3 beneficios del uso de la tecnología en el campo mexicano

Gracias al despliegue de la Inteligencia Artificial en la agricultura, los cultivadores pueden tener datos en tiempo real de lo que está pasando en sus tierras. Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg.

Por

Según la ONU, América Latina y el Caribe aporta el 14% de la producción mundial de alimentos y el 45% del comercio internacional neto de productos agroalimentarios. Sin embargo, la crisis generada por el COVID-19, sumado al cada vez más complejo cambio climático, dio un fuerte remezón a una industria valuada en más de 5 trillones de dólares a nivel mundial.  

Depositphotos.com

Ante esta realidad, el campo mexicano ha sido uno de los mayores afectados, pues además de la emergencia sanitaria, tuvo que enfrentar una importante sequía la cual impactó a aproximadamente al 70% del territorio. Datos que ponen en alerta y llaman a cuidar cada recurso disponible para evitar una crisis aún mayor.

Para contribuir a mejorar el complejo escenario que atraviesan los campos, es que la tecnología ha permitido el desarrollo de soluciones que optimizan no solo la labor, sino también los recursos. Gracias al despliegue de la Inteligencia Artificial en la agricultura, los cultivadores pueden tener datos en tiempo real de lo que está pasando en sus tierras. Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg. A continuación, Mario Bustamante, CEO de la agtech Instacrops, comenta tres beneficios de digitalizar el campo: 

 1. Decisiones basadas en datos en tiempo real

A través del uso de tecnología de vanguardia y de algoritmos de inteligencia artificial, se pueden obtener datos en tiempo real que orienten a los agricultores a la hora de tomar decisiones estratégicas con respecto a sus cultivos. Al incorporar soluciones basadas en AI es posible tener información sobre parámetros claves, lo cual ayuda a los agricultores a prepararse mejor frente a diversos escenarios, como eventos climatológicos, escasez de recursos o problemas de plagas o nutrientes en los cultivos. En este sentido, plataformas como Instacrops, llevan al teléfono móvil de los usuarios , recomendaciones basadas en las interpretaciones de los datos obtenidos para potenciar el rendimiento de las plantaciones. 



Depositphotos.com

2. Eficientar tiempos de producción

La consultora Gartner estima que para fines del 2024, el uso de herramientas tecnológicas acelerará el tiempo de trabajo hasta 20 veces. Si bien, es difícil visualizar la automatización de una labor tan manual como la del campo, lo cierto es que existen softwares amigables, de fácil uso y de gran utilidad para los agricultores. Por ejemplo, a través de imágenes multiespectrales, se puede conocer el estado óptimo de las plantas, problemas de estrés producido por déficit o exceso de humedad, malezas, plagas, enfermedades, incluso si las plantas tienen un verdor normal para su crecimiento. Toda esta información permite al agricultor tomar decisiones que contribuyan a sacar el máximo provecho de su cultivo y eficientar todo el proceso para cosechar en el tiempo indicado obteniendo mejores resultados. 

3. Agricultura sustentable

La demanda de producción de alimentos seguirá creciendo, de hecho, se prevé que en los próximos 30 años aumentará en un 70%, por lo que será necesario no sólo ser más eficientes en la producción, sino también limitar su impacto en el medio ambiente. Por esta razón, las agro-tecnologías son herramientas para que la sostenibilidad en este sector se convierta en una realidad en nuestra región. 

Actualmente existen modelos agrícolas sustentables que ofrecen múltiples beneficios, pero dichos modelos pueden ser complementados con tecnologías que nos permitan incrementar el nivel de comunicación que existe entre la naturaleza y los productores de alimentos. Por ejemplo, a través de la monitorización de parámetros  como humedad y temperatura de suelo, consumo de agua, conductividad eléctrica, temperatura ambiente y punto de rocío , entre otros, se puede llegar a ahorrar hasta en un 35% el consumo de agua en riegos dentro del predio.

Ahora más que nunca, la recuperación y protección de este sector requiere de la evolución de los procesos tradicionales para hacerlos más eficientes y sostenibles. La innovación ha propiciado que algunos procesos cotidianos del campo, como el conteo de plantas, localización de problemas de exceso o déficit de agua, nutrientes, plagas, malezas, entre otros, hoy se puedan realizar desde el celular. La implementación de soluciones, no sólo se trata de un factor evolutivo, sino además de enfrentar los retos y necesidades de nuestro presente.

Ingresa Ahora