Cómo controlar su cerebro para un funcionamiento óptimo

Formas de hacer que ese poderoso órgano de tres libras trabaje a tu favor en lugar de en tu contra.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cuando nos preparamos para eventos significativos en nuestras carreras, tendemos a centrarnos en la preparación. Si tenemos que hacer una gran presentación, practicamos hasta que nos sintamos cómodos. Si tenemos una entrevista para un nuevo trabajo, investigamos la empresa y sus actores clave para asegurarnos de tener respuestas a preguntas obvias. Si tenemos una fecha límite del proyecto, gestionamos nuestro tiempo y nuestro equipo para garantizar los mejores resultados. Sin embargo, cuando adoptamos este enfoque, solo estamos haciendo la mitad del trabajo para ser efectivos y exitosos.

¿Con qué frecuencia se toma el tiempo para preparar su cerebro? ¿Qué haces para asegurarte de mantener ese órgano fundamental en el juego, no solo tu cuerpo y tus acciones? Es justo decir que la preparación física es lo que controla el cerebro, pero hay cosas específicas que puedes hacer para asegurarte de que esté tan preparado como tu cuerpo para esas situaciones profesionales importantes.

El papel de los pensamientos.

Mucha gente tiene la idea errónea de que las emociones simplemente suceden , que no tenemos la capacidad de controlar cómo nos sentimos. Esto nos deja a su antojo, reaccionando puramente basados en sentimientos. El problema con esto es que las emociones son subjetivas y normalmente no permiten el pensamiento lógico o estratégico.

La verdad es que puedes manejar las emociones, pero eso comienza con controlar los pensamientos. Cada emoción que experimentamos proviene de un pensamiento, que ocurre consciente o inconscientemente, luego experimentamos una o más emociones basadas en él. Un desafío que usted (como casi todos nosotros) probablemente tenga es que reconoce la emoción, pero no se toma el tiempo para identificar el pensamiento que la crea.

En los negocios, esto puede ser perjudicial en el mejor de los casos y peligroso en el peor. Si está reaccionando desde la emoción, es posible que no tome la mejor decisión o elija el camino más efectivo. Es posible que esté distraído, incapaz de concentrar su energía y atención en acciones productivas. En lugar de funcionar desde el nivel máximo de rendimiento, se ve arrastrado a un torbellino que lo deja sintiéndose fuera de control y agotado.

Relacionado: Un enfoque de 5 pasos para controlar el síndrome del impostor

Para evitar esto, adopte el siguiente proceso:

1. Identifique claramente la emoción que está experimentando, luego pregúntese si esa emoción sirve a su objetivo. Por ejemplo, puede experimentar un mayor nivel de ansiedad con respecto a una presentación profesional. En lugar de hundirte en esa ansiedad, pregúntate si te facilita el objetivo de hacer bien la tarea.

2. Si la(s) emoción(es) no cumplen una meta, identifique los pensamientos que la están creando. Los pensamientos que crean ansiedad con respecto a la presentación anterior pueden incluir no querer hacer el ridículo, parecer un fraude o simplemente que la gente te mire fijamente y te juzgue. Esta ansiedad no es solo porque no le gusta hablar en público: proviene de pensamientos específicos que ahora ha identificado.

3. Tómese el tiempo para analizar estos pensamientos reemplazándolos con datos. Al hacerse preguntas específicas, puede reemplazar los pensamientos perjudiciales y que provocan ansiedad con información. Considere cuántas veces ha dado presentaciones exitosas, por ejemplo, y/o haga un rápido escaneo mental de su currículum para recordar todos los logros, la capacitación y la educación que lo califican para dar esta presentación. También puede considerar a las personas de su audiencia e identificar aliados que lo apoyarán. Cuando le proporciona a su cerebro evidencia y hechos, no tiene que llenar la incertidumbre con "¿Qué pasaría si?". Al recordarle a su cerebro que tiene las habilidades para asumir esta tarea, que tiene los antecedentes para ser creíble sobre el tema, su cerebro creará emociones que se alineen con estos pensamientos, reemplazando la ansiedad con confianza.

Relacionado: Cómo tener más confianza

El papel de las palabras

Como profesional, es probable que esté consciente del poder de las palabras. Estos pueden usarse para motivar o desmoralizar, fortalecer o socavar, pero ¿con qué frecuencia piensas en los que usas contigo mismo? Tales palabras pueden ser las que te dices a ti mismo conscientemente, así como las cosas inconscientes o susurradas. Creo que es útil preguntar: "¿Diría lo mismo a mis colegas o a mi equipo?" Para muchos profesionales, las palabras que dicen para empoderar a otros no están dirigidas a ellos mismos.

El problema, una vez más, es que las palabras crean pensamientos, seguidos de emociones que pueden ser perjudiciales para un funcionamiento óptimo. Estos pueden ser obvios, como llamarse a sí mismo "idiota" por cometer un error o decirse a sí mismo que "no es tan hábil como piensan los demás". Es posible que te sorprendas pensando que es probable que fracases en algo importante. Estas palabras crean pensamientos socavadores, que a su vez generan emociones alineadas con ellas.

También hay palabras más pequeñas que pueden crear un clima interno que sabotea tus objetivos. Los ejemplos incluyen "debería", "tengo que", "necesito" y "debo", que crean pensamientos de no hacer lo suficiente, no ser suficiente o quedarse atrás de sus compañeros. También crean la ilusión de que te obligan a hacer ciertas cosas. Y nuevamente, estas palabras generan emociones: puede experimentar presión, estrés o culpa, y luego puede tomar decisiones por desesperación para probarse a sí mismo, lo que no le permitirá funcionar de manera óptima o saludable.

Para evitar crear un clima interno de pensamientos y emociones negativas, reemplace estas palabras de presión con palabras poderosas: opciones como "quiero" y "quiero" pueden cambiar un diálogo interno y devolver el control a sus manos. Por ejemplo, en lugar de decirse a sí mismo que debe ir al trabajo a revisar la práctica de la presentación para no equivocarse, el diálogo interno se convierte en: “ Iré al trabajo a practicar porque quiero tener confianza en la presentación. ” Cambiar la palabra de presión de "debería" a "querrá" y "querer", y cambiar el enfoque de cometer un error a desarrollar la confianza le devuelve el control de los pensamientos y las emociones.

Relacionado: Tu palabra tiene impacto, así que piensa antes de hablar

El papel del cerebro

En última instancia, tu cerebro es perezoso: se centrará en lo que le digas. Considere esto: la última vez que buscó comprar un automóvil, probablemente encontró uno o dos estilos que le atrajeron. Lo más probable es que hayas comenzado a ver estos estilos en todos los lugares a los que ibas. ¿Hubo un aumento repentino en la cantidad de estos modelos comprados en su área? No es probable. Entonces, ¿por qué estabas viendo esto a tu alrededor cuando nunca antes lo habías notado? Se llega a esa impresión a través de un proceso llamado cebado. Preparamos nuestros cerebros para buscar evidencia y ejemplos de lo que sea que le decimos. Cuando le dijo al suyo los tipos de automóviles que le interesaban, encontró tantos ejemplos como fue posible para respaldar este enfoque.

¿Cómo se puede utilizar este mismo enfoque cuando se trata de funcionamiento profesional? Una forma es decidir qué perspectiva quieres tener con respecto al trabajo. Si le dices a tu cerebro que odias tu trabajo, buscará y proporcionará evidencia de por qué deberías sentirte así; todo lo que verás son datos alineados con ese pensamiento. Entonces, ¿cómo aplicas el cebado para que funcione a tu favor en lugar de en tu contra?

Puede que sea cierto que no te gusta tu trabajo, pero puedes decirle a tu cerebro que aprecias ganar dinero mientras buscas nuevas oportunidades. Luego buscará ejemplos que respalden esa idea de apreciación y también buscará áreas de oportunidad. No tienes que crear una declaración inexacta sobre tu trabajo y mentirle a tu cerebro, pero puedes decidir en qué aspecto de la situación dedica tiempo y energía. Esta estrategia le permite funcionar a su nivel óptimo en lugar de perder el enfoque y el poder.

Relacionado: El enfoque inquebrantable es el superpoder de todos los empresarios de élite

El papel de elección

Cuando trabaja en un proyecto para su organización, ¿planea completar el cincuenta por ciento y espera que el resto se reúna por sí solo? Por supuesto que no, pero es probable que así haya estado funcionando si solo se dedica a la preparación física para su rol profesional. En general, la forma en que funciona es su elección: puede determinar qué pensamientos desea fomentar para crear emociones beneficiosas, que luego lo acercarán al máximo rendimiento. Puede decidir qué palabras generarán comportamientos y acciones que se alineen con el logro de la meta, y puede decirle a su cerebro dónde dirigir el enfoque y la energía para obtener los resultados que desea. Estas estrategias ayudan al cerebro a convertirse en su mejor herramienta, en lugar de su mayor obstáculo.