Esta fundadora y veterana de 'Shark Tank' está luchando para crear una categoría de café más inclusiva

Con Copper Cow Coffee, Debbie Wei Mullin quiere llevar la cultura del café vietnamita al mundo. Aquí hay tres lecciones que ha aprendido a lo largo del camino.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Durante el último año, desarrollé una serie de obsesiones. Me obsesioné con rutinas simples como tender la cama, descargar el lavavajillas y encontrar todos los calcetines perdidos de mis hijos. Me he obsesionado con varias series de Netflix, incluyendo Broadchurch. Y finalmente, me obsesioné con beber tazas de café instantáneo con grandes dosis de leche para superar estos días de pandemia.

Copper Cow Coffee

Si bien mis amigos y colegas bromean sobre mi obsesión por el café instantáneo, me recuerda mis visitas a Calcuta, India. Mi mashi (tía) siempre tenía preparada una taza de café instantáneo estilo indio por la mañana. Mezclaba el café instantáneo y el azúcar en una taza y luego vertía leche caliente encima. El olor del café me transporta a la época de mi niñez.

En un viaje para expandir mi paladar cafetero, me encontré con Copper Cow Coffee. Estos filtros de una sola porción vienen empaquetados en una caja elegante con un logotipo de vaca de cobre en relieve y preparan una rica taza de café al estilo vietnamita en 90 segundos. Mi parte favorita de la experiencia es agregar la crema endulzada totalmente natural que viene con el kit.

Image credit: Copper Cow Coffee.

“El café vietnamita es conocido por su crema”, dice Debbie Wei Mullin, directora ejecutiva y fundadora de Copper Cow Coffee. “La crema es el superpoder. Completa la taza".

Cuando muchos imaginamos de dónde viene el café que consumimos, pensamos en Brasil, Colombia o Etiopía. A menudo se pasa por alto Vietnam, que es el segundo mayor productor de café del mundo. Se espera que el mercado mundial del café se expanda a una tasa compuesta anual sustancial durante los próximos años. Según la Asociación Nacional del Café, más del 70% de los consumidores prefieren prepararlo en casa a comprarlo en una tienda. Los clientes también buscan, cada vez más, productos certificados que sean buenos para los productores y todas nuestras comunidades. El producto estrella de Copper Cow Coffee, un formato de vertido de un solo uso que cabe en una taza de café, y es exactamente lo que buscan cada vez más consumidores.

Con esta empresa, Mullin tiene la misión de llevar la cultura del café vietnamita al mundo. Aquí hay tres lecciones que ha aprendido en su viaje para crear una categoría de café más inclusiva:

1. Construye una cultura de equipo en la que todos puedan participar

Cuando era niña, Mullin siempre fue competitiva y le encantaba asumir nuevos desafíos. En la escuela secundaria, decidió unirse al equipo de lucha libre. "El equipo estaba buscando luchadores de peso más pequeño, así que sin experiencia, me inscribí", dice. "Yo era la única chica del equipo".

A partir de ahí, Mullin formó un equipo de lucha femenina para que pudieran participar más niñas y mujeres, y pasó a ser capitana no solo del equipo masculino, sino también del femenino en su último año. “Aprendí mucho sobre la dinámica de grupo de esas primeras experiencias. Pienso constantemente en cómo puedo crear un entorno competitivo y de apoyo en el que todas las mujeres puedan prosperar”, dice. Hoy en día, Copper Cow Coffee es propiedad de mujeres y está dirigida por mujeres, con una junta de mujeres también.

Para Mullin, el desafío continuo como líder es construir una cultura de equipo donde haya espacio para todos. “Necesitas crear un espacio para que todos tengan éxito y donde sea posible que todos sean una estrella. No te limites a elegir favoritos; debes reconocer a las personas por sus contribuciones".

2. Establece relaciones con quienes comprenden tu misión

“Claro, la recaudación de fondos es un viaje realmente difícil”, reconoce Mullin. “Me recuerdo a mí misma que siempre puedes encontrar dinero en efectivo. Más importante es encontrar personas que estén alineadas con tu misión".

Algunos de los primeros comentarios que recibió Mullin en su viaje de recaudación de fondos le dejaron en claro que los inversores no entendían la oportunidad del mercado. Un inversionista sugirió que expandiera su línea con el café guatemalteco. Otro inversor pensó que estaba posicionado de forma demasiado estrecha como café para los vietnamitas.

"El yogur griego no es solo para los griegos", dice Mullin. “Lo que estamos construyendo es una hermosa forma de elaborarlo. Nuestra misión es compartir la herencia vibrante del café vietnamita, mientras mejoramos la experiencia de beber café".

Aunque Mullin sabe que la oportunidad de mercado es enorme, reconoce que es difícil para los inversores ver un proyecto como algo en lo que se puede invertir cuando “tú y lo que estás construyendo son tan diferentes de ellos y de sus experiencias de vida. Necesitamos más inversores de diferentes orígenes y experiencias de vida que emitan cheques".

Ser una fundadora puede ser un viaje solitario, pero Mullin ha tenido la suerte de entablar relaciones clave con los inversores: su tabla de capitalización está compuesta principalmente por mujeres accionistas. Roger Chen de Silverton Partners fue uno de los primeros inversores que entendió la oportunidad del mercado y ha sido un campeón para Mullin y otras fundadoras. “No tuve que explicárselo a Roger; inmediatamente entendió hacia dónde se dirigía este negocio, dados sus antecedentes y experiencias de vida". Cultivian Sandbox Ventures se unió para conseguirle a Mullin una hoja de términos la semana en que debía nacer su bebé. Hasta la fecha, Copper Cow ha cerrado 8.5 millones de dólares en fondos de la Serie A.

3. Construye la sostenibilidad desde el inicio de tu marca

Después de construir su carrera en el Banco Mundial y la Fundación Asia, Mullin se dio cuenta de que el espíritu empresarial era una mejor manera de generar un impacto en el ecosistema. “Me di cuenta de que el sistema no estaba diseñado para que yo tuviera éxito. Me sentí tan limitada y como si ya no fuera efectiva".

Cuando trajo café de sus viajes a Vietnam y comenzó a fabricar Copper Cow Coffee, supo que tenía que encontrar formas de apoyar a los caficultores vietnamitas. Desde sus inicios, Copper Cow se ha dedicado a abastecerse de forma ética y sostenible de granjas vietnamitas. Sus fincas practican métodos agrícolas y de procesamiento orgánicos. Esto significa usar abono de policultivo, materia orgánica y abstenerse del uso de pesticidas.

“A nuestros agricultores se les paga el doble de la tarifa del mercado para garantizar una mejor calidad de vida y el café más delicioso que podemos producir”, dice Mullin. “Esta es la razón por la que comencé esta empresa. Quiero predicar con el ejemplo: podemos incorporar la sostenibilidad en la forma en que hacemos negocios y también tener éxito y un impacto en el mundo".

Ingresa Ahora
Mita Mallick

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network VIP

Mita Mallick is a corporate change-maker with a track record of transforming businesses. She gives innovative ideas a voice and serves customers and communities with purpose. She is currently the head of inclusion, equity and impact at Carta and is a top LinkedIn voice of 2020.