Tres formas en que las empresas pueden aprovechar la disrupción para el crecimiento empresarial

Ahora es un buen momento para que los líderes empresariales se recuerden a sí mismos que un simple cambio de mentalidad puede significar la diferencia entre hundirse aún más en las dificultades o elevarse a nuevas alturas.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La disrupción en los negocios es inevitable. De la misma manera que nuestra vida personal cambia constante e impredeciblemente, el entorno empresarial evoluciona continuamente con la introducción de nuevos productos y servicios. En algunos casos, aclamamos la disrupción como innovadora, increíble o producto de la genialidad. En otros, lo percibimos como siniestro o amenazador. Sin embargo, no son las circunstancias las que cimentan el legado de una empresa, sino cómo esa empresa las gestiona. En otras palabras, definimos disrupción, y lo que produce depende de nosotros.

La teoría de la mentalidad de crecimiento de Carol Dweck ofrece una idea famosa de este proceso, examinando cómo la actitud puede influir en el éxito (y el fracaso). Cuando nos enfrentamos a un desafío, ¿lo vemos como un problema o como una oportunidad para aprender y crecer? Adoptar esta última perspectiva no siempre es algo natural, pero con la práctica, puede ser una ventaja comercial crucial. A medida que continuamos navegando por las consecuencias de la pandemia, es un buen momento para que los líderes empresariales se recuerden a sí mismos que un simple cambio de mentalidad puede significar la diferencia entre deslizarse aún más hacia las dificultades o elevarse a nuevas alturas.

Relacionado: 7 consejos para gestionar la interrupción del lugar de trabajo y maximizar los trabajadores remotos

El lado bueno de la disrupción

Existen numerosas formas en que las empresas pueden aprovechar la disrupción a su favor. Los métodos pueden variar entre organizaciones e industrias. Sin embargo, tres claros ejemplos de estrategias de las que todas las empresas pueden beneficiarse surgen cuando analizamos los aspectos más fundamentales del crecimiento empresarial: propuesta de valor, rentabilidad y satisfacción del cliente.

Estas son las tres mejores prácticas para las empresas que buscan aprovechar la disrupción para el crecimiento empresarial:

1. Adoptar un enfoque empresarial centrado en las personas

Cada negocio es la suma de sus partes internas y externas, desde clientes, inversores y proveedores hasta empleados y usuarios finales. Sin todas estas personas, no puede existir una empresa. Lo que esto significa es que los efectos principales de la disrupción son para las personas que forman la organización, no para el negocio en sí. Para gestionar los efectos de la disrupción de forma oportunista, los líderes deben examinar lo que significan para todos en la organización.

Al hacerlo, pueden identificar áreas, incluido el bienestar de los empleados, el alivio del cliente o la lealtad de los socios, en las que un mayor enfoque puede producir resultados exponenciales. Existe evidencia sustancial que respalda los beneficios de un enfoque empresarial centrado en las personas, y los períodos de interrupción son una excelente oportunidad para realinear las operaciones y las políticas a lo largo de ese eje.

Relacionado: Cómo adaptarse en una economía que cambia rápidamente

2. Investigar y redefinir las experiencias de los clientes

Ya sea que ocurra dentro de una sola organización, en toda una industria o en una escala global, la disrupción causa inherentemente cambios en los comportamientos y expectativas de los clientes. Mientras que las empresas con una “mentalidad fija” tienden a enfocarse solo en los efectos negativos inmediatos, aquellas con una mentalidad de crecimiento tratarán la interrupción como una oportunidad para definir nuevas necesidades de los clientes y resolverlas de manera proactiva.

3. Actualice su estrategia comercial

Las interrupciones pueden venir en forma de virus, nuevas tecnologías o competidores advenedizos, solo por nombrar algunos. Su denominador común es el cambio , y ese cambio puede afectar tanto la base como la viabilidad de una estrategia determinada . Si bien la misión de servicio de una empresa puede seguir siendo la misma, sus planes específicos para lograr esa misión deben actualizarse periódicamente para reflejar las posibilidades actuales. Las necesidades de productos, suministro, distribución, marketing e infraestructura pueden evolucionar rápidamente en el contexto de una interrupción importante, lo que lo convierte en el momento ideal para revisar los modelos comerciales y priorizar los cambios necesarios.

Relacionado: Aplicar innovación incremental para hacer frente a la crisis

Ultimas palabras

La disrupción hace que el futuro se sienta incierto, pero inevitablemente produce ganancias netas positivas dentro de los mercados y las economías. Con esto, surgen oportunidades para que las empresas individuales crezcan y se adapten. A través de ese proceso, las empresas y las marcas pueden fortalecerse y aumentar su capacidad de servicio. Los líderes que aprovechan este potencial dentro de sus organizaciones pueden catalizar la innovación, fomentar el crecimiento y crear un legado positivo.