¿Distraido facilmente? Aquí le mostramos cómo mantenerse enfocado cuando las oportunidades abundan

Es importante conocer la diferencia entre oportunidades y distracciones.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si ha pasado tiempo con perros, sabrá que tienden a distraerse con bastante facilidad. La mayoría de ellos saltan de un objeto a otro, su monólogo interno de perro probablemente sea algo así como “¡Árbol! ¡Poste de la cerca! ¡¡ARDILLA!!"

Sin embargo, un perro especialmente bien entrenado es capaz de soportar esas distracciones, a menudo porque tienen algún tipo de trabajo que hacer. ¿Cuándo fue la última vez que viste a un perro guía sucumbir al encanto de una patata frita caída, o un perro pastor deambulando ociosamente para olfatear un poco de hierba cuando se suponía que debía mantener a las ovejas en fila?

De manera similar, los emprendedores varían en su capacidad para evitar lo que los expertos llaman “ síndrome del objeto brillante ”: la atracción de nuevas estrategias, nuevas tecnologías e incluso nuevos proyectos que amenazan con restar valor a la misión principal de un fundador.

Es una paradoja que las distracciones parezcan más abundantes cuando estás ejecutando con especial éxito una cosa. Pero, ¿las distracciones son siempre algo malo? Gran parte de los consejos para emprendedores enfatizan la necesidad de ser flexibles. Entonces, ¿cuál es? ¿Enfoque inquebrantable o suficiente flexibilidad para girar si la ocasión lo requiere?

Fuentes de distracción

Como lobos con piel de oveja, las distracciones a menudo se presentan como oportunidades. Quizás un cliente importante quiera que desarrolle algo ligeramente diferente de su oferta actual de productos; tal vez un importante capital de riesgo le esté tirando de la manga con ofertas tentadoras para hacer crecer su negocio. Estas proposiciones casi siempre son halagadoras y la adulación es difícil de ignorar.

Además de eso, tiene todo tipo de nuevas tecnologías compitiendo por su atención: API, servicios en la nube e incluso las mismas herramientas que están destinadas a mantenerlo enfocado, todas tienen el potencial de desviarlo. Vigilar lo que hay ahí fuera es parte de su responsabilidad como fundador, pero la línea entre la "conciencia" y la "distracción" es peligrosamente delgada. Lo mismo ocurre con los nuevos mercados, que pueden ser especialmente difíciles de ignorar si son adyacentes al producto que está ofreciendo. ¿Qué es un pequeño giro si significa atraer una base de clientes completamente nueva? Lo cual me lleva a mi siguiente punto....

Relacionado: 7 estrategias probadas para superar las distracciones

El "¿qué tan difícil puede ser?" trampa

Lanzar una empresa requiere un alto grado de optimismo. Después de todo, tienes que creer que vas a tener éxito frente a la abrumadora evidencia de que no lo lograrás. Pero demasiado optimismo también puede conducir a la aflicción común de morder más de lo que realmente puedes masticar. Hay una razón por la que Jim Franklin, ex director ejecutivo de Sendgrid, llama "¿Qué tan difícil puede ser?" las cinco palabras más peligrosas en los negocios.

Malestimar la gestión del tiempo no es solo una trampa para los emprendedores. Los seres humanos en su conjunto son notoriamente malos para predecir cuánto tiempo tomarán las tareas, por no hablar de nuestra incapacidad innata para realizar múltiples tareas de manera efectiva. Como fundador bootstrap, sé que dividir mi enfoque de JotForm sería un error, porque tenemos que ser mucho más ágiles que las organizaciones respaldadas por empresas.

Establecer el alcance de su negocio no es un proyecto único, es algo que debe vigilar en cada paso del camino. Esto no quiere decir que nunca sea correcto expandirse a un nuevo territorio, pero es una decisión que no debe tomarse a la ligera.

Relacionado: Las distracciones son enemigas del bien: 3 formas de minimizarlas

Evaluar el potencial

El objeto brillante que sigue parpadeando por el rabillo del ojo no siempre es un camino seguro hacia la destrucción, y una gran parte de la mentalidad del emprendedor es darse cuenta de las oportunidades y actuar en consecuencia. Pero eso no significa que valga la pena aprovechar todas las oportunidades que se le presenten.

En lugar de levantarse las anteojeras para protegerse de cualquier desvío potencial, sea estratégico. Existe una diferencia entre perseguir una distracción porque parece más fácil que tu visión original y explorar una oportunidad que tenga un valor real.

El primer paso para esto es familiarizarse realmente, profundamente con su visión, aconseja ¡Ajá! fundador Brian de Haaff. Este ejercicio no solo lo ayudará a destilarlo hasta su esencia, sino que también lo ayudará a arraigarlo en su mente a medida que explora formas de expandirse potencialmente. Luego, cuando se presenten las oportunidades, puede "usar su visión como una lente, en lugar de una ceguera", escribe. Para asegurarse de que su equipo se concentre en lo mismo que usted, recuerde a todos de vez en cuando cuál es el objetivo. De esa manera, cualquier desviación tendrá sentido en lugar de parecer que surge de la nada.

Por supuesto, hacer algo nuevo generalmente implica renunciar a algo. Sopese el costo de lo que está eliminando con las ganancias potenciales antes de dar el paso. ¿Cómo afectará a su equipo? ¿Y tus clientes?

Finalmente, puede aplicar algunas de las mismas tácticas para perseguir nuevos proyectos que usa para organizar su agenda diaria. La creación de un plan de acción eficaz para lograr sus objetivos le impedirá perseguir objetos brillantes extraviados, al igual que la agrupación de tareas en una línea de tiempo para evitar distracciones innecesarias.

Hacer un poco de trabajo preliminar lo ayudará a determinar el valor real de una oportunidad, en lugar de perder el tiempo en otro objeto brillante que resulta ser solo un envoltorio de chicle.

Relacionado: 3 trucos para evitar que las distracciones en el hogar acaben con su productividad

Enfoque vs flexibilidad

Puede parecer que estos conceptos están en desacuerdo entre sí, pero en realidad son complementarios. Piense, por ejemplo, en un puente. Sí, su estructura esencial y las ubicaciones que conecta son fijas. Pero los puentes están diseñados con cierta flexibilidad, lo que les permite balancearse, rebotar, expandirse y contraerse según lo exijan las condiciones. Si no lo hicieran, su rigidez haría que se partieran.

Estar concentrado no es lo mismo que ceñirse rígidamente a un plan independientemente de las circunstancias. En cambio, se trata de establecer una visión central y calibrar donde sea necesario para llevarla a cabo. Covid-19, por ejemplo, ha obligado a muchas empresas a repensar sus estrategias. Pero tener que adaptarse a lo desconocido, en este caso, una pandemia global, no significa descartar la idea por completo. El cambio es inevitable, nos guste o no. Flexibilidad significa descubrir cómo abordar el cambio con una mente abierta y hacer que funcione.

La distinción entre oportunidades útiles y distracciones inútiles no siempre es obvia de inmediato. Si se toma el tiempo para considerar cómo encajan en el panorama general, puede aprender a notar la diferencia.

Relacionado: 5 distracciones que son un veneno para la productividad (y cómo evitarlas)