Cómo preparar la oferta pública inicial de su empresa

Estas son las categorías principales en las que los inversores públicos están interesados cuando buscan empresas de OPI en las que invertir.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Las Ofertas Públicas Iniciales (OPI) son uno de los hitos más importantes en el desarrollo de una empresa. Sin embargo, no todo son rosas. Tech Crunch señala que Mark Zuckerberg fue cauteloso con la OPI de Facebook y no quería lanzarse a ella demasiado pronto. Para muchos emprendedores, hacer una oferta pública inicial significa mantener a la empresa en un nivel de operación más alto. Los accionistas requerirán informes periódicos sobre el progreso de la empresa y su visión. Cada declaración que haga o cada error que ocurra atraerá el escrutinio del público. Sin embargo, al cotizar en bolsa, una empresa también accede a los fondos de miles de accionistas públicos. Si la marca es fuerte, incluso apreciará su precio de oferta pública inicial, lo que la convierte en un fuerte competidor en el mercado.

Sin embargo, la salida a bolsa no sucede de la noche a la mañana. La planificación y la estrategia se basan en la elaboración de la mejor situación de salida a bolsa posible para una empresa. ¿Cuándo debería una empresa considerar la OPI? Ni un momento antes de que esté listo. No importa qué tan grande sea una empresa, ingresar al ámbito de una entidad que cotiza en bolsa antes de que esté preparada puede tener consecuencias desastrosas. ¿Cómo saber si su empresa está lista para la OPI? Empieza por comprender al inversor público. Estas son las categorías principales en las que los inversores públicos están interesados cuando buscan empresas de OPI en las que invertir.

Crecimiento de ingresos

Los inversores no pondrán su dinero en una empresa en la que no creen. Ya sea que utilicen un análisis fundamental o simplemente una determinación desde el punto de vista del asiento de los pantalones, por lo general pueden detectar un fracaso debido a la tasa de historial de crecimiento de los ingresos. McKinsey menciona que las empresas que demuestran un crecimiento de primera línea ven el doble de valoración que aquellas que se centran en las ganancias de margen. Una tasa de crecimiento considerable ofrece tres posibles piezas de información al inversor de OPI:

  • La marca está asegurando nuevos clientes, de ahí el crecimiento de los ingresos provenientes de las ventas a esos clientes.
  • Los clientes existentes gastan más en la marca, lo que aumenta la confianza de los inversores en la capacidad de la marca para generar lealtad en los clientes.
  • Hay una menor rotación entre los clientes existentes en comparación con las adquisiciones de nuevos clientes.

Cada uno de estos es un buen augurio para una empresa que tiene la intención de realizar una oferta pública inicial. Si una empresa quiere demostrar un paradigma de crecimiento sólido, debe tener cifras consistentemente altas para su tasa de crecimiento durante los primeros dos años posteriores a la OPI. Los líderes tecnológicos suelen gestionar un crecimiento de los ingresos de alrededor del 30 por ciento cada año después de su oferta pública inicial. Esta información sugiere al inversor público que la empresa tiene una ventaja sobre la competencia en un área significativa.

Relacionado: Krispy Kreme presenta una oferta pública inicial de $ 100 millones

Dinero en efectivo

El peor momento para que una empresa quiera hacer una oferta pública inicial es cuando necesita dinero con urgencia. Sin embargo, la ironía es que las empresas suelen optar por realizar una oferta pública inicial en el momento en que necesitan ese dinero para la expansión de capital. A los inversores públicos les gusta saber que el negocio en el que están invirtiendo no se volverán insolventes bajo sus pies. Las finanzas comerciales presentadas antes de la OPI deben informar al inversor que la empresa tiene suficiente efectivo para cubrir los gastos (o pronto lo tendrá), incluso si la OPI no llega a buen término. Si una empresa ofrece datos financieros que muestran un déficit que compensará con la OPI, los inversores están menos entusiasmados con invertir su dinero en la empresa. Las OPI deben realizarse en el momento oportuno para aprovechar al máximo la tabla de capitalización. Lo último que necesita una empresa es volver a los mercados de capitales una vez que ya haya salido a bolsa.

Rentabilidad

Probablemente, el factor más importante que afecta la confianza de los inversores públicos en una empresa es su rentabilidad. La mayoría de las empresas tienen un método incorporado para generar ganancias, pero generalmente no lo hacen cuando comienzan a operar. Muchas startups, por ejemplo, comienzan en rojo. Cuando su modelo de negocio madura, empiezan a generar beneficios y desarrollan flujo de caja libre para la empresa. Hay varias rutas que una empresa puede tomar hacia la rentabilidad, incluido el EBITDA o los ingresos netos. Independientemente del método que elija la empresa para demostrar la rentabilidad, debe convencer al inversor público de esta realidad. La mayoría de los inversores públicos buscan un camino claro hacia la rentabilidad a corto plazo. Quieren que la empresa les muestre cómo será rentable a corto plazo. El camino hacia la rentabilidad de cada empresa es diferente. Las industrias o el riesgo inherente dentro de un mercado pueden afectar el período de la empresa hacia la rentabilidad a corto plazo. Es posible que las empresas puedan defender un período más prolongado antes de la rentabilidad aprovechando estos factores de manera lógica.

Relacionado: ¿Buenas acciones para invertir ahora mismo? 4 acciones de OPI a seguir

Panorama competitivo

¿Contra qué empresas compite la marca? ¿Qué tan fuerte es su ventaja competitiva? Los inversores quieren elegir a los ganadores; así es como ganan su dinero. Si una industria está repleta de empresas que hacen lo mismo, sugiere que este campo tiene una barrera de entrada baja. Los inversores públicos no compran empresas que entran en campos altamente competitivos. Para hacer que la empresa sea más atractiva para sus inversores, debe establecer su singularidad. Al igual que vender a un cliente, la empresa debe desglosar sus ventajas en un lenguaje sencillo para los inversores. Mostrar cómo la empresa adquiere nuevos clientes y demostrar que puede hacerlo de forma constante podría ayudar a la empresa.

Productos y servicios

Un inversor observa la marca a través de sus ofertas de productos. Sin embargo, cuando se trata de una oferta pública inicial, tener demasiado puede resultar confuso para el inversor público. Si examinamos las empresas FANG (Facebook, Amazon, Netflix, Google), podemos ver que sus OPI se basaron en un solo bien o servicio. Una vez que establecen un punto de apoyo, comienzan a agregar productos y servicios, demostrando su versatilidad. Las empresas de software empresarial se refieren a esto como el modelo "aterrizar y expandir". Estas empresas ofrecen su oferta pública inicial en función de su servicio más importante en el mercado más aislado, y luego poco a poco comienzan a ingresar a nuevos mercados con sus servicios a medida que crecen. Para el inversor, esta es una excelente forma de entrar en la planta baja. Incluso los inversores que inicialmente no están interesados en un negocio pueden darse cuenta después de que comienza a expandir sus ofertas de servicios.

Relacionado: 5 pasos esenciales para prepararse para una oferta pública inicial

Preparándose para el lanzamiento

El hecho de que una empresa tenga todo a su favor no significa que tendrá una OPI exitosa. Muchas cosas pueden desplazar el mensaje de una empresa y hacer que se pierda en el desorden. Las predicciones sobre la continuación del mercado alcista son genuinas, lo que significa que las nuevas empresas de OPI pueden beneficiarse. Sin embargo, el mercado no es lo único de lo que debe preocuparse una empresa.

Los inversores pueden ser bastante minuciosos en la investigación de una empresa. No solo la empresa en sí está bajo escrutinio, sino también el director ejecutivo y los miembros de la junta. Por ejemplo, perder el alquiler un solo mes puede tener un efecto negativo en la capacidad de un director ejecutivo para administrar una gran empresa. Esta mala decisión de finanzas personales, a su vez, afectará la forma en que el inversor público ve la rentabilidad a largo plazo de la empresa con esa persona a la cabeza.

No hay forma de mitigar todas las eventualidades, pero estar preparado ayuda a la empresa. Si la empresa quiere cumplir con su oferta pública inicial, debe utilizarla como una promesa a sus inversores y clientes. Si no es así, la salida a bolsa podría resultar más una molestia que un beneficio.

Chris Porteous

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network Contributor

Chris Porteous is CEO of Grey Smoke Media/My SEO Sucks, which builds sales funnels and marketing workflow solutions for businesses across North America.