Por qué la bondad es una cualidad crucial para los líderes

El noventa por ciento de los trabajadores estadounidenses dice que el liderazgo empático conduce a una mayor satisfacción en el trabajo y el 79 por ciento está de acuerdo en que disminuye la rotación de empleados. La amabilidad y la empatía son clave para el compromiso de los empleados.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Hay una cualidad que necesita como líder que inspirará a toda su fuerza laboral a estar más comprometida, ser más productiva y, en última instancia, más feliz en el trabajo. No es su ética de trabajo, su toma de decisiones o su capacidad para hacer su trabajo. Aunque estos rasgos son muy importantes, esta cualidad reemplaza a eso.

Es bondad.

Sí, eso es todo: el simple acto de ser amable y empático con sus empleados hará maravillas en su negocio. Y hay investigaciones que lo demuestran.

Las personas tratadas con amabilidad en el trabajo devuelven el favor siendo un 278% más generosas con sus compañeros de trabajo que un grupo de control, según un estudio de 2018. No solo eso, sino que descubrió que la amabilidad aumenta el bienestar en el lugar de trabajo, lo que, en A su vez, crea niveles de energía más altos y un aumento en las perspectivas positivas y la resolución de problemas.

No podemos subestimar cuán beneficioso es esto para las empresas, especialmente considerando que el agotamiento de los empleados va en aumento. Los estudios muestran que más del 52% de los trabajadores estadounidenses experimentaron agotamiento en 2021, frente al 43% del año anterior.

Relacionado: 11 citas sobre la bondad que todo emprendedor necesita leer

La bondad se presenta de muchas formas. Es la forma en que habla, el idioma que usa, la comunicación no verbal que muestra, la retroalimentación que da y los objetivos que establece.

Dar retroalimentación positiva por un buen trabajo es un acto de bondad, al igual que reconocer y señalar cuando alguien va más allá de su carga de trabajo habitual, utilizando su iniciativa para impulsar sus objetivos comerciales. Celebrar los éxitos de las personas, en lugar de centrarse solo en sus errores o fracasos, es otro acto amable.

Específicamente, Gallup descubrió que recibir palabras de reconocimiento y elogio ayuda a los empleados a sentirse más realizados, aumenta su autoestima, mejora sus autoevaluaciones y desencadena emociones positivas. Por supuesto, esto significa que es menos probable que sufran de agotamiento.

La asombrosa consecuencia de la bondad es que crea un efecto dominó. Si es amable con sus subordinados directos, es probable que transmitan ese sentimiento a las personas que administran, y usted forma una enérgica ola de positividad en toda su empresa. Usted tiene el poder, como líder, de promover esta actitud. Los empleados son muy conscientes de las cualidades, actos y comportamientos de sus jefes. No se puede ocultar una actitud negativa o un espíritu mezquino. Entonces, sé amable a propósito.

Relacionado: 5 razones por las que la bondad se ha convertido en la clave de mi felicidad, tanto en los negocios como en la vida

No solo los empleados se benefician de la bondad; las empresas también lo hacen. Cuando fomenta activamente la amabilidad en el lugar de trabajo y se convierte en la norma, su empresa obtendrá los beneficios. En un estudio histórico , que analizó más de 3500 empresas, los investigadores encontraron que los actos de cortesía, ayuda y elogios predecían la productividad, la eficiencia y las tasas de rotación más bajas. Esto contribuyó a un mayor éxito empresarial y facilitó una cultura de colaboración e innovación.

Pero es importante recordar que ser amable en el trabajo no se trata solo de los cumplidos que da, sino también de lo que recibe. Ahí es donde entra la empatía.

La empatía es una de las bases más esenciales de la confianza y la transparencia en un líder. Si puede ser empático con las necesidades de sus empleados en el trabajo, ya sean problemas que tienen con su carga de trabajo, situaciones personales que hacen que su función sea más desafiante o fallas de comunicación que afectan su desempeño laboral, está contribuyendo a una relación de mayor confianza.

Sus necesidades son importantes. Escucharlos activamente, es decir, estar completamente presente, realmente asimilar lo que están diciendo y luego responder de manera adecuada, significa que comenzará a comprender más profundamente lo que están sintiendo y a ver las cosas desde su perspectiva.

Aunque puede ser bastante difícil para algunos líderes, ponerse en el lugar de otra persona es una herramienta tan simple pero poderosa. Cuando las personas se sienten comprendidas y respetadas, sus barreras se derrumban y estarán más abiertas a abordar su trabajo con una mente fresca y abierta.

La investigación muestra que el 90% de los trabajadores estadounidenses dice que el liderazgo empático conduce a una mayor satisfacción en el trabajo, y el 79% está de acuerdo en que disminuye la rotación de empleados. Entonces, ¿quieres compañeros de trabajo más felices que no quieran abandonar el barco a la primera oportunidad para un nuevo rol? La empatía es clave.

Relacionado: ¿Qué es la empatía y por qué es tan importante ?

Lo mejor de fomentar la bondad como líder es que es completamente gratis. Claro, puede ser complicado si se encuentra en una situación de alta presión o si se enfrenta a una tarea desafiante, pero si trabaja para crear una cultura más amable todos los días, pronto se convertirá en la norma y su mentalidad lo hará. empezar a cambiar.

Recuerda, más del 90% de tus pensamientos son subconscientes y, sin siquiera darte cuenta, haces juicios instantáneos sobre personas y situaciones basados en prejuicios que quizás ni siquiera sabes que tienes. Tomar conciencia de estos pensamientos es fundamental, y solo entonces comenzará a ver las situaciones desde la perspectiva de otras personas y comprenderá realmente lo que necesitan.

Ahora es entonces cuando puedes llamarte a ti mismo un gran líder.