Tarjetas departamentales: 7 recomendaciones para no perder el control

El objetivo es utilizarla de forma bien organizada para que tu historial crediticio se mantenga siempre impecable.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Ingresar al mundo del crédito es una de las señales de que “nos estamos haciendo adultos”. Y como nadie nos enseña el bonito y rudo arte de la adultez, mínimo que alguien nos diga cómo usar una tarjeta de crédito. Por eso, en esta ocasión hablaremos de las tarjetas departamentales, ¿una forma sencilla de comenzar a manejar el mundo del crédito? No lo sé, Rick

Envato Elements

Vámonos con siete recomendaciones que podrían hacer más eficiente el uso de tu tarjeta departamental. Recuerda que el objetivo es utilizarla de forma bien organizada para que tu historial crediticio se mantenga siempre impecable y con eso consigas que eventualmente te autoricen nuevos créditos que te ayuden a crecer financiera y patrimonialmente (como es el caso del crédito hipotecario, crédito para un negocio, etc.)



Imagen: Meme de internet / El precio de la Historia de History Channel

1. Aprovecha promociones (sólo si es para cosas que verdaderamente necesitas). Ocurre con frecuencia que te dan dinero en monederos electrónicos de la misma tienda para que sigas comprando y aunque ya hayas comprado lo necesario, sientes que debes aprovechar ese saldo pendiente. Claro que es una tentación, para eso lo hacen, pero tú debes saber cuándo parar. ¡Gobiérnate!

2. Compra bienes duraderos como electrodomésticos, línea blanca, muebles, computadoras… (ropa y zapatos pueden presupuestarse en gastos mensuales con pago de contado). Es importante que estés consciente de que el crédito puede ser un aliado para la compra de grandes cosas que a veces por su precio, no podemos pagar de contado. Bien elegidas y planeadas, las deudas contribuyen a tener una mejor calidad de vida (que no es lo mismo a tener un mayor nivel de vida). 

3. Los Meses Sin Intereses (MSI), por más pequeños que sean los pagos, pueden sumar varios miles de pesos al mes si acumulas muchas compras en esta modalidad. Antes de decir que SÍ a los meses sin intereses, asegúrate de revisar bien tu estado de cuenta bancario. Además, es importante que diferencies entre MSI y compras con pago diferido; estas últimas son más caras que el precio de contado con la ventaja de pagarlas en mensualidades. En una verdadera compra a MSI, el precio debe ser el mismo de contado que a meses. 

4. Antes de comprar el teléfono, la tablet, computadora, pantalla o la consola de las más “modernas”, piensa si es algo por lo que puedes ahorrar para pagarlo de contado o trata de que la menor parte sea a crédito. Nuevamente, con paciencia y planeación, la vida es mejor.

5. No compres cosas para terceros usando tu crédito porque te pueden quedar mal (Sí pasa y muy seguido). Tener una tarjeta departamental puede ser una tentación para ti, pero también tienta a amigos y familiares que por alguna razón no tienen acceso al crédito y se les puede hacer fácil pedirte que uses tu plástico para aprovechar alguna promoción que sólo aplica con la tarjeta de la tienda. No es que sea ave de mal agüero pero la experiencia nos ha enseñado que muchas veces, prestar la tarjeta de crédito significa peligro y es una historia con final infeliz.  

6. No necesitas tener tarjeta departamental de TODOS los almacenes de prestigio (o desprestigio) del universo… y ya, es todo el punto seis.

7. Conoce bien los métodos de pago, los seguros que ofrecen, tasa de interés, comisiones, otros costos del uso de la tarjeta. Recuerda siempre tu fecha de corte y fecha de pago y ten presente que dependiendo del uso que le des, será más fácil o más difícil que después te den otro tipo de créditos más grandes. Dos palabras: historial crediticio.

Ingresa Ahora