Tesla pagará de 130 millones de dólares a un ex trabajador por culpa del racismo

Según un jurado, Tesla no tomó las medidas adecuadas para evitar que el ex empleado fuera acosado por su raza.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.

Esta semana un jurado otorgó al ex trabajador de Tesla Owen Diaz 137 millones de dólares en daños después de acordar que Tesla había creado un ambiente de trabajo hostil. Díaz era un empleado contratado que había trabajado como ascensorista en la fábrica de Tesla en Fremont, California, en 2015 y 2016. El ex trabajador negro alega que durante ese tiempo, sus compañeros de trabajo se refirieron repetidamente a él usando insultos raciales, y los empleados habían dejaron imágenes como esvásticas y caricaturas despectivas de niños negros alrededor de la fábrica.

Bloomberg | Getty

Aunque Díaz se había quejado varias veces, dijo que la empresa no hizo mucho para abordar el comportamiento.

Según el Wall Street Journal, el juicio se basó en tres afirmaciones. Díaz aseveró que Tesla lo sometió a un ambiente de trabajo racialmente hostil, que la compañía no evitó que fuera acosado por el color de su piel y que la negligencia en la supervisión causó daño a Díaz.

El jurado se puso del lado de Díaz en todos los reclamos y ordenó a Tesla que pagara a Díaz 130 millones en daños punitivos más 6.9 millones en daños compensatorios por angustia emocional. Si bien Díaz demandó originalmente a Tesla junto con su hijo y otro ex trabajador negro, el mayor Díaz fue el único de los tres cuyas acusaciones llegaron a juicio.

"Ilumina lo que está sucediendo dentro de la fábrica de Tesla", dijo Díaz tras el veredicto. "Elon Musk, te han avisado. Limpia esa fábrica".

En una nota a los empleados, la vicepresidenta de personas de Tesla, Valerie Capers Workman, escribió que, si bien la compañía no está de acuerdo en que los hechos justifiquen el veredicto, la compañía no fue perfecta durante la época de Díaz como empleado.

"Si bien creemos firmemente que estos hechos no justifican el veredicto alcanzado por el jurado en San Francisco, reconocemos que en 2015 y 2016 no fuimos perfectos. Todavía no somos perfectos. Pero hemos recorrido un largo camino desde hace 5 años", escribió Workman. "Seguimos creciendo y mejorando en la forma en que abordamos las inquietudes de los empleados. De vez en cuando, nos equivocamos y, cuando eso suceda, debemos rendir cuentas".

Los juicios públicos son una rareza para Tesla, que generalmente resuelve las disputas de los empleados a través de arbitraje obligatorio. Sin embargo, en mayo, otro ex trabajador negro recibió un millón después de que un árbitro determinara que fue sometido a insultos raciales por parte de los supervisores en la fábrica de Fremont. El árbitro escribió que Tesla era responsable del acoso debido a la inacción de la compañía.

"Cada vez que denunció una conducta discriminatoria, fue ignorado", escribió.

Ingresa Ahora