El papel de la cultura empresarial en la transformación digital

Los cambios tecnológicos afectarán inevitablemente a la cultura de la empresa. ¿Puede ser para mejor?

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La transformación digital es cada vez más importante para que las empresas tengan éxito: los datos de fusiones y adquisiciones muestran que las empresas que tienen habilidades o capacidades digitales integradas, o que se encuentran en etapas posteriores de transformación digital, generalmente tienen valoraciones más altas que aquellas que no las tienen. Y este tipo de transformación siempre ha ido de la mano de la cultura de la empresa: se trata menos de tecnologías específicas y más de cómo trabajan las personas para que puedan aprender más rápido y adaptarse a los hábitos y tecnologías de los consumidores en constante cambio.

A medida que aumenta la cantidad de personas que trabajan digitalmente, surge una nueva pregunta sobre si es más fácil o más difícil crear o cambiar su cultura en un entorno remoto donde todos trabajan desde cualquier lugar. Para responder a esa pregunta, debe desglosar varios aspectos clave de la transformación digital.

Relacionado: Por qué la transformación digital se trata más de personas que de tecnología

1. Equipos cohesionados

Los equipos cohesionados con una fuerte convicción emocional son importantes para la transformación digital y lograr la agilidad general porque permiten que las personas se conecten, aprendan, mejoren y se desempeñen mejor con el tiempo. En la oficina tradicional, la conexión entre las personas era relativamente fácil de lograr porque las personas, naturalmente, se topaban entre sí y se comunicaban. Pero ahora, con el típico parloteo del enfriador de agua en silencio, las conexiones son más débiles. Con algunas de las peculiaridades de cada entorno de trabajo desaparecidas, podría ser más difícil distinguir de un empleador a otro. Como resultado, los trabajadores pueden tener más dificultades para formar un sentido de lealtad, no solo hacia sus empleadores, sino hacia el resto de su equipo. Y a menos que realmente sientan que pertenecen a la tribu, las personas también pueden estar dispuestas a cambiar de trabajo más fácilmente.

Un sentido de pertenencia tribal proviene de:

  • Un propósito compartido

  • Orgullosos de lo que hacen y pueden transmitir de manera positiva

  • Gratitud por lo brindado por la empresa o equipo

  • La singularidad de lo que brindas (el valor que proviene de ser distinguible).

Hacer un esfuerzo consciente para construir estos cuatro puntos dentro de su empresa puede garantizar conexiones más sólidas que contribuyan a una mejor estabilidad.

2. Silos de reclutamiento

Cuando las conexiones ocurren solo dentro de un área funcional específica de una empresa, los empleados pueden cerrarse a cualquier cosa del "exterior". Pueden tratar a los demás como si fueran casi invisibles o, lo que es peor, convertirse en enemigos de personas de otros departamentos. La mayoría de los líderes están de acuerdo en que la transformación digital exitosa requiere que rompa estos límites, pero en entornos remotos donde los trabajadores no interactúan físicamente, las empresas tienen que trabajar más duro para disolver los silos existentes y asegurarse de que las personas realmente comprendan y tengan empatía entre sí. Es demasiado fácil dejarse consumir por las reuniones dentro del departamento durante todo el día, sin interacción con nadie más.

En estas circunstancias, las empresas están tratando de imitar las interacciones diarias de la oficina y alinear a los trabajadores con actividades como happy hours virtuales, sesiones de mindfulness, clases o momentos designados para compartir experiencias. Todo esto es bueno e importante, pero no es suficiente. Es difícil mantener el entusiasmo con estas iniciativas durante las videoconferencias durante todo el día. Es fundamental llevar estas interacciones a las actividades laborales del día a día de una manera atractiva y empática que también genere resultados productivos. Las técnicas de pensamiento de diseño son especialmente buenas para este propósito, y sí, ¡funcionan en un entorno virtual remoto!

3. Centrado en el cliente

Centrarse en el cliente simplemente significa comprender a los clientes y desarrollar un sentido de empatía por sus experiencias, deseos y necesidades. Puede utilizar información tanto cuantitativa como cualitativa para tener una idea de quiénes son sus clientes y cómo se comportan.

Por lo general, las empresas utilizan encuestas, grupos focales, observación in loco y, por supuesto, analítica digital para conocer a sus clientes. Sin embargo, se ha vuelto más difícil observar a los clientes in loco, y los líderes deben comprender una variedad de nuevos comportamientos digitales. Las empresas ya tienen una gran cantidad de datos para este propósito, pero existe una variación en la forma en que las empresas están bien preparadas para analizarlos y aplicarlos.

Las empresas que ya estaban preparadas para ello están cosechando los beneficios. Muchos todavía están en el comienzo de ese viaje y luchan por aprender algo. Pero rastrear el comportamiento en línea es más fácil que rastrear lo que las personas hacen en el mundo físico, y prácticamente no hay límite para la cantidad de datos que se pueden recopilar con la infraestructura de la nube. Por lo tanto, existe una gran oportunidad para que las empresas recopilen información a partir de esos datos digitales y creen mejores experiencias para los clientes.

4. Corrientes de valor

La mayoría de las empresas organizan sus equipos por funciones o por el tipo de tarea que realizan los empleados. Pero otra forma de ver a sus equipos es por flujos de valor o lo que crean para sus clientes finales. Esto refuerza el enfoque en el cliente, lo alienta a crear equipos multidisciplinarios y ayuda a minimizar los silos. Estos flujos de valor no son diferentes de lo que serían si el equipo estuviera en la oficina. Pero aún necesita diseñar y diseñar el proceso organizacional intencionalmente para lograr el éxito que desea.

5. Procesos ágiles

Los procesos ágiles deben centrarse en su flujo de valor completo. Se trata de reducir el tiempo de espera y pasar por pruebas y aprendizaje en ciclos muy cortos. El cambio a control remoto no necesariamente ha facilitado esto, aunque definitivamente hizo que su importancia fuera aún más evidente.

Para aquellos equipos que aún no operan de manera ágil de un extremo a otro, cambiar es difícil y requiere tiempo y energía. Esto ya era cierto antes de Covid-19, pero la pandemia trajo una enorme cantidad de trastornos a nuestra vida cotidiana. La gente tenía que cambiar lo que hacía, le gustara o no. Nos hemos acostumbrado más a introducir nuevos conceptos y procesos en general. También hemos adquirido un sentido de urgencia más fuerte y hemos aprendido que podemos movernos más rápido. Entonces, al final, las personas se han vuelto menos resistentes a adoptar métodos ágiles. Momentos como este no deberían desperdiciarse.

6. Mejora de las competencias

Las oportunidades de capacitación brindan a sus trabajadores el conocimiento intelectual fundamental que necesitan para avanzar. Tendrán más éxito si pueden aplicar este conocimiento de inmediato.

En el entorno remoto, es más fácil conectarse con personas que conocen procesos, tecnologías o prácticas de pensamiento de diseño específicos, que pueden no estar en la misma ubicación que usted. Al mismo tiempo, también puede buscar en un grupo de candidatos más grande para encontrar los trabajadores más ideales de cualquier parte del mundo. Esto puede simplificar la creación de un equipo que realmente tenga las capacidades digitales específicas que pueden beneficiarlo y respaldar las transformaciones futuras que imagina para el negocio.

Relacionado: Cómo dar a sus empleados un sentido de tribu en un mundo remoto

Pasar al trabajo remoto no tiene por qué obstaculizar la transformación digital y, de hecho, los trabajadores pueden cambiar y mejorar su cultura a través de cambios tecnológicos. Antes de la pandemia, vimos a los trabajadores remotos alienarse, desconectarse y no prestar atención durante las reuniones telefónicas. Se distraían y hacían otras cosas porque otros miembros del equipo no estaban con ellos. Ahora, todos están en video. El hecho de que "Estás en silencio" ha superado el proverbial "¿Podrías repetir la pregunta, por favor?" por teléfono es una señal increíblemente buena. Señala que la gente está aprendiendo a estar más presente y no monopolizar el tiempo de reunión como resultado, y eso está ayudando a las empresas a cambiar su cultura.

Las empresas que reconocen intencionalmente los desafíos específicos de los entornos descentralizados, como cómo apelar al deseo de los trabajadores por una tribu, y que aprovechan los beneficios únicos del entorno remoto, como la capacidad de encontrar una mejor variedad de candidatos, tienen las mayores ventajas. oportunidad de triunfar. Participe de forma proactiva de forma equilibrada para crear la atmósfera cálida y eficaz que tanto los trabajadores como los clientes apreciarán.