Mientras COVID-19 desafía a las empresas, siga construyendo su marca

Con los continuos desafíos de la pandemia de COVID-19, los nuevos canales de distribución y mensajería pueden ayudar a mantener la confianza del consumidor.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Llamamos en 2020 en fiestas con amigos, familiares y extraños. Las multitudes abarrotaron Times Square en la ciudad de Nueva York. Los conciertos emocionaron al público viéndolos en persona y en casa. Durante los siguientes dos meses, hicimos compras en las tiendas de comestibles sin pensar dos veces en cuántas personas había en cada pasillo y compramos artículos para el hogar cuando los necesitábamos. Avance rápido hasta finales de 2020, y nuestra mentalidad ha cambiado. Los pensamientos sobre la cantidad de personas que nos rodean y lo que tocamos son desenfrenados, todo debido a la pandemia de COVID-19. Ninguna industria está intacta. Ahora bien, adaptarse a nuestro nuevo mundo no es una elección sino una necesidad. Para las empresas, lo más importante que hemos aprendido durante la pandemia es que, independientemente de la empresa, es fundamental duplicar sus esfuerzos y buscar nuevos canales de distribución para reforzar la marca y desarrollar relaciones basadas en la confianza del consumidor.

Wil R | Star Max | Getty Images

Los ingresos por publicidad han caído durante la pandemia, ya que los presupuestos se reducen debido a las dificultades económicas. De hecho, la empresa matriz de Google, Alphabet, informó su primera caída de ingresos en la historia, en parte, debido a una disminución en los ingresos por publicidad. Para muchas marcas, estos han sido tiempos difíciles. Reducir el ruido con un presupuesto reducido ha demostrado ser uno de los mayores desafíos. Ahora es la oportunidad perfecta para que muchos den un paso atrás y evalúen cómo sus marcas se relacionan con la situación actual. ¿Cómo puede cada marca ayudar a una empresa o un consumidor durante el COVID-19, y cómo puede interactuar mejor con los clientes en el futuro?

Relacionado: Estos son los elementos centrales necesarios para impulsar con éxito su negocio

Las empresas de ropa han podido dar un giro al fabricar máscaras. Incluso los diseñadores de lujo, como Louis Vuitton , han producido sus propias máscaras y protectores faciales con sus logotipos para ayudar a sus clientes de alto nivel a adaptarse. Para las empresas de cable e Internet, 2020 ha sido el momento de mostrar cómo la conectividad une a las familias. Si bien la publicidad ha disminuido, este simple cambio en la mensajería ha presentado una oportunidad para reforzar la marca. Para todas las marcas, es una lección leer la sala y ser receptivo, sin importar lo que suceda en 2021 o en los próximos años.

Otro punto clave ha sido aprovechar las asociaciones que ya existen. Según el Departamento de Comercio de EE. UU., Las ventas de comercio electrónico en 2020 crecieron un 31,8 por ciento durante el segundo trimestre solo desde el primer trimestre. Los medios de comunicación se han beneficiado de la explosión del comercio electrónico, con enlaces de afiliados para sitios como Amazon y Walmart que generan dólares, en lugar de la publicidad tradicional. Si bien muchos de estos puntos de venta ya tenían planes de comercio electrónico, han aumentado el uso de enlaces de afiliados. No hay señales de que el comercio electrónico se desacelere a medida que continúan los bloqueos y los consumidores se acostumbran a la idea de comprar productos en línea, en lugar de en persona. GQ y Cosmopolitan incluso lanzaron sus propios productos durante este tiempo. Al mismo tiempo que aumentan las oportunidades de ingresos, las marcas también han ayudado a promover productos que se alinean con su contenido. Marcas como Good Housekeeping y Consumer Reports prueban productos rigurosamente. Ambos medios han construido su reputación a partir de su proceso de revisión y se han convertido en una fuente confiable de información para los consumidores. Para las revistas más nuevas en el proceso, la promoción de productos utiliza esa confianza de una manera nueva. Cosmopolitan es conocido por asesorar a las mujeres jóvenes en muchas facetas de la vida, por lo que utilizar esa experiencia de una manera nueva ayuda a generar nuevas fuentes de ingresos. Es beneficioso tanto económicamente como para la marca.

En 2020, la mayoría de las marcas tienen presencia digital, pero eso no es suficiente. Con tantos consumidores que pasan la mayor parte de su tiempo en casa, las empresas tienen más oportunidades de llegar a ellos a través de diferentes canales, lo que también agrega más oportunidades de publicidad en el futuro. En 2019, Deloitte predijo que el mercado de podcasts crecería hasta superar los mil millones de dólares en 2020. Los podcasts brindan un valor único al involucrar a los consumidores con contenido de marca en un formato cada vez más solicitado: audio. A pesar de que hay menos viajeros este año, los podcasts deberían seguir prosperando a medida que las personas recurran a los viajes por carretera y las actividades de campamento. The New York Times anunció a fines de 2020 que su mayor negocio se convirtieron en suscripciones solo digitales impulsadas por la demanda de alimentos, cocina, juegos y audio. The New York Times ya es una marca confiable y, al expandir su contenido para satisfacer los intereses de los consumidores, el periódico amplió su alcance.

Relacionado: ¿Su empresa necesita una transformación digital?

Además, los boletines informativos y los correos electrónicos masivos han dominado a lo largo de COVID-19 y las elecciones. Si bien los boletines no son un nuevo sistema de entrega de contenido, sirven a los consumidores informando y, a veces, entreteniéndolos, al tiempo que brindan a las marcas otra forma de interactuar con los clientes. Ayudan a posicionar las marcas de una manera que se relacione con los eventos actuales, las vacaciones o los cambios de estación. Los boletines no solo permiten que las marcas controlen los mensajes, que se envían directamente a las bandejas de entrada de los consumidores, sino que brindan acceso a métricas clave (tasas de apertura) que ayudan a guiar el contenido, la copia y la percepción de los intereses del consumidor. Las marcas necesitan aprovechar y conocer a su audiencia para mejorar sus propios productos. Y el boletín brinda la oportunidad perfecta para conectarse con los lectores en un nivel más relevante.

Con todo, la comunicación es clave para todas las marcas. Cuando comenzaron los cierres de COVID-19, las empresas enviaron correos electrónicos a los clientes, recordándoles el horario de la tienda y las políticas de máscaras. Si bien la avalancha de correos electrónicos se convirtió en una especie de broma en línea, hay un mensaje importante que nos llevará a lo largo de los años venideros: los consumidores están prestando atención. Las empresas deben adaptarse y satisfacer las necesidades de sus clientes, especialmente cuando los tiempos se ponen difíciles. Una marca que brinde un servicio o contenido superior durante la pandemia se registrará con los consumidores durante los próximos años y mantendrá el nivel de confianza que los clientes esperan.

Relacionado: 4 formas sencillas de comunicarse con sus clientes

Esta nueva década no ha comenzado con una nota positiva. Si bien no podemos cambiar la situación, podemos recordar las lecciones extraídas de una de las crisis económicas y de salud más desgarradoras que haya enfrentado el mundo. Este año nos ha brindado la oportunidad de dar un paso atrás y reevaluar lo importante. A medida que vivimos el estrés, las empresas juegan un papel en hacer la vida más fácil a sus clientes. Las marcas pueden reevaluar su posición y aprovechar la credibilidad que ya han construido con los consumidores para proporcionar la mejor información posible. Ya sea que se trate de volver a lo básico, darse cuenta de que hay nuevos canales de distribución o cambiar la estrategia por completo, las marcas solo pueden beneficiarse del reinicio de 2020 mientras miran hacia un futuro cambiado pero más feliz.