La experiencia no es suficiente. Aquí le mostramos cómo convertirse en un asesor empresarial exitoso.

Factores críticos de éxito para los coaches ejecutivos y para que los emprendedores se ganen confianza y confiabilidad como asesor y socio estratégico.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Nunca aconsejaré a alguien sobre algo que nunca he experimentado o hecho por mí mismo.

ljubaphoto | Getty Images

Esta es una de las primeras declaraciones que comparto con un posible cliente. En un mundo que está saturado de expertos autoproclamados, líderes de opinión y entrenadores ejecutivos, estamos empezando a comprender a través de la decepción que es realmente difícil encontrar a alguien en quien confiar y en quien confiar.

Esos expertos autoproclamados pueden tener mucho conocimiento, pero carecen de sabiduría. Seamos realistas, vivimos en un mundo nuevo. Un mundo que está pasando de una economía basada en el conocimiento a una basada en la sabiduría. Ya no se trata solo de lo que sabe, sino de lo que hace con lo que sabe.

Relacionado: 9 cualidades que debe buscar en un entrenador de negocios

A menudo hemos sentido que la sabiduría viene con la edad. Esto es un mito. Ahora vivimos en la era de la personalización en la que el individuo define el negocio. El individuo tiene expectativas y no está dispuesto a asimilarse a estándares antiguos y obsoletos que fueron definidos por la institución. Ya sea que sea un empleado o un consumidor, ahora el individuo está a cargo.

Con esto en mente, aquí hay 4 factores críticos de éxito para los coaches ejecutivos. Y para los emprendedores, preste especial atención para asegurarse de que las circunstancias no lo fuercen:

1. La experiencia no es suficiente

Los días de tener entre 15 y 20 años de experiencia en una función en particular ya no son suficientes. De hecho, puede resultar perjudicial. El libro de estrategias de negocios está cambiando rápidamente y si no ha evolucionado su forma de pensar en los últimos 15 a 20 años, es irrelevante. Además, ya no es prudente aprovechar sus asociaciones pasadas con grandes corporaciones, con la esperanza de que le dé credibilidad. Esos días también se acabaron. Cualquiera que sea la historia de éxito de la que fue parte en el pasado, no importa mucho en el mundo más personalizado de hoy.

La gran pregunta para usted es la siguiente: qué lecciones aprendió de su experiencia, cuántas veces fracasó, qué podría haber hecho de manera diferente, etc. Humíllese y extraiga la sabiduría y permita que eso guíe su práctica de coaching ejecutivo. Deja de permitir que la percepción se interponga en el camino de tu realidad.

2. Ensuciarse las manos

A menudo he dicho que debes tocar el negocio tanto como lo diriges. Ahora que conoce las limitaciones de su experiencia (a menos que la convierta en sabiduría), los mejores entrenadores ejecutivos deben ensuciarse las manos. Aquí hay algunos ejemplos: A) No se limite a compartir sus propias perspectivas e investigaciones. Lea detenidamente lo que dicen los demás y sus investigaciones. Ofrezca siempre perspectivas más amplias que las suyas. B) Comparte tu red. Mi objetivo es fortalecer mi red para mis clientes, no para mí. La sabiduría colectiva de sus redes muestra que puede entregar en exceso, cuidar y confiar en sí mismo para abrir nuevas conexiones para el mejoramiento de su cliente.

3. ¿Me ves? ¿Me conoces?

Los mejores coaches ejecutivos invierten en conocer a sus clientes como individuos. El sentido común te dice que no puedes aconsejar a alguien que no conoces. Pero si conoce a sus clientes íntimamente, la hoja de ruta para lograr sus objetivos y ayudarlos a encontrar el éxito que estaban buscando se vuelve más fácil. Esto ahora le permite elevar su compromiso al guiar a sus clientes hacia la búsqueda de significado (algo que es más sostenible y autodirigido). Esa debería ser su máxima responsabilidad como coach ejecutivo.

Ver y conocer a sus clientes como individuos significa que ha iniciado este proceso asegurándose de que sepan sobre usted: su viaje, sus vulnerabilidades, sus fracasos, su familia, etc. Cuando su cliente lo ve y lo conoce, esto no solo abre el puerta para que su cliente haga lo mismo, pero lo lleva a la parte más importante de la relación, una en la que ambos se desempeñan como mentores y aprendices del otro. La sabiduría se acelera desde ambos lados de esta ecuación. Las oportunidades se multiplican.

4. Sepa cómo construir una red sólida

Como mencioné anteriormente la importancia de compartir su red, es importante saber cómo entrenar a sus clientes para construir su red. El año pasado diseñé y dirigí una cumbre de tres días. Incorporé y asesoré a 46 ejecutivos en apoyo de la estrategia de contenido, los objetivos de entrega y lo que se necesitaría para que la cumbre tuviera éxito. Después de que terminó la cumbre, el comentario número uno que recibí de los oradores fue este: “Glenn, este proceso me enseñó que mi red personal y profesional no es adecuada para ayudarme a alcanzar mis metas para los próximos 5 a 10 años . " Cuando les pregunté por qué, respondieron: “Me enseñaron a construir redes de ideas afines. Me enseñaron a construir redes de personas que tenían el mismo trabajo / puesto que yo. Nunca me di cuenta del poder de trabajar en red con otras personas de cuya sabiduría aspiro a aprender y al mismo tiempo ser capaz de corresponder ".

Relacionado: Algunas personas tienen un terapeuta. Tengo un entrenador de negocios.

Construir una red sólida es difícil cuando requiere que salga de su zona de confort. Pero en la era actual de la personalización, eso es lo que se necesita. Todos somos estudiantes y profesores. Nadie conoce todas las respuestas. Su red también debe verse como su ecosistema de sabiduría.

Las oportunidades están en todas partes, pero pocos tienen ojos para verlas. ¿Por qué? Se necesita mucho trabajo para gestionar las oportunidades. Más aún, se necesita sabiduría para ver lo que está frente a usted.