¿Crees que necesitas el respaldo de un venture capital para iniciar tu negocio? Piénsalo otra vez.

Usa esta guía de cinco pasos para desarrollar tu negocio bajo tus propios términos sin el respaldo de un venture capital.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Este 2021 ha sido un año excepcional para el financiamiento a través de un venture capital (capital de riesgo), con un máximo histórico de más de 288,000 millones de dólares invertidos a nivel mundial durante la primera mitad del año. Estas inversiones han generado titulares llamativos para las marcas, y el público en general ha asumido que estas empresas están posicionadas para ganar.

Depositphotos.com

Pero hay un enfoque alternativo que también merece titulares llamativos: el bootstrapping, es decir, para iniciar un negocio con pocos recursos o solo con los medios que tienes a tu alcance. En Twitter y más allá, los bootstrappers están hablando, luchando para que sus historias sean escuchadas.

Algunos emprendedores siguen la ruta del bootstrapping porque quieren mantener la equidad y el control. Otros no saben nada sobre recaudación de fondos o han sido rechazados por los venture capitals demasiadas veces. Cualquiera que sea la razón para querer construir sus negocios sin el dinero de los inversores, estos fundadores usan el bootstrapping como una insignia de honor y están ansiosos por demostrar su valor.

Con el arduo trabajo, el gran sacrificio y el riesgo sustancial que exige el arranque, los emprendedores se encontrarán con un camino salvaje y, a menudo, abrumador. Pero es posible construir un negocio exitoso sin recaudar dinero de inversores. Y mi historia, junto con muchas otras, es una prueba.

En 2010, fundé Schmidt's Naturals y financié la marca con bootstrapping por siete años hasta lograr 25 millones de dólares en ingresos y una adquisición de nueve cifras por parte del gigante Unilever. Ahora, como un bootstrapper convertido en inversionista, cuando los fundadores se me acercan con una propuesta, no es raro que los disuada de levantar fondos y probar mi receta para el éxito.

1. Construye tus bases

En los primeros años de arrancar un negocio, es importante tomarte el tiempo para acumular tu propio capital semilla y sentar las bases para crecer.

Al principio, empieza con trabajos de medio tiempo mientras vas con calma y, si puedes, enfócate en oportunidades donde aprendas algo útil que puedas aplicar al negocio más adelante. Tal vez sea trabajando en una tienda donde deseas vender tus productos, o donde puedas ver el funcionamiento interno del comercio minorista y establecer conexiones significativas.

Mantén la ambición, haz todo lo que puedas y aprende sobre la marcha.

2. Olvida la mentalidad de la prisa

Todos hemos visto los tweets e historias de empresarios hablando de rápido crecimiento, grandes ganancias financieras y cómo duermen solo cuatro horas por noche para mantener su éxito. Es importante pensar en el futuro y en cómo las acciones de hoy afectarán tus resultados, pero debea crecer a una velocidad que funcione para ti y tus circunstancias.

Concéntrate en sentar las bases para lo que tu negocio necesita y cierra los ojos ante los competidores que están enfocados en conseguir grandes inversiones.

Estás construyendo los cimientos para un crecimiento manejable y sostenible.

3. Aprende a quién contratar y cuándo contratarlos

Es difícil administrar un negocio solo; si eres un nuevo papá (como yo lo era), es mil veces más difícil, y puede ser tentador contratar a alguien desde el principio para compartir la carga de trabajo y la responsabilidad. Mantenerse austero al principio no solo ahorra dinero, también te permite afinar tu visión del negocio.

Cuando sea el momento de contratar, suma un empleado nuevo a la vez. Que empiece a trabajar de medio tiempo y dale más funciones conforme demuestre su capacidad. Opera con un equipo pequeño y fuerte, y haz que cada empleado cuente. No asumaa que necesitaa una junta directiva, y considera contratar algunos servicios por un precio más económico.

4. Sé inteligente con tu dinero

Debes ser frugal y estar dispuesto a gastar al mismo tiempo; el truco está en saber dónde. Comienza por priorizar los gastos que impactan directamente en las ventas que te brindan el retorno de inversión para continuar. Presta mucha atención a lo que funciona y lo que no. Tu dinero es increíblemente valioso sin importar cuán pequeña o grande se vuelva tu empresa, y es fundamental cirtar lo que no te está rediruando para enfocarte en lo que sí.

Negocia todo. Acortar los plazos de pago con los minoristas significa tener dinero en el banco más rápido, mientras que los plazos de pago más largos con los proveedores te permiten vender el inventario antes de pagar las materias primas. Fomenta estas relaciones para conseguir pedidos mínimos más favorables y mejores precios.

Haz espacio para pagarte un salario humilde. Y no te olvides de los impuestos.

5. Sé realista y ten un plan de respaldo

El bootstrapping requiere reinvertir todas las ganancias en el negocio. Ten un plan para obtener más efectivo rápidamente si lo necesitas. Explora opciones de crédito y otros tipos de préstamos. Empieza a entablar relaciones con inversores, incluso si no estás recaudando ahora. Sé realista sobre el riesgo y el sacrificio que requieren hacer tú y tu familia. Siéntete cómodo viviendo con incertidumbre y ten un 'Plan B'.

Hay momentos en que la inversión externa tendrá sentido. Como inversionista, conozco el impacto positivo que puede tener una inyección de capital para escalar un negocio a su máximo potencial. Pero las recompensas de construir tu negocio bajo tus términos serán enormes al final.

Ingresa Ahora
Jaime Schmidt

Escrito por

Jaime Schmidt is the founder of Schmidt’s Naturals, the global, natural personal-care brand. She is also co-founder of Color, the inclusive consumer-investment fund, and Supermaker, the business-media platform. Her book, 'Supermaker: Crafting Business on Your Own Terms,' releases in September 2020.