4 formas de demostrar inteligencia emocional como líder después de una crisis

Una mejor comprensión y comunicación pueden ayudarlo a liderar con éxito su organización en 2021 y más allá.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Seamos realistas, todos estamos cansados y en busca de un rayo de esperanza. ¿Correcto?

Afortunadamente, a medida que las vacunas disminuyen la amenaza de la crisis sanitaria mundial, parece haber algo de luz al final del túnel. Para muchos líderes, puede haber un fuerte impulso de "traer a casa a las tropas", por así decirlo, y de impulsar el negocio como de costumbre.

Con el inicio de la crisis, las organizaciones entraron en territorios desconocidos. Se vieron obligados a hacer un vaivén, tratando de lograr el equilibrio de lidiar tanto con el cambio acelerado como con los ajustes a los planos estratégicos originales. Al timón, navegar hacia lo que parece ser el final de la crisis parece emocionante. Pero llevar un barco a la recuperación sin evaluar primero el inventario del barco es una misión fallida.

Entonces, ¿cómo empezamos? Indique la inteligencia emocional.

1. Profundiza

Evite la tentación de conformarse con la respuesta superficial de los libros de texto. Para muchos, esto puede significar buscar fondos para renovar, reiniciar o contratar personal nuevo. Sin embargo, para llegar al meollo del asunto, los líderes deben conectarse emocionalmente y profundizar.

Recientemente, estuve en una llamada de liderazgo de mujeres, donde una de las líderes, Ijeoma Michelle Daramola, elaboró una analogía de inteligencia emocional similar a un grifo abierto. Daramola, un experto financiero global con gran experiencia, dijo que el liderazgo en estos tiempos requiere "un suministro desbordante de inteligencia emocional". En dosis altas, esto asegura que los líderes puedan comprender sus sentimientos en este clima antes de tomar decisiones organizacionales cruciales.

2. Busque ayuda

Como líderes que eluden una nueva normalidad en una era posterior a la crisis, actuar por impulso puede empujar a nuestros barcos a estrellarse contra una roca masiva. Los líderes son humanos primero y también se han visto afectados de muchas maneras personal y profesionalmente. La autoconciencia es clave. No captar completamente las emociones de uno ahora, puede llevar a tomar decisiones equivocadas en acuerdos comerciales, firmar o disolver contratos cruciales o despido de empleados importantes.

Un paso importante que debe dar cualquier líder es buscar ayuda sobre cómo comprender completamente sus propias emociones. ¿Cuáles son algunos de tus pensamientos desenfrenados?

La investigación del Instituto Nacional de Salud Mental muestra que algunos hombres que están deprimidos son más propensos a disfrazar su emoción como ira . Ahora, piense enlo peligroso que podría ser etiquetar incorrectamente su propia emoción y luego tomar una decisión basada en ella.

Por ejemplo, el director ejecutivo de una empresa puede estar triste y deprimido por la pérdida de ingresos durante la pandemia, pero al no poder procesar adecuadamente la emoción, la etiqueta como enojo y reacciona basándose en eso. Esto podría significar enojarse durante una reunión de administración, lo que podría tener un efecto dominó negativo.

Por otro lado, si el CEO hubiera identificado con éxito la emoción, a través de un diario o sesiones de terapia, entonces eso se habría manejado adecuadamente. La respuesta conductual también sería diferente. La reunión de administración podría haber sido más productiva, ya que colectivamente habrían ideado soluciones para ayudar a aumentar los ingresos.

Relacionado: Cultive la resiliencia y la salud mental dentro de sí mismo

3. Conéctese con los empleados

Practica la solidaridad emocional y la empatía. Antes de cualquier reunión importante (individual o grupal), considere dedicar tiempo a abordar la reunión desde el estado de ánimo de su empleado. Piense en los problemas que podrían afectarlos fuera del trabajo como resultado de la crisis de salud mundial. Esto podría significar cualquier cosa, desde problemas de salud persistentes, volver a involucrarse en la sociedad después de un período extenso de autoaislamiento, tratar de recuperarse de las dificultades financieras, entre otros problemas relacionados con la crisis.

Relacionado: Cómo aprovechar la inteligencia emocional para mejorar su empatía

4. Fomente una comunicación saludable

Para muchos que han pasado mucho tiempo fuera de la oficina, puede haber una desconexión entre los empleados. Esto puede conducir fácilmente a un colapso en el trabajo en equipo y los esfuerzos de colaboración. Los líderes deben asegurarse de que haya un aumento en los métodos de comunicación más auténticos. Esto podría significar ser más vulnerable a las luchas enfrentadas durante el año pasado. Un líder que comparta una historia sobre cómo lidiar con los efectos a largo plazo de la crisis de salud global puede ser de gran ayuda para motivar a los empleados que todavía pueden estar lidiando con sus seres queridos en la misma situación. Brindar más capacitación para ayudar a los empleados a manejar clientes difíciles (igualmente afectados por la crisis) y proteger su salud mental podría impulsar el desempeño general.

Si bien los líderes pueden sentirse presionados a pisar el acelerador en este momento para recuperar todo, es importante marcar la inteligencia emocional. Esto proporcionará la renovación necesaria para encender y motivar a todo el equipo.

Relacionado: 5 razones por las que la inteligencia emocional es el futuro del trabajo