Cómo diseñar el asistente de inteligencia artificial ideal

Configure una interacción persona-computadora que deje a los usuarios satisfechos en todo momento.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La inteligencia artificial (IA) es el próximo gran avance en el diseño de productos. Los asistentes de IA serán una parte integral de los productos de próxima generación debido a su funcionalidad: serán capaces de hacer muchas cosas diferentes y los usuarios no necesitarán dedicar más tiempo a aprender el sistema porque la interacción con los productos de IA se parecerá conversaciones humanas.

Aquí hay una descripción general de los principios fundamentales de la interacción humano-computadora y algunos conocimientos que hemos adquirido al diseñar asistentes de IA.

Comprender el contexto de uso

El contexto de uso (dónde y cómo se utilizará su producto) es lo primero que debe comprender al crear una nueva experiencia de IA. Muchas decisiones de diseño de productos se basarán en este conocimiento. Por ejemplo, la interacción con un altavoz inteligente en su habitación será diferente de una interacción con un asistente habilitado por voz en su automóvil. El tiempo de la sesión (segundos, minutos, etc.), el medio de interacción (voz, tacto, etc.) y la capacidad de atención (cantidad de tiempo dedicado a concentrarse en una tarea) serán diferentes.

Relacionado: Google Assistant llega al iPhone

Definir un conjunto básico de habilidades y escenarios clave de interacción.

Las habilidades son habilidades de asistente de inteligencia artificial y deben agregarse en función de la funcionalidad que desea proporcionar en su producto. Encender y apagar las luces, llamar a un taxi y tocar música son ejemplos de habilidades. Los escenarios de interacción son ejemplos de cómo las personas usan esas habilidades.

Hay dos tipos de asistentes de IA: asistentes universales como Siri de Apple o Alexa de Amazon, que son capaces de hacer muchas cosas diferentes, y asistentes de nicho utilizados en un dominio en particular (es decir, asistente de IA de finanzas). Independientemente del tipo de asistente que diseñe, debe conocer las necesidades del usuario, priorizarlas cuidadosamente y definir un conjunto básico de habilidades y escenarios de interacción.

Aquí hay algunas recomendaciones que lo ayudarán a definir las habilidades básicas:

  • Concéntrese en la utilidad. Los asistentes de IA siempre deben tener un propósito funcional claro. Conozca a su público objetivo y sus expectativas sobre su producto. Encuentre tareas de usuario específicas que se pueden mejorar con la ayuda de un asistente de inteligencia artificial. Por ejemplo, si diseña un asistente basado en la voz del automóvil, puede concentrarse en las tareas diarias, como encontrar la estación de servicio o el lugar de estacionamiento más cercanos.

  • Piense en la capacidad de descubrimiento. ¿Cómo sabrán los usuarios que una habilidad en particular está disponible en su producto? Debe introducir mecanismos que ayuden a los usuarios a descubrir la funcionalidad.

  • Recopile comentarios de sus usuarios. Introduzca un mecanismo de retroalimentación en su producto que permitirá a los usuarios enviar solicitudes de nuevas habilidades. Le ayudará a recopilar información sobre lo que los usuarios esperan de su producto.

Para cada escenario de interacción, debe hacer lo siguiente:

  • Escribe un diálogo general de interacción. La interacción con los asistentes de IA no debe romper los patrones que han evolucionado a lo largo de los años en las conversaciones de persona a persona. Cuando escriba un diálogo, piense siempre en sus usuarios: piense en las frases exactas que un usuario podría utilizar. Una técnica de guión gráfico puede ayudarlo a describir cómo las personas interactuarán con los asistentes de IA.

  • Capture todas las posibles intenciones de los usuarios. Una vez que cree un diálogo general entre un usuario y una máquina, debe describir todas las alternativas posibles. Diferentes personas pueden usar diferentes palabras y seguir diferentes caminos cuando interactúan con el asistente de IA. Por ejemplo, cuando los usuarios le piden a un asistente de IA que encienda la música, pueden decir "Asistente, encienda la música" o "Asistente, toque jazz". Cree un árbol de diálogo con todas las variaciones posibles.

  • Tenga en cuenta la carga cognitiva. Los usuarios no pueden guardar mucha información en su memoria a corto plazo. Al diseñar un asistente de inteligencia artificial, debe minimizar la longitud de las frases que usa y la cantidad de opciones que brinda.

  • Diseño para caminos felices e infelices. Un camino feliz es cuando todo sale según lo planeado (el usuario logra su objetivo con la ayuda de un asistente de inteligencia artificial), y los caminos infelices representan una situación en la que, por alguna razón, un asistente de inteligencia artificial no puede ayudar al usuario. Los usuarios a menudo evalúan la experiencia del producto en función de qué tan bien está diseñado el producto para caminos infelices. Incluso cuando un producto no puede resolver un problema, el sistema debe minimizar la impresión negativa.

  • Brinde a los usuarios más libertad. Cuando los usuarios interactúan con un asistente de IA, es posible que quieran volver atrás y modificar algunos datos que proporcionaron en los pasos anteriores. Por ejemplo, para el escenario de llamar a un taxi, el usuario puede querer especificar la hora exacta a la que espera que llegue el taxi. El escenario que diseñe debe soportar tal comportamiento.

  • Practica tus escenarios. Al jugar sus escenarios con un asistente de inteligencia artificial, identificará áreas para mejorar. Una técnica llamada Mago de Oz puede ayudarlo a validar sus escenarios sin construir un producto.

Proporcionar comentarios sobre el sistema

La voz es el método principal de interacción para la mayoría de los asistentes de IA. Pero en las interacciones basadas en voz, existe un alto riesgo de que el sistema no comprenda correctamente al usuario. Puede haber muchas razones por las que el sistema no puede decodificar el mensaje. Para evitar situaciones en las que el sistema responde a la solicitud del usuario formada incorrectamente, debemos proporcionar comentarios con la consulta del usuario. Mostrar la consulta del usuario original confirma que el asistente de inteligencia artificial entendió lo que dijeron los usuarios. Los usuarios nunca deben hacer preguntas como "¿El sistema entendió lo que dije?" cuando interactúan con el sistema.

Relacionado: su asistente virtual humano pronto será un asistente digital impulsado por inteligencia artificial

Otro caso crítico en el que necesita proporcionar retroalimentación del sistema es cuando un sistema necesita algo de tiempo para completar la operación. En este caso, debemos decirle al usuario que el sistema está trabajando en su solicitud.

Crea un lenguaje visual familiar

Dado que los asistentes de IA son productos basados en la voz, la creación de un diseño visual para un producto de IA parece una tarea secundaria. Sin embargo, los humanos somos criaturas visuales y lo que vemos tiene un impacto significativo en cómo percibimos los productos. Las emociones juegan un papel tremendo en la experiencia del usuario.

Entonces, cuando creamos un lenguaje visual para un asistente de inteligencia artificial, debemos pensar en cómo hará que los usuarios se sientan. El lenguaje visual incluye formas, colores, tipografía y efectos de movimiento. Trabajan juntos para crear una impresión para los usuarios. La interfaz de usuario finamente diseñada tiene una impresión positiva en los usuarios: el efecto de usabilidad estética indica que los usuarios son más tolerantes con los problemas menores de usabilidad cuando encuentran una interfaz visualmente atractiva.

Es esencial darle a tu asistente una presencia visual. Si bien la IA es un poco abstracta, aún es posible encontrar objetos que los usuarios asociarán con ella. Las esferas 3D u ondas sonoras son dos objetos comunes que representan la IA en los productos modernos (gracias a las películas de ciencia ficción).

Los efectos de movimiento juegan un papel tremendo en cómo se sienten los usuarios acerca de la interacción porque introducen dinamismo en las interacciones. Cuando un usuario interactúa con el asistente, el objeto debe responder a la entrada del usuario con la retroalimentación visual adecuada. Por ejemplo, una onda en movimiento puede significar que el sistema está escuchando al usuario en este momento. Todos los efectos animados que utilice en su producto deben ser fáciles de seguir y predecibles. Evite cambios repentinos o movimientos poco claros porque pueden confundir a los usuarios.

Mientras diseña, considere cómo el diálogo impulsará la interfaz visual que presenta al usuario. Apunte a una interfaz de usuario fluida: interfaz en la que aparecen nuevos objetos o controles funcionales basados en la entrada del usuario.

Relacionado: Esto es lo que la IA nunca podrá hacer

La verdadera magia de la IA ocurre cuando el sistema es capaz de resolver una tarea en particular y hacerlo de una manera que hace que los usuarios crean que el sistema realmente los conoce. La IA debe utilizar toda la información sobre un usuario y convertirla en valor para el usuario. Por ejemplo, los asistentes de inteligencia artificial pueden conocer las preferencias musicales de los usuarios y sorprenderlos con las opciones adecuadas cuando elijan escuchar música. Es fundamental encontrar el momento adecuado para mostrar el poder de la IA: la selección de momentos inadecuados puede crear una impresión negativa de la IA que molesta a los usuarios o los obliga a hacer lo que no quieren hacer.

Nick Babich

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network Contributor

Nick Babich is a product designer and writer. He has spent the last 15 years working in product design with a specialized focus on user experience.