Cómo ser un modelo a seguir de resiliencia

La agilidad organizativa es ahora más imperativo que nunca.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Al reflexionar sobre el año pasado, la noción de que el cambio es la única constante adquiere un nuevo significado. Las organizaciones de todos los sectores estaban atravesando cambios importantes antes de 2020, desde el aumento de las expectativas de los clientes hasta la transformación digital, pero Covid-19 aceleró exponencialmente esas fuerzas al tiempo que introducía otras nuevas de importancia. Y no olvidemos cuán abruptamente.

Al reforzar el potencial siempre presente de cambio para interrumpir de manera poderosa y omnipresente el status quo, la pandemia ha hecho que gran parte de lo que guió a las marcas hacia el éxito hasta el pasado reciente sea nulo y sin valor. Para los líderes empresariales, esto hace que perfeccionar la agilidad organizativa sea más imperativo que nunca.

A medida que continuamos navegando por un entorno tipificado por VUCA (volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad), algunos dicen que la pandemia es solo un ensayo general de lo que está por venir. Si esa predicción es cierta, y esto es solo el comienzo de una interrupción extraordinaria en el lugar de trabajo, los líderes deben darle a la resiliencia la prominencia que se merece incorporándola en toda la organización. ¿Pero cómo?

Un enfoque de dos vertientes

En la práctica, impulsar la resiliencia de la fuerza laboral tiene dos vertientes. Empiece con un enfoque decidido y disciplinado para desarrollar su cultura corporativa . Esto asegurará una base sólida. Luego, reclute a las partes interesadas para que den vida a estos aspectos duraderos de manera que se adapten a las dinámicas del mercado en constante cambio. Esto garantizará que su organización pueda resistir la adversidad. Una analogía útil para agarrarse es un árbol que cuenta con un sistema de raíces profundo y fuerte, así como un tronco y ramas que no solo crecen y cambian con el tiempo, sino que se doblan sin romperse cuando golpea el clima inclemente.

Relacionado: Construyendo una cultura corporativa en Uncharted Territory

Establecer raíces fuertes

Una base firme comienza con la definición de la cultura de su empresa. Y si bien los objetivos, los principios y las prácticas compartidos son elementos importantes, los pilares firmes de la cultura, como los describen Jim Collins y Jerry Porras en su libro Built to Last : Successful Habits of Visionary Companies , son un propósito central y un conjunto subyacente de valores.

El propósito de su empresa debe servir como punto de partida, brújula y llamada de reunión. La mayoría de las organizaciones con una cultura sólida tienen un propósito comprometido con el cliente, profundamente arraigado y que cobra vida porque el liderazgo ayuda a los empleados a comprender el importante papel que desempeñan en él. Un propósito central describe su "por qué", no su "qué", y proporciona una razón más profunda para la existencia de una organización más allá de las ganancias.

Los valores compartidos se pueden definir como las expectativas de comportamiento que unen a su organización; describen, en un alto nivel, cómo logra su "por qué". Desempeñan un papel clave en la forma en que interactúa con el mercado y en la orientación de decisiones importantes de capacitación y contratación, por lo que deberían ser más palpables que aspiracionales.

Es esencial que los empleados tengan una idea clara de las prácticas en las que participarán los líderes para crear un entorno en el que el propósito y los valores de la organización suenen verdaderos. La base de su empresa debe combinar por qué su gente viene a trabajar todos los días con las expectativas de cómo logran ese objetivo central, junto con un reconocimiento significativo por su ejecución exitosa.

A lo largo de mi trayectoria empresarial, el propósito y los valores de mi empresa se han manifestado en varios principios básicos de liderazgo que han demostrado ser muy efectivos para construir y mantener una base organizacional sólida:

Confianza y transparencia

Involucrar a todos los líderes en la práctica continua de apertura y honestidad para crear un ambiente de confianza mutua entre ellos y los empleados. Si no tiene confianza, no tiene mucho de qué construir.

Responsabilidad

Haga que los empleados sean responsables de crear experiencias que permitan a los clientes y colegas encontrar valor y energía positiva en los resultados .

Colaboración

Fomente una mentalidad de “un solo equipo, un solo sueño” en la que los empleados busquen la ayuda de sus colegas y clientes en su trabajo diario con el objetivo final de cumplir con su propósito.

Pilota, pivota, aprende

Anime a los equipos a tener una mentalidad estratégica pero a la vez orientados a la acción, tener claro cuándo y cómo girar para lograr los mejores resultados. Especialmente en un entorno en constante cambio, el valor del progreso suele ser más importante que la perfección.

Trabaja duro juega duro

Capacite a los empleados para que hagan bien el trabajo y se diviertan en el camino mediante una inversión significativa en las relaciones y la conexión humana.

La identificación de principios naturales y básicos puede ayudar a los líderes a dirigir a sus organizaciones desde un lugar de confianza en lugar de miedo en tiempos inciertos y normales. Proporcionan a todos los empleados una base sólida en la que confiar a medida que se produce el cambio a su alrededor.

Relacionado: ¿Cómo se puede mantener la cultura de la empresa cuando todos son ...

Flexiona la base

Incluso las bases sólidas pueden ser propensas a romperse si la flexibilidad no se construye a propósito. Y, dado que las personas son generalmente el activo más valioso y predominante de una organización, apoyarse en la dimensión de las personas para facilitar la flexibilidad es clave. Hace varios años, Harvard Business Review publicó un artículo de Claudio Fernández-Aráoz centrado en la detección de talentos en el siglo XXI. La premisa de la pieza es que dado que el cambio es inevitable, es importante enfocar los esfuerzos del talento en contratar y desarrollar personas que puedan adaptarse y crecer en entornos cada vez más complejos.

En un mundo especialmente VUCA, se trata menos de contratar para "lo que te trajo aquí" y más de formar un equipo que "te llevará allí".

A continuación, se muestran algunas formas en las que esto puede manifestarse:

Lugar de talento con potencial en mente

Trate de llenar su organización con el sello distintivo de una mentalidad de crecimiento, reclutando talento no solo por las habilidades que poseen hoy o los éxitos de su pasado, sino también por su potencial a largo plazo. Esto se puede lograr buscando rasgos como la curiosidad, el compromiso, la determinación y la perspicacia, como destaca Fernández-Aráoz en 21 st -Century Talent Spotting .

Cultivar alianzas estratégicas sólidas

La resiliencia de la fuerza laboral requiere darse cuenta de que ninguna organización puede ser la mejor en todo. El trabajo en equipo puede trascender sus propias cuatro paredes. Por lo tanto, adopte la colaboración externa con contratistas individuales y empresas complementarias según sea necesario. Busque especialistas con ideas afines que puedan ayudarlo a cumplir la promesa de su marca al tener en cuenta las brechas inevitables en el conjunto de habilidades y el ancho de banda.

Reclute a sus clientes para que co-creen el futuro juntos

Ningún negocio existe sin clientes. Para continuar brindándoles valor en un clima en constante cambio, es esencial que los trate como las partes interesadas que son en el éxito de su marca e invierta en comprender profundamente sus necesidades y aspiraciones. Hágales preguntas y observe sus comportamientos para generar empatía. Esto permitirá a los empleados, y por lo tanto a su empresa en general, evolucionar continuamente sus capacidades al mismo ritmo que el mercado en lugar de ponerse al día en el futuro.

Empiece por uno mismo

Este artículo comenzó con un cambio y, si bien es bastante fácil evaluar lo que pueden hacer quienes nos rodean, un verdadero líder sigue el principio de ser el cambio que desean ver. Incorporar la resiliencia en las acciones diarias de los empleados puede comenzar reinventándose a sí mismo y requiere un compromiso continuo con la evolución personal. Después de todo, el cambio a menudo requiere sacrificio y no puede esperar que su gente se adapte al cambio si no está dispuesto a hacerlo.

Los dejo con esto: hace años, escuché la cita: "Si no te gusta el cambio, te gustará mucho menos la irrelevancia". Esas palabras ejemplifican verdaderamente la mentalidad que debemos tener sobre la resiliencia de la fuerza laboral, no solo frente a esta pandemia, sino frente a los innumerables cambios que seguramente se avecinan.

Relacionado: La mentalidad del modelo a seguir: ser un gran emprendedor se trata de ...