¿Está saboteando su éxito culpando a otros?

Culpar a los demás sabotea su progreso y productividad. Si quiere ser un emprendedor y un líder, asuma la responsabilidad y la responsabilidad.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si eres un emprendedor o un líder, sueñas en grande. Piensas más de lo que quieres para el desayuno y lo que haces con tu día. Sueñas con cómo puedes cambiar vidas, marcar la diferencia en el mundo, crear algo que nunca se haya creado antes. Tal vez te encuentres inundado de una idea tras otra. No puedes evitarlo, estás conectado de esa manera.

10'000 Hours | Getty Images

Pero, ¿qué pasaría si tus grandes sueños fueran limitados o incluso desperdiciados porque te mantienes jugando en pequeño? ¿Y si estuvieras saboteando tu propio potencial?

Muchos de nosotros tenemos un techo de cristal invisible que colocamos sobre nosotros y nunca nos damos cuenta de que tenemos la capacidad de romperlo con este pequeño cambio en la forma en que enfocamos la vida.

Culpar.

Blame es un juego que te mantiene jugando pequeño. La verdad es que se siente bien culpar a los demás. Nos quita la propiedad y la responsabilidad. Nos ayuda a obtener simpatía y tal vez empatía de los demás, lo que puede sentirse como un gran abrazo en un día difícil.

Pobrecito. Mira lo que te pasó. No fue tu culpa que tu negocio comenzara a hundirse. No fue tu culpa que alguien ensuciara tus zapatos blancos. No fue culpa suya que su empleado le robara a la empresa.

La verdad es que estás saboteando tu capacidad para progresar y te mantienes jugando pequeño.

Relacionado: 7 formas de influir en otras personas

Primero, te mantienes en el pasado. Esto es lo que pasó, eso es lo que pasó. No hay absolutamente nada que se pueda hacer sobre lo que ya pasó, y la culpa no te permite dejarlo ir. La única forma de avanzar es estar en el presente. Hoy es la única marca en el tiempo que puedes controlar.

En segundo lugar, cuando echas la culpa a los demás, te encontrarás en un estado de frustración, ira y resentimiento. Todos estos son estados de baja energía. La energía es lo que necesitamos para mantener la actividad física o mental, y culpar resulta en contraenergía. Entonces, mientras busca soluciones (que requieren energía), está contrarrestando su productividad con la energía negativa de la culpa, y es posible que no sea tan innovador, perspicaz o creativo como podría haber sido si simplemente aceptara la situación para lo que lo fue, tomó posesión y eliminó la culpa.

Por último, imagina que eres el director ejecutivo de una empresa. Hay una brecha de seguridad y es noticia. No era el CEO el que estaba pirateando el sistema, pero el CEO fue contratado para lidiar con situaciones difíciles. Se debe diseñar un plan de comunicación, se debe realizar un análisis de la causa raíz y se debe forjar un camino a seguir. El director ejecutivo asume la propiedad y la responsabilidad, incluso si no fue su culpa directa.

Imagínese lo que sucedería si el CEO optara por culpar y no asumir la responsabilidad, crear un plan de acción o comunicarse. Probablemente, se establecería un nuevo líder. Nadie contrata ni espera que el líder de la empresa solo culpe y no asuma la responsabilidad de lo que sucede dentro de la empresa. Un buen líder busca ver qué se puede hacer mejor, no solo con la empresa, sino también internamente. ¿Qué preguntas se deberían haber hecho antes de tiempo sobre la seguridad y los sistemas de la empresa? ¿Se asignó un presupuesto adecuado para mantener la seguridad de la empresa? ¿Tiene la empresa el personal y los conocimientos adecuados para evitar que se produzcan penetraciones y fugas? Quizás todas estas son preguntas que deberían haberse formulado con anticipación y deberían ser preguntas que deben hacerse en el futuro.

Relacionado: Por qué establecer altas expectativas es una cualidad de buen liderazgo

A medida que se acerca a su vida, ¿está saboteando su propia energía culpando a los demás? ¿Te encuentras atrapado en el pasado donde no se puede hacer nada, o estás operando en el presente, el único lugar y tiempo que se puede cambiar? ¿Es usted el CEO respetado que busca mejoras tanto en la empresa como internamente, o culpa a los demás cuando las cosas no salen como las imagina?

Conviértete en el líder que se ocupa de los problemas de frente. Enfréntelos con la energía necesaria para encontrar soluciones bien pensadas y claras. Asumir la responsabilidad y la responsabilidad. Incluso si ese parece ser un camino más difícil, es el camino respetado y esperado de un líder.

La culpa atrofiará su productividad y potencial. Sea consciente de ello y reemplácelo con propiedad y responsabilidad. No solo será más productivo, sino que también obtendrá un mayor nivel de respeto y una base de conocimientos de las lecciones aprendidas para que siga creciendo más fuerte y con más éxito en su propia vida.