economía, lo más recomendable es invertir en productos y mercados que tengan una relación inversa a la que tienen tus mercados y productos actuales. La razón es que una disminución de la demanda en tus mercados ya establecidos se podrá compensar con un incremento simultáneo en los nuevos, y la empresa podrá ser independiente de los ciclos de la economía. Adicionalmente, es muy importante que el producto vaya de la mano de las tendencias de mercado (y a las plataformas de ecommerce) y que tenga permanencia a largo plazo.

No por nada, ésta es una de las estrategias por excelencia para impulsar planes de expansión, ya que permite aprovechar el potencial para atender otro tipo de demandas y dirigirse a nuevos consumidores. La labor de un empresario o de un líder será decidir cómo hacerlo en función de su filosofía y oportunidades. Un negocio debe ser capaz de, además de generar ingresos, mantenerse. Quedarse donde mismo o no innovar nunca será una opción.

Ingresa Ahora