¿Ya hiciste tu papeleo? Este despacho legal arregla los asuntos jurídicos de tu startup para que te enfoques en hacer negocios

Iniciar una startup suena divertido, pero el papeleo legal no tanto. Este despacho legal ayuda a los emprendedores a poner en orden sus asuntos jurídicos para que ellos se concentren en lo suyo: hacer crecer su negocio.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si tienes una startup o piensas lanzar una, seguro te has sentido abrumado por todo el papeleo que necesitas. Siendo realistas, los emprendedores no se pueden dar el lujo de dedicarle tanto tiempo a los asuntos jurídicos, por lo menos no sin sacrificar el que dedican a su empresa. Para eso está BlackBox Startup Law, un despacho legal especializado en asesorar startups para quitarles esa carga y que los fundadores se concentren en hacer negocios.

Depositphotos.com

BlackBox nació en 2014, por iniciativa de los socios Víctor Aguirre y Carlos Aguerrebere. Su nombre es una analogía que hace referencia a la ‘caja negra’ de los aviones.

“El Derecho es como una ‘caja negra’ que contiene información jurídica muy relevante, que incluso puede significar el éxito o el fracaso de una empresa. Pero para abrir esa caja se requiere un código y eso hace este despacho: decodificar las leyes y llevarlas a las empresas para su beneficio”, dijo Víctor Aguirre, socio fundador y director de BlackBox en entrevista con Entrepreneur en Español.

Esta firma de abogados brinda consultoría tanto a startups mexicanas como a empresas internacionales que quieren operar en México. “Tenemos clientes que tienen operaciones en Chile, Colombia, Argentina, Brasil y otros países, porque damos asesoría sobre planeación internacional, principalmente en la parte fiscal”, cuenta Aguirre.

Actualmente, BlackBox trabaja con empresas de renombre como CabifyJüsto, Oyster, RobinFood, Doctoralia y SinDelantal, entre otras, a quienes han guiado en temas jurídicos prácticamente desde sus inicios y en todo su proceso de crecimiento e internacionalización.

“BlackBox no nació con la intención de ser un despacho de derecho corporativo. Lo que buscamos es compartir toda nuestra experiencia en prácticas jurídicas para ayudar y apoyar a las startups, para que puedan desarrollar sus negocios en México y otros países”, apuntó.

De abogado a emprendedor

Antes de crear su propio despacho, Víctor Aguirre trabajó por más de 9 años en firmas legales “especializadas en dar servicios de excelencia a empresas muy grandes, de las más grandes que hay en el mundo”.

“Así conocí las distintas áreas vinculadas con asesorar compañías y detecté la necesidad de apoyar empresas pequeñas con alto potencial de crecimiento. Ahí vi mi oportunidad de emprender y ayudar al mismo tiempo”, relata Aguirre.

“Para mí, la diferencia entre una startup y una empresa tradicional es la velocidad de crecimiento. Mientras que esta última crece en promedio un 5% a 10% anual, una startup crece entre un 10% y un 25% mensual, detalló.

Con las startups todo pasa tan rápido que, con frecuencia, no les da tiempo de ponerse al corriente en la parte legal.

“Muchas veces comienzan con un fundador que tiene una idea buenísima y un modelo de negocio muy innovador, disruptivo y atractivo. Gracias a eso, acceden rápidamente a inversores, fondos de capital de riesgo o venture capital, y su crecimiento es exponencial. En ese frenesí, es común que se les escapen detalles jurídicos que luego los perjudican o los frenan”, detalló Aguirre.

Entonces, Víctor decidió brindarles una asesoría diferencial, ya que tienen requerimientos muy distintos a los de una gran corporación. BlackBox cuenta con distintas áreas para que sus clientes forjen relaciones sanas tanto con el gobierno como con sus socios, empleados, colaboradores y clientes.

“Yo tenía claro que quería fundar una firma especializada en startups y que ésta debía tener dos pilares: una parte de consultoría y otra de litigio. La primera para prevenir problemas legales, y la segunda para resolverlos si se presentan. También brindamos consultoría en recursos humanos y en contabilidad. Somos una firma muy completa y balanceada”, dijo.

Ellos son Víctor Aguirre y Carlos Aguerrebere, socios fundadores la firma de abogados especializada en asesoría legal para startups y emprendedores. Imagen: Cortesía de BlackBox Startup Law.

La reforma a la ley del outsourcing en México cambió las reglas del juego

El área de asesoría en recursos humanos de BlackBox ha tenido meses ajetreados desde que se aprobó la reforma a la ley del outsourcing, ya que planteó nuevos retos para emprendedores y empresarios por igual.

“Es muy importante para una startup cuidar a sus empleados, tener planes de incentivos que sean atractivos para el talento y que, a la vez, cumplan los requisitos legales en México y en los países donde operen”, explicó Aguirre.

“Las startups se comportan muy distinto a las empresas tradicionales, porque sí buscan cumplir con las normas jurídicas en materia laboral y de seguridad social. Por lo general, no piensan en cómo ahorrar dinero a costa de los derechos de sus empleados”, agregó.

El abogado explica que las startups, en su mayoría, están respaldadas por fondos grandes o inversionistas serios, que les exigen implementar correctamente el esquema de outsourcing en caso de tenerlo, por ejemplo, al contratar empresas de limpieza o de seguridad privada.

En este escenario, muchas compañías tuvieron que migrar rápidamente del outsourcing a la contratación directa.

“Este cambio es complejo, implica una serie de obligaciones y le demanda muchos requisitos a los emprendedores. Además, les quita tiempo y recursos que deberían estar invirtiendo en su producto, en sus clientes y en hacer negocios, y no en hacer cálculos de nómina o comprender cómo funcionan estos sistemas. Nosotros también les resolvemos esa parte”, puntualizó.

BlackBox tiene además un área contable, para apoyar con los impuestos relacionados a la nómina, como hacer correctamente las retenciones y presentar declaraciones. “Les damos toda la asesoría en la parte tributaria a la que se van a enfrentar tanto los fundadores como individuos, como las compañías que están formando”, señaló el letrado.

¿A qué tipo de startups asesora BlackBox?

Si bien su prioridad es “apoyar a las startups desde el inicio para que tengan un arranque correcto”, la firma encabezada por Víctor Aguirre y Carlos Aguerrebere ahora tiene grandes casos de éxito.

“Actualmente somos un despacho más maduro y seguimos trabajando prácticamente con todas las empresas con las que iniciamos. Las hemos guiado desde que la idea fue concebida, hasta convertirse en empresas grandes con más de 900 empleados, como es el caso de Cabify o Jüsto, relata.

El abogado y emprendedor recomendó a los dueños de startups que: “Nunca detengan sus operaciones o su crecimiento por querer tener en orden todo lo legal. He visto emprendedores que no arrancan porque primero quieren arreglar todo el papeleo. En México tenemos leyes que dan soluciones cuando ya hay conflictos, así que es mejor ponerse al corriente sobre la marcha, que frenar el impulso”.

Para finalizar, el fundador y director de BlackBox Startup Law mandó un consejo a todos los emprendedores y fundadores:

“Si tú actúas bien, sigues las leyes y cumples con tus obligaciones, te va a ir bien. Nadie debería poner un negocio pensando en evadir responsabilidades. Si actúas legítimamente en beneficio de tu empresa y de los demás, es más probable que crezcas”.

Ingresa Ahora