Esta emprendedora conquistó a Shark Tank México con ropa interior para sobrevivientes del cáncer de mama

"Me molesta mucho que no exista un bralette para mujeres con un solo seno", le dijo una usuaria a Karen Tinajero, y desde entonces tiene una línea especial para este tipo de cuerpos.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Todos y todas nos hemos sentido cansados alguna vez, de la universidad, del trabajo o de nuestra rutina diaria, y dicen que probar actividades nuevas cuando esto sucede nos ayuda tener una mejor perspectiva de las cosas y situaciones que nos agotaron en un principio. 

Cortesía de Shark Tank México

En un contexto parecido al que acabo de describir, Karen Tinajero, quiso probar y aprender algo nuevo. A la joven se le ocurrió que esta nueva actividad podría ser coser bralettes a su medida y a su gusto. 

Para quienes no saben qué es un bralette, se trata de una prenda femenina que combina los elementos de un sostén tradicional con la forma de un top deportivo o ‘crop-top’. Los mismos, no incluyen varillas rígidas ni rellenos. 

Lo que no pensó la joven, licenciada en Nutrición, es que esta actividad secundaria se convertiría en su negocio principal, La Bralette, que la llevaría a un tanque lleno de tiburones (o inversionistas), y que, además, incentivaría a las mujeres a amar y a sentirse cómodas con su cuerpo. 

“Todo empezó cuando estudiaba nutrición en la universidad, ya casi terminaba los estudios y fue cuando se me ocurrió esto, me dije: ‘yo me quiero dedicar a esto y no a nutrición’, pero sí terminé la carrera”, comenta Karen Tinajero en entrevista con Entrepreneur en español

Una máquina de coser y YouTube 

La especialista en el tema de confeccionar prendas de vestir es la mamá de Karen, sin embargo, el hecho de que ella no sabía coser no la detuvo, y aunque una cuestión de tiempos hizo que la joven nunca se pusiera de acuerdo con su madre para que la enseñara, YouTube fue su mejor aliado en ese momento. 

“Yo no sabía coser y tampoco sabía por qué quería hacer un bralette si no sabía coser, pero tenía ganas y como ya estaba enfadada con la escuela me dije: ‘quiero aprender a hacer algo nuevo’... Mi mamá siempre me quiso enseñar, pero yo nunca le puse atención y cuando yo quise ella ya no quería… Entonces con una máquina de coser y YouTube me puse a buscar patrones y aprendí”, explica la joven emprendedora. 

Luego de crearse su propio bralette y mostrárselo a sus amigas, Karen empezó a tener demanda de personas cercanas, esto la animaría a crear un Instagram, irse a vender a bazares, y posteriormente a desarrollar una página web para ofrecer sus productos. 

Un negocio familiar 

Como un proceso de generación espontánea, La Bralette inició operaciones en casa de la emprendedora, lugar donde se le sumaría su mamá en el área de producción y su hermano, Diego Tinajero, en el área operativa y de ventas. 

“Yo me integré con Karen desde sus inicios, cuando iba a bazares la acompañaba a montar el stand y le ayudaba con las ventas aunque no supiera de tallas… Una vez utilicé a La Bralette como mi proyecto de emprendimiento en la universidad y desde ahí fue que empecé a involucrarme cuando ella lo requería”, dice Diego Tinajero.

El negocio que empezó con una inversión de 100 pesos, curiosidad, ganas de sentirse cómoda, y probar algo nuevo ya ha logrado ventas sobre el millón de pesos mexicanos. Hasta el momento, ha tenido un crecimiento constante y ya cuentan con otras costureras y un taller. La Bralette produce ropa interior bajo pedido y a la medida para todo tipo de cuerpos. 

A propósito de octubre 

“Me molesta mucho que no exista un bralette para mujeres con un solo seno”. Una vez Karen recibió un extenso mensaje en su bandeja de Instagram, se trataba de una chica que había perdido un seno y no quería reconstruirse, por lo que empezó a buscar opciones de bralettes con una sola copa, sin embargo, su búsqueda fue infructuosa. 

“Gracias por decirnos todo esto, en realidad nunca nadie se había acercado así con nosotros, pero claro que podemos hacer lo que tu quieras, es decir, lo que tú buscas”, fue la respuesta de la emprendedora al mensaje. 

Desde entonces y de la mano de aquella usuaria, La Bralette confecciona ropa interior femenina ‘unichichi’ o con una sola copa para aquellas mujeres que han perdido un seno a causa de mastectomías como tratamiento o prevención del cáncer de mama. 

Recordemos que en octubre se conmemora el Mes de la Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, esto con el objetivo de promover una detección temprana y con ello el tratamiento adecuado para aumentar la supervivencia y reducir los efectos negativos de esta enfermedad. 

A propósito del mes de octubre, la marca de Karen se encuentra vendiendo playeras con la leyenda "Love your chichis" (ama tus chichis) con el objetivo de donar un porcentaje de las ganancias a la Asociación Salvati, la cual quiere brindar un programa integral de salud y educación a pacientes y a familiares de personas que padecen cáncer de mama. 

El reto del tanque de tiburones 

Karen y Diego llegaron a Shark Tank México que se transmite todos los viernes a las 21:30 horas por Canal Sony, pidiéndo un millón de pesos por el 20% de la empresa. 

Imagen: Cortesía de Shark Tank México. 

“Esto fue un reto, retarnos a nosotros mismos, en mostrar nuestro producto a gente muy importante en el país y que nos vieran a nivel nacional o hasta internacional”, comenta Diego. 

Los emprendedores lograron llevarse la mentoría de Marcus Dantus, Marisa Lazo, y la inversión de Alejandra Ríos. Ahora, buscarán mejorar sus tiempos de entrega, crecer y emplear a más personas. 

“Nos gustaría dar trabajo a más mujeres, reducir nuestros tiempos de entrega, posicionarnos como marca, y poder llegar a más mujeres de todo tipos de cuerpos”, culmina Karen. 

Ingresa Ahora