5 cosas a considerar al escalar un negocio D2C

COVID-19 transformó el comercio. Pero mirando hacia la recuperación, sentimos un regreso a los primeros principios de D2C.

Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

A principios de la década de 2000, parecía casi fácil lanzar una marca exitosa directa al consumidor. Lo vimos una y otra vez: una nueva empresa D2C aplicaría un modelo de lanzamiento empresarial estándar a cualquier mercado dormido y pasado por alto, y alcanzaría el éxito. Ocurrió con los colchones, con los anteojos, con los productos de afeitado. Pero para 2020, el modelo ya no era nuevo y los fundadores tenían más dificultades para encontrar el éxito a medida que aumentaba la competencia, aumentaban los precios de los anuncios en las redes sociales y se agotaba la financiación. Aquellos que tuvieran éxito con un modelo D2C necesitarían ser más inteligentes sobre sus planes de crecimiento y depender de cuatro factores para construir una base funcional: distribución omnicanal, comunidad, integración vertical y comercio conversacional.

M2020 | Shutterstock

Por supuesto, hace un año, la pandemia golpeó y cambió todo en nuestro mundo, incluido el comercio. A medida que avanzamos hacia la recuperación, hay motivos para sentirse optimistas por las marcas de D2C que están comprometidas a regresar a esos principios fundamentales: aprovechar una ventana de oportunidad favorable, aplicar un modelo de crecimiento estándar, experimentar con la distribución, llamar a la comunidad y liderar con un propósito. Aún así, es importante que los fundadores y líderes empresariales consideren que los cambios aún dejan su huella en nuestra economía y comercio. Aquí hay cinco para considerar.

1. Hay un nuevo espacio para ejecutar en línea, pero los D2C solo digitales se estrellarán contra una pared.

Los últimos meses se hacen eco de los días felices de los DTC: los anuncios digitales vuelven a ser eficientes y hay una ganancia inesperada de gasto en línea que reclamar. En estas condiciones favorables, las D2C solo digitales pueden ganar más clientes, construir marcas más sólidas y obtener más ganancias. Pero para escalar realmente la distribución omnicanal será crucial. Cuando llegue ese momento, los D2C pueden usar las fortalezas que perfeccionaron en línea para hacer un poderoso debut fuera de línea.

2. Los fundadores exitosos lo dejarán en blitz.

Los primeros D2C tuvieron éxito mediante un escalamiento relámpago: desplegar capital para adquirir anuncios económicos en las redes sociales y reclamar participación en los adormecidos mercados direccionables totales (TAM) antes de que la ventana de oportunidad se cerrara de golpe. Con los anuncios cada vez más caros de la actualidad, los TAM abarrotados y los inversores escépticos, los D2C ya no pueden gastar para tener éxito. Necesitan disciplina: una misión enfocada, operaciones ajustadas y rentabilidad de primer orden.

3. El costo de un experimento minorista se acercará a $ 0.

Una presencia física puede ser una bendición para una marca D2C principalmente digital. Tras la lenta muerte de los centros comerciales y la repentina aniquilación provocada por la pandemia, surgieron del humo términos favorables a la marca: arrendamientos cortos, acuerdos financieros flexibles y diseños experimentales. Es más asequible que nunca para un D2C probar si puede beneficiarse de una presencia física y cómo, si puede generar suficiente tráfico peatonal para recopilar sus conocimientos.

4. Socios de renombre desplegarán la alfombra de bienvenida.

Los D2C siempre han contado con una comunidad directa: clientes a los que pueden llegar de forma gratuita, aprovechar las ideas de desarrollo de productos y confiar en ellos para evangelizar la marca. Una vez que los DTC han agotado el crecimiento orgánico, los socios de alto perfil ofrecen un medio para llegar a nuevos seguidores. Los DTC pueden sentirse intimidados al acercarse a una empresa Fortune 500 o una celebridad. Pero la responsabilidad ahora recae en los gigantes para asociarse con un D2C genial para obtener ganancias financieras y "credibilidad" de la marca.

5. La santidad D2C exigirá más.

Al principio, un D2C justo adoptó una marca que iluminó al cliente sobre su maltrato, construyó una cadena de suministro y distribución para reducir costos y compartió los ahorros a través de precios bajos. Estas posturas que alguna vez fueron santas ahora son un juego de mesa. Además, la creciente conciencia ambiental, los movimientos sociales y el costo humano de la pandemia han fomentado una orientación comunitaria entre los consumidores. El justo D2C ahora sirve a múltiples partes interesadas maltratadas (desde proveedores hasta consumidores), construye una cadena de suministro y distribución que beneficia a todos y cobra precios justos, no bajos.