Todos los emprendedores más ricos tienen esta característica esencial en común

¿Tiene lo que se necesita para unirse a las filas de los líderes empresariales más exitosos?

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Muchas personas sueñan con dejar sus trabajos de 9 a 5 para convertirse en emprendedores a tiempo completo haciendo lo que aman. Desafortunadamente, este sueño nunca se hará realidad para la mayoría de ellos. Las razones varían, desde el miedo a arriesgar por lo que han trabajado tan duro hasta las limitaciones autoimpuestas, como no tener la suficiente confianza en el cambio que quieren ver en el mundo. Pero a menudo, es la desinformación que rodea al espíritu empresarial lo que lleva a las personas a abandonar sus sueños.

El propósito de ser emprendedor es que algunas personas se equivoquen. La mayoría de quienes desean hacer de esta su carrera pero nunca triunfan tienen una percepción sesgada del espíritu empresarial. La única razón por la que quieren embarcarse en este viaje es para mejorar sus propias vidas o las de sus amigos y familiares una vez que encabecen la lista Forbes 100 del próximo año y se hagan amigos de personas como Elon Musk y Jeff Bezos. Pero, por alguna razón, eso nunca sucede.

Relacionado: 12 pasos prácticos para hacerse rico

Eso se debe a que esas personas quieren convertirse en empresarios únicamente para ganar dinero y no entienden la razón principal por la que todos esos individuos ricos tienen tantos ceros adjuntos a sus nombres: los empresarios más exitosos resuelven problemas. Pero, ¿por qué es tan importante y cómo se traduce exactamente en riqueza?

No se trata de dinero

Al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa y cómo lo retratan los medios, ser emprendedor no se trata solo de dinero. Aquellos que ahora tienen millones o incluso miles de millones de dólares en su patrimonio neto no iniciaron sus negocios para ganar cantidades exorbitantes de dinero. En cambio, fue el propósito y el fuerte impulso de cambiar el mundo lo que los hizo quienes son hoy, y el dinero fue simplemente un subproducto de la enorme cantidad de ayuda que han brindado.

El espíritu empresarial se trata de dejar una huella y dejar al mundo un lugar mejor. Es la mentalidad que eventualmente se traduce en dinero, a diferencia de esperar ganar millones de inmediato, que rara vez se materializa si no hay pasión para apoyar sus acciones. Habrá momentos en los que todo parezca ir en tu contra, y cuando ese sea el caso, lo que está pasando en tu cabeza te hará o te arruinará.

La gente no te ayudará a menos que tú los ayudes

Seamos realistas : los humanos somos egoístas. Si bien una o dos personas pueden darte algo gratis, nunca será suficiente para que lo hagas a lo grande. Si quieres algo de los demás, primero debes darles algo. En el caso del espíritu empresarial, los que están en la cima de la pirámide resuelven los problemas de otras personas, y si la cantidad de personas a las que han ayudado es alta o la cantidad de ayuda que brindan es significativa, se les paga en consecuencia por sus esfuerzos.

Aunque parezca que la gente ya ha desarrollado todas las soluciones imaginables, los problemas que aún no se han resuelto siguen siendo infinitos. Ya sea que desee ayudar a las personas a ganar más dinero, hacerles la vida más conveniente o simplemente ayudarlos a olvidarse de las luchas de la vida y traer algo de diversión a sus días, puede tener una idea completamente nueva o mejorar una que ya existe, y la gente estarán agradecidos de tenerlo en sus vidas. A cambio, te ayudarán a lograr tus metas de la misma manera que tú los ayudaste a lograr las suyas.

Relacionado: 15 pasos que debe seguir a los 20 para hacerse rico a los 30

No te guardes tus ideas

Si tiene una idea de cómo cambiar el mundo y mejorar la vida de las personas, no puede guardárselo todo para usted. La verdad es que es posible que seas la única persona con una solución en particular, y si no la compartes con el mundo, otros no podrán beneficiarse de ella, por lo que los estarás privando de una vida mejor.

Para muchas personas, el espíritu empresarial es una vocación. Tienen una idea que sienten que el mundo necesita y no pueden imaginarse viviendo la vida preguntándose: ¿Y si? Tienen que intentarlo y ver si la solución es viable. Y aunque este tipo de epifanía es poco común, y ciertamente no la necesitas para convertirte en emprendedor, si sientes que la única forma de liberar tu mente es hacer realidad una idea, debes pensarlo dos veces antes de decidir no compartir. con otros.

Puedes empezar algo grande

Ayudar a otras personas no se trata solo de ayudarles a alcanzar sus metas. Se trata de permitirles difundir la solución aún más y, en última instancia, hacer que su influencia sea cada vez mayor. Luego, a medida que otros usen sus ideas para idear nuevas soluciones y hacerlas llegar a más personas, podrá cambiar colectivamente el mundo y convertirlo en un lugar mejor.

Y aunque esto significa que su solución podría modificarse y posiblemente mejorarse, no debería preocuparse de que alguien lo haga mejor que usted. En cambio, darles esta oportunidad no solo los beneficiará a ambos, sino también a todos los que utilicen la idea. Así como la patente de automóvil de Karl Benz no impidió que Mercedes coexistiera con otras compañías, usted también puede hacer mucho más con otras.

Relacionado: Cómo hacerse rico: 8 hábitos de éxito de multimillonarios

¿Pero es incluso para mí?

Mucha gente se pregunta si el espíritu empresarial es algo que debería preocuparles. Algunos de ellos podrían intentarlo brevemente solo para decidir que la experiencia no fue exactamente lo que imaginaban. Pero la verdad es que los comienzos siempre son duros, no importa lo que hagas, y el espíritu empresarial no es diferente. Solo que esta vez, la recompensa por llegar a la meta es mucho mayor.

Ya sea que ya tenga una idea o simplemente sepa que desea ayudar a otras personas pero no esté seguro de cómo, el espíritu empresarial es su respuesta. Son los emprendedores quienes construyen el mundo que nos rodea, y usted puede traer un cambio significativo que beneficiará a las personas durante décadas, si no siglos, por venir.