Cómo los asesores calificados pueden impulsar su nueva empresa

Busque estrategias de crecimiento fuera de los miembros de su junta directiva.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Los emprendedores deben saber lo importante que es contar con los asesores adecuados al emprender una nueva empresa comercial. No es lo mismo un asesor que un cofundador o un inversor. Si bien ambos roles asesoran a la empresa en su propio interés, un asesor comercial se distingue en la forma en que abordan el asesoramiento. Incluso los consejos de administración experimentados con décadas de experiencia en un campo pueden beneficiarse de tener un asesor experto presente para ayudarlos. La elección del asesor adecuado suele ser una consideración de lo que el asesor ofrece a la empresa.

Los asesores caen en un espectro

Al seleccionar un asesor, es vital recordar que no existe un binario entre un buen y un mal asesor. En cambio, deberíamos considerar asesores en un espectro. Los excelentes son tan raros como los desastrosos. Sin embargo, en el medio, encontrará personas que saben lo que están haciendo y tienen razón la mayor parte del tiempo. Las empresas deben tener cuidado de no caer en la trampa de contratar un "asesor de papel". Estas personas se ven muy bien en sus currículums y referencias, pero no son realmente el tipo de persona que una empresa quiere que las asesore. Su experiencia puede parecer extensa, pero su habilidad puede ser menos que estelar. En cambio, las empresas deberían buscar asesores que ayuden a apuntalar las ineficiencias dentro de su directorio. La junta ya cuenta con personas capacitadas que son expertas por derecho propio. Para evitar la redundancia, la empresa debe encontrar un asesor que encaje en un puesto en el que la empresa aún no tenga un cofundador o inversor.

Una vez que encuentre al asesor adecuado, hacer que inicie el negocio no es difícil. Ya aportan un nivel de experiencia al consejo de administración que aún no existe. Lo único ahora es asegurarse de que los miembros del equipo de gestión escuchen sus consejos pertinentes. Para beneficiarse verdaderamente del asesoramiento, una empresa puede estar mejor formando un consejo asesor completo para abordar las deficiencias de su consejo de administración. Aquí, analizamos cómo estos asesores pueden ayudar a catapultar el negocio al éxito.

Relacionado: 4 razones por las que debería tener una junta de asesores

Devolviendo a los fundadores a la realidad

Los visionarios que forman empresas tienen problemas importantes para mantenerse firmes. Los visionarios pueden ser demasiado optimistas y no anticipar los lugares donde su idea puede fallar. Los consejos asesores pueden ayudar a equilibrar la pasión de un visionario con la realidad de la situación. En muchos casos, los consejos de administración se abruman con la idea de una nueva visión y producto y pierden de vista cómo eso se traduce en marketing, producción y necesidades del cliente en el mundo real. El resultado es un producto que no está lo suficientemente maduro para abrirse camino en un mercado competitivo.

Los asesores están ahí para ayudar al consejo de administración a ver estos problemas. Un equipo de gestión que no tenga experiencia en marketing y publicidad, por ejemplo, tendría dificultades para decir por qué las ventas de productos esperadas son tan diferentes de sus cifras reales. Un asesor podría fácilmente destacar la falta de marketing o dirigir la publicidad del producto al grupo demográfico equivocado como razones tangibles de la desconexión. El conocimiento es el activo más importante de un asesor para el negocio.

Mayor alcance y redes

En varias startups, la junta está formada por personas cercanas entre sí. Pueden haber sido ex compañeros de trabajo o compañeros de escuela, y se mueven dentro de los mismos círculos comerciales y sociales. Una junta formada por una muestra representativa homogénea de la sociedad limita significativamente sus capacidades de alcance y creación de redes. Los asesores pueden ayudar a apuntalar esta ineficiencia ofreciendo capacidades de red más amplias con quienes están fuera de su círculo.

Para un nuevo negocio específicamente, un asesor debe comunicarse con las empresas relevantes que conozca personalmente. De esta manera, la experiencia de un asesor puede ser secundaria a los contactos a los que puede recurrir para ayudar a promover el producto y darlo a conocer a las personas adecuadas. Por ejemplo, es más probable que una empresa de TI contrate a un asesor con experiencia en administración o seguridad de TI, lo que les permite presentar su producto directamente a los jefes de departamento que el asesor pueda conocer. Este enfoque directo puede ser mucho más efectivo que simplemente publicar anuncios dirigidos, especialmente en el ámbito de empresa a empresa.

Asesoramiento experto sin honorarios de consultoría

La experiencia no es barata. Sin embargo, una empresa obtiene lo que paga cuando se trata de consultoría. Las juntas asesoras pueden ofrecer su experiencia a la empresa sin tener que pagar la costosa tarifa de consultoría que generalmente acompaña a este nivel de conocimiento. Los asesores, como se mencionó anteriormente, deben contratarse para complementar la experiencia que ya tiene la junta. Dado que los asesores ya están en la empresa, se benefician de una sólida relación empresarial sin tener que pagar por cosas como oficinas de consultoría.

En algunos casos, la empresa puede incluso omitir el pago de los servicios y, en cambio, ofrecer al asesor el pago en equidad. Muchos asesores modernos ven esto como una solución mucho mejor, ya que también les ayuda a administrar su cartera en su beneficio. Lo que ofrecen a cambio es asesoramiento de expertos y contactos en diferentes industrias a las que la junta existente no tiene acceso. El negocio se beneficia a largo plazo y, dado que el asesor ahora es un inversor, también pone todo su empeño en asegurarse de que la información esté actualizada y sea correcta.

Relacionado: La importancia de lograr que los asesores inviertan en su negocio

Un alimentador para la junta directiva

Los equipos de gestión suelen dirigir el espectáculo en empresas privadas, pero todo esto cambia cuando una empresa decide salir a bolsa. Una oferta pública generalmente significa que la empresa necesita tener una junta directiva establecida. El equipo de gestión es la inclusión más obvia, pero la junta de asesores también debería ser considerada. Si los asesores hubieran permitido que el crecimiento de la empresa fuera lo suficientemente grande para una OPI, la recompensa más adecuada sería ofrecerles un lugar en la junta directiva. La empresa aseguraría sus servicios como miembros de la empresa incluso después de que se hiciera pública y no tendría que preocuparse de que los competidores ofrezcan mejores opciones para su asesor.

Solo los asesores que hayan demostrado su valía deben pasar a la junta directiva recién formada. Los malos directores, al igual que la mala gestión, pueden hacer que una empresa se derrumbe. Los asesores como miembros de la junta tienen la ventaja de demostrar su utilidad para la empresa y el liderazgo desde el principio. Esta confianza hace que sea más fácil justificar su incorporación al directorio una vez que la empresa se ha lanzado.

Crecimiento y expansión con asesores

La mayoría de los emprendedores que han abierto un negocio antes le dirán que, al principio, muchas de sus decisiones se tomaron por ensayo y error. En algunos casos, esto está bien, ya que permite que el equipo de gestión aprenda lecciones valiosas. Sin embargo, en el mundo hipercompetitivo de las startups, muchas empresas no tienen ni el tiempo ni el dinero para dedicarlo a cometer errores al principio de su crecimiento. Los asesores son como un seguro en este sentido. Pueden ayudar a la empresa a navegar por los problemas de inicio temprano y asegurar sus medios de obtener ingresos desde el principio. Con el tiempo, estos asesores demuestran lo útiles que pueden ser para la empresa.