3 claves para construir resiliencia como líder

Aquellos que son capaces de inspirar y producir cambios necesitan habilidades únicas, y una de las que más fácilmente se pasa por alto es la capacidad de mantener sus propios tanques psicológicos llenos.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El acto de realizar una visión clara y convincente al inspirar a otros puede parecer bastante sencillo a primera vista: pones una estaca en el suelo y convences a otros para que se muevan contigo. Y, sin embargo, incluso una mirada de pasada a la primera plana del New York Times o del Wall Street Journal demuestra lo contrario. El liderazgo es difícil, y puede salir muy, muy mal.

El agotamiento en las filas de los tomadores de decisiones ejecutivas va en aumento, y los factores estresantes exacerbados por la pandemia han contribuido a que la cantidad de directores ejecutivos salientes aumente en un 16 % en el último trimestre de 2021 año tras año, según la firma de colocación de ejecutivos Challenger. , Grey & Christmas, y no sorprende por qué.

El liderazgo es una actividad que puede consumir por completo la energía física, emocional, cognitiva y espiritual de uno, y sin tener en cuenta adecuadamente ese hecho, muchos estarán en una vía rápida hacia el agotamiento. Sin embargo, hay formas de desarrollar la resiliencia para ayudar a evitar esos peligros.

1. Gestión de recursos personales

Conocer sus propios niveles de energía y cómo aprovecharlos mejor es un requisito previo para un liderazgo exitoso. Podemos conducir el coche más bonito del mundo, pero sin gasolina (o carga suficiente) nunca dejará el camino de entrada. Además, si llenamos el tanque pero vamos demasiado lejos, demasiado rápido y demasiado pronto, podemos terminar varados en medio de la nada. Es vital saber cuándo recargar el tuyo y qué tan rápido conducir para evitar quedarte sin energía.

También está la cuestión de cómo recargar energías, y esto puede parecer un poco diferente para todos: algunos lo hacen leyendo en casa o cuidando el jardín, mientras que otros pueden energizarse socializando y viajando. Obtengo el mío jugando hockey sobre hielo con amigos todos los sábados por la noche.

El reabastecimiento dedicado también significa priorizar la calidad sobre la cantidad. Podemos tomarnos el día libre para ir a un spa, pero si ese tiempo lo pasamos parcialmente respondiendo correos electrónicos mientras estamos en el jacuzzi o atendiendo llamadas telefónicas durante un masaje, ¿es realmente energizante? No importa cuánto tiempo libre de ese tipo tenga, asegúrese de que esté completamente protegido de las distracciones externas. No espere hasta que esté estancado al costado del camino. Encuentre pronto su fuente única de energía y aplique la disciplina necesaria para recargar combustible de manera constante.

Relacionado: Cómo detectar el agotamiento empresarial (antes de que sea demasiado tarde)

2. Manejar el estrés

El liderazgo es inherentemente estresante . Nunca llegará un trimestre sin su parte de obstáculos, ya sean profesionales o personales, y si no podemos manejar el estrés resultante, no podremos desempeñarnos a niveles óptimos; esencialmente, estaremos reabasteciendo un tanque con un agujero. .

Para combatir el estrés, es necesario incorporar prácticas diarias de autocuidado . Por ejemplo, trato de salir a caminar a la mitad de cada día de trabajo para restablecer mi sistema nervioso. También se podrían incorporar prácticas relajantes como yoga, atención plena o escribir un diario; lo que funciona mejor será diferente para todos.

Es igualmente vital adoptar un enfoque planificado y disciplinado para el tiempo libre prolongado. Una pregunta clave que debe hacerse es: "¿Estas vacaciones me darán energía o me quitarán algo?" Por ejemplo, viajar con la familia y/o los niños, si bien es importante y enriquecedor para nuestras relaciones, puede resultar estresante. Por lo tanto, tenga cuidado al planificar viajes como estos o corre el riesgo de volver al trabajo agotado por la planificación logística, las necesidades de cuidado de los niños y las disputas familiares. Además, establezca límites en lo que respecta al control del trabajo (solo el 7% de los líderes sénior se desconecta por completo durante las vacaciones, según un informe de Oracle y Workplace Intelligence).

También tenga en cuenta qué tipo de vacaciones puede necesitar en un momento dado, luego asegúrese de tomarlas . Las vacaciones y el tiempo libre no son simplemente bonos adicionales al final del año, son esenciales a manejar el estrés, porque nadie es inmune a él y nadie está sin una vida personal. La simple verdad es que es imposible cuidar una organización saludable si no nos cuidamos primero a nosotros mismos. Entonces, en la jerga de los viajes aéreos, póngase su propia máscara de oxígeno antes de comenzar a dársela a los demás: no puede liderar si no puede respirar.

Relacionado: 4 signos ocultos de agotamiento total para emprendedores

3. Manejar a los que te rodean

Las personas vienen a trabajar con una variedad de antecedentes, cada uno lidiando con un conjunto distinto de factores estresantes. Nuestro trabajo como líderes es reunir a este grupo dispar para trabajar hacia una misión compartida. Sin embargo, acorralar a una amplia gama de personalidades es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Para gestionar equipos, los líderes deben equilibrar las necesidades emocionales de los empleados con los requisitos de alto rendimiento.

¿Como hacemos eso? Para comenzar, establezca expectativas claras: detalle lo que esperamos de los miembros del personal, luego pregunte si lo entienden completamente. Después de todo, si vamos a responsabilizarlos por su desempeño, primero deben saber con qué se están midiendo.

Finalmente, es un viejo adagio que los líderes valientes tienden a predicar con el ejemplo : lo que esperamos de nuestros empleados, profesional y conductualmente, debemos modelarlo en nuestras acciones. Si no mostramos las habilidades necesarias para manejar el estrés y mantenernos enfocados, es posible que los empleados tampoco lo hagan. Es una calle de doble sentido: cuando construimos resiliencia en nosotros mismos, construimos resiliencia en nuestro equipo.

Relacionado: ¿Experimentando Burnout? Aquí está cómo solucionarlo.

Con los muchos giros inesperados que inevitablemente ocurren a lo largo del viaje hacia la realización de la visión de una organización, es vital que un líder permanezca enfocado y dedicado independientemente de los desafíos cotidianos. Algunos de ellos serán predecibles, mientras que otros vienen gritando de la nada y todos producen estrés. El liderazgo puede ser agotador y, si no tenemos cuidado, el agotamiento o el descarrilamiento podrían detenernos en seco. Sin embargo, un enfoque disciplinado para mantener los niveles de energía, manejar el estrés y manejar a las personas desarrollará la resiliencia necesaria para garantizar que su tanque nunca se vacíe.