El futuro de los alimentos digitales: este pollo impreso en 3D fue cocinado con láser, ¿te atreves a probarlo?

Huele a pollo, sabe a pollo... está impreso en 3D y cocinado con láser. El equipo de Alimentos Digitales de la Universidad de Columbia está llevando la comida de laboratorio al siguiente nivel.

Por

“Se me antoja un pollo impreso en 3D a la plancha. No, espere, mejor que sea cocinado con láser”, podría ser el tipo de orden que se escuche en los restaurantes dentro de unos pocos años. El equipo de Alimentos Digitales de la Universidad de Columbia por fin encontró la forma de preparar la carne de laboratorio para que sea más comestible y aseguran que sabe mejor que la real.

Columbia Engineering vía YouTube

El grupo de científicos, liderado por el profesor de ingeniería mecánica Hod Lipson, ha experimentado con alimentos impresos desde 2007. Sin embargo, había un gran problema: no hallaban la forma de cocinarlos, ya que no se comporta igual que la carne tradicional.

Jonathan Blutinger, quien dirigió el proyecto, señaló que hasta ahora se podían producir ingredientes con una precisión milimétrica, pero no existía un método de calentamiento viable para recrear un platillo ‘real’, lo cual es crucial para desarrollo nutritivo, el sabor y la textura de los alimentos.

Los investigadores encontraron que el láser sería el mejor sustituto para los sartenes y planchas cuando se trata de carne impresa en 3D. Con esto, aseguran, puede tener un aspecto, sabor y textura similar a los alimentos cárnicos ‘naturales’.

Receta: ¿Cómo se prepara el pollo 3D cocinado con láser?

Producir carne ‘falsa’ en 3D es un proceso que ya dominan algunos laboratorios, pero hasta el momento no encontraban cómo cocinarla de manera que asemejara a la 'verdadera'.

Para este proyecto, los científicos primero prepararon un “puré de carne de pollo” con carne real triturada, el cual se usó para modelar distintas formas con una impresora 3D. Luego, pusieron las muestras de pollo de laboratorio bajo un láser que enviaba pulsos de luz para agitar la carne y así calentarla. Este proceso de cocción dura entre 5 y 14 minutos.

Los resultados mostraron que la carne cocida con láser se encoge un 50% menos y retiene el doble de humedad, es decir, queda más ‘jugosa’. Además, suelta más sabor que con otros métodos como asarla o cocerla, y este es muy similar al del pollo tradicional.

En el estudio, los investigadores dicen que el secreto del ‘sazón’ está en emitir los pulsos de láser en diferentes amplitudes de onda y dirigirlos de forma que sigan trayectorias determinadas. Por ejemplo, un láser azul penetra mejor para cocinar el interior de la carne, mientras que el láser infrarrojo sirve para dorar el exterior de la pieza.

Después de probar el ‘pollo 3D al láser’, los investigadores afirman que sabe mejor que la carne tradicional cocida al horno, lo que resulta "prometedor para la tecnología" según Blutinger.

El futuro de los Alimentos Digitales

Muchos consideran que la carne de laboratorio es una alternativa para la ganadería y la industria cárnica tradicionales, que consumen altos recursos naturales y han sido blanco de protestas de grupos ambientalistas y animalistas.

Si bien los alimentos digitales parecían algo más propio de la ciencia ficción, preparar alimentos en una impresora 3D ya es una realidad. Actualmente esta tecnología ha progresado tanto que ya se pueden crear varios ingredientes y platillos, como hamburguesas, sushi y filetes de carne.  

El equipo de Alimentos Digitales de la Universidad de Columbia y los desarrolladores de este proyecto visualizan un futuro prometedor para la comida de laboratorio. Su visión a largo plazo es que en un futuro cualquiera pueda tener acceso a una impresora de comida 3D e imprima cualquier platillo que se le antoje como si fuera una receta de cocina.

Uno de los principales obstáculos que señalan los ingenieros es que no existe un ecosistema sostenible detrás. Ellos consideran que primero se debería desarrollar un tipo de “Food CAD”, es decir, un sofware que sea una combinación de AutoCAD y Photoshop que permita a las personas diseñar sus alimentos, así como una especie de recetario digital para esta nueva cocina futurista.

Ingresa Ahora