¿Cuál es su propuesta de valor?

Cómo entender su valor para hacer ventas.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El espíritu empresarial es uno de los viajes más emocionantes que cualquiera puede emprender. Cuando comenzamos con nuestro negocio, asumimos que a todos les encantará y comprenderán lo que tenemos para ofrecer. Pero el principal reto en las ventas no es el dinero ni el precio sino no dejar claro nuestro valor a nuestros potenciales clientes.

A medida que competimos en un mercado saturado y nos encontramos luchando por vender, tenemos que hacernos estas preguntas: ¿cuál es mi valor para los demás? y ¿por qué mis clientes me necesitan sobre los demás?

La propuesta de valor es un término común dentro de las agencias creativas. Sin embargo, la mayoría de los empresarios no tienen experiencia en estas sesiones de estrategia y no implementan este paso crítico. Como resultado, no saben la razón por la cual sus ventas son bajas. Como parte de nuestro viaje de ventas, tenemos que volver a esta pregunta: ¿cuál es nuestro valor?

Relacionado: ¿Quieres destacar entre la multitud? Conozca su valor único...

Hay muchos pasos a considerar para definir nuestra propuesta de valor. Tenga en cuenta que hay un proceso de estrategia y lluvia de ideas para encontrarlo y puede llevar muchas sesiones perfeccionarlo. A continuación, se incluyen algunas de mis recomendaciones para que las tenga en cuenta para que pueda obtener una mejor comprensión a medida que persigue las ventas.

¿Cuál es tu producto? ¿Qué soluciona y por qué crees que merece la pena?

Recuerda que el precio de tu producto no solo debe basarse en los costos de producción o lo que quieres hacer, sino también en el valor y el impacto que tiene en tus clientes.

Relacionado: Cómo desarrollar y evaluar la propuesta de valor de su startup

Conoce tu mercado objetivo

Puede estar apuntando a la segmentación incorrecta. Quizás considere que su producto es para clientes que pagan mucho, mientras que su valor es en realidad para clientes de bajo presupuesto. Aceptar esto le permitirá posicionar su valor y el precio en consecuencia. Ser realista.

Define todas las soluciones que ofrece tu producto

Piense en los efectos a corto y largo plazo y ponga un precio a cada uno. Además, recomiendo compararlos con su competencia con detalles: explore las ventajas y desventajas. Puede encontrar que su valor es mayor o menor de lo que pensaba anteriormente.

No seas modesto en tu comunicación.

A menudo pasamos por alto cuánto valor tenemos para ofrecer. Nos enfocamos en la descripción de nuestros servicios, la logística y los aspectos legales. Pero sin expresar lo suficiente cuánto impacto podemos crear para nuestros clientes o clientes.

Ponte en el lugar de tu cliente

Imagina cómo será la experiencia para ellos. ¿Utilizarán sus productos durante mucho tiempo o por un período corto? Saber esto le ayudará a comprender su valor.

Entiende la diferencia entre querer algo, necesitar algo o ambos.

A veces confiamos en saber lo que otros necesitan y asumimos que nuestras suposiciones son correctas, pero en realidad no sabemos con certeza la vida de los demás. Cuando entendemos que nuestros productos satisfacen un deseo, una necesidad o ambos, podemos tener claro nuestro valor, nuestro precio y a quién comercializarlo.

No ignores el aspecto emocional.

Las ventas están ligadas a las emociones. Un cliente potencial puede sentarse y posponer la compra de un producto que será una solución para algo que se necesita. Pueden hacer una compra impulsiva o una transacción costosa en algo que cambia instantáneamente su estado de ánimo, como unas vacaciones. No tiene sentido, pero las personas gastan más rápido en cosas que saben que las harán sentir mejor, sin importar el costo. Entonces, para encontrar su valor, determine cómo su producto puede conectarse con sus emociones y hacer que se sientan mejor. Abordar los puntos débiles, en mi opinión, puede crear una reacción de resentimiento y miedo a ser manipulado. Todos buscamos sentirnos bien, así que encuentra tu valor con esta intención.

Trabaja con expertos para hacer sesiones creativas y de estrategia.

Explore el recorrido de su cliente y el impacto que ofrece su producto. Las personas creativas siempre están pensando fuera de la caja, explorando todos los escenarios posibles.

Recuerde, nuestro valor está en constante evolución. Nuestros clientes y nosotros, como empresarios, también cambiaremos. Así que nuestro valor es algo que tenemos que revisar constantemente. Cuanto más nos ubiquemos buscando ventas, más nos veremos obligados a entender lo que tenemos para ofrecer. No te rindas, solo sigue aprendiendo tu singularidad y llegarás allí.

Relacionado: Cómo desarrollar una propuesta de valor ganadora (infografía)