La trampa de ganar perder que enfrentamos en la oficina

Los líderes inclusivos reconocen y aceptan tanto la competencia como la colaboración.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La suposición de que la diversidad solo requiere resultados de ganar o perder es una trampa autoimpuesta alimentada por el miedo. Esta falacia opera silenciosamente dentro de muchos de nosotros, creando un sesgo de sigilo que nos pone a nosotros y a otros en riesgo. Si tiene un rol de liderazgo, hacer esta suposición de suma cero es peligroso.

En mis años de desarrollo de líderes inclusivos, me he dado cuenta de que este cálculo de ganar/perder sobre la diversidad a menudo funciona dentro de una de tres dinámicas.

Las personas con una profunda experiencia de ventaja

Las personas que viven con múltiples ventajas de identidad, por ejemplo, como yo, los que son blancos, hombres, de clase media alta, educados, saludables, pueden preocuparse de que la atención a la diversidad, la equidad y la inclusión (DEI) nos haga perder oportunidades. , posición o influencia. Sabemos lo duro que trabajamos por lo que tenemos. Atesoramos nuestros sueños para nuestros hijos.

Puede ayudar a las personas en esta posición a definir el privilegio como “la acumulación de ventajas”. A medida que exploramos cómo se pueden acumular ventajas en nuestras vidas, aprendemos a ver que el privilegio se trata de ganar oportunidades de manera constante, mientras que la desventaja se trata de perder (o nunca tener) oportunidades de tener éxito en la vida.

Sinceramente, nuestro temor de que la diversidad nos haga perder nos hace preguntarnos si, en un lugar tranquilo de nuestros corazones, podemos reconocer que constantemente hemos estado ganando más oportunidades de las que nos corresponde. Aquellos con una profunda experiencia de desventaja pueden ver las ventajas que muchos de nosotros disfrutamos y pensar: "Cuando estás acostumbrado a los privilegios, la igualdad parece una opresión".

Necesitamos pensar más claramente acerca de ganar y perder. La equidad se trata de que cada persona tenga una oportunidad justa de ganar su parte justa de oportunidades.

Personas con una profunda experiencia de desventaja.

Cuando está cansado de experimentar y lidiar continuamente con desventajas y traumas, la insistencia en que ha terminado de perder en la vida debe verse como un signo de salud y esperanza. Si mis colegas de color, por ejemplo, son enérgicos en su expectativa de igualdad de oportunidades, que es una mejor respuesta de liderazgo para mí: Permanecer pasivo o resistente porque suena como que las personas blancas como yo ahora van a perder o apoyarse en DEI para recalibrar cómo se brindan las oportunidades para garantizar una justicia sólida para todos?

No estoy defendiendo ninguna declaración o política que refuerce la idea destructiva de que las diferencias humanas deben dividir o que los aspectos de la identidad y la cultura siempre generarán conflicto. Pero cuando te encuentras con la formulación ganar/perder, es hora de sentir curiosidad por la emoción, la experiencia y la intención que la informa.

Relacionado: El SAT está agregando un 'puntaje de adversidad' que permitirá a las universidades rastrear silenciosamente la riqueza y el privilegio de un estudiante

Personas en empresas hipercompetitivas

En algunas organizaciones, se prioriza la competencia sobre la colaboración. La competencia seguramente puede evocar la excelencia. Sin embargo, la competencia entre colegas suele ser tóxica, donde el ganar y el perder emergen constantemente en comportamientos que sirven para dominar a los compañeros y dañar su contribución.

Cualquier persona, equipo o empresa que mantenga una predisposición tan obstinada a ganar promueve formas de competencia combativas que crean tensión y animosidad dañinas. Dichos contextos tuercen las poderosas y positivas contribuciones de la diversidad, la equidad y la inclusión en temores legítimos como "Le están dando nuestros trabajos a las mujeres" o en conclusiones de bajo rendimiento como "Supongo que solo quieren que salga y contrate a un persona negra."

En circunstancias como esta, la competencia está impulsando la pereza intelectual y la toma de decisiones incompetente. En última instancia, un énfasis autoritario en ganar hace que todos pierdan.

Relacionado: La mentalidad de suma cero: cómo evitar el pensamiento tóxico en momentos de crisis

Cómo escapar de la trampa de ganar/perder

El hilo conductor de este lío competitivo es uno u otro, que es el pensamiento absolutista. Los tiempos en los que vivimos ofrecen permiso para tales suposiciones de ganar/perder y, a veces, es más fácil operar con una mentalidad de nosotros contra ellos, de todo o nada.

Pero esa no es forma de liderar en estos días. Si ganar/perder es una trampa creada por nosotros mismos, entonces podemos escapar de ella. Las conversaciones y dinámicas de diversidad son estratificadas y complicadas. El liderazgo inclusivo requiere que nos muestremos lúcidos y serios e involucremos a todos los empleados para garantizar que contribuyan y permanezcan. Nuestra gente representa un espectro matizado de identidades y experiencias que nosotros, como líderes, exploramos con curiosidad y valentía.

Los líderes inclusivos reconocen y aceptan tanto la competencia como la colaboración. Sí, las personas en las organizaciones compiten entre sí por asignaciones y promociones. Asegurémonos de que esa competencia sea justa y feroz. A medida que nos enfocamos en reducir el sesgo personal y sistémico, aumenta la competencia saludable, lo que garantiza que todas las personas tengan la misma oportunidad de avanzar. Así es como la competencia impulsa la excelencia.

También podemos distinguirnos como líderes inclusivos al colaborar con nuestros colegas de todas las identidades para resolver problemas con soluciones innovadoras. Existe una poderosa relación entre la competencia y la colaboración cuando competimos con nuestras habilidades e ideas en lugar de destrozarnos unos a otros.

Piense en su organización como una compañía de teatro musical que produce espectáculos de Broadway. Los artistas de teatro musical se someten constantemente a audiciones entre sí en función de la voz, la capacidad de actuación y baile, la apariencia y otras calificaciones. Sin embargo, una vez que se toman las decisiones de reparto, el éxito del programa requiere un notable grado de colaboración. Puedes perder un papel ante alguien en una producción y luego, en el próximo espectáculo, actuar con ellos cientos de veces frente a audiencias de todo el mundo.

Debido a que la competencia teatral selecciona en función del mérito y la coincidencia, muchos tienen la oportunidad de audicionar, y los mejores espectáculos presentan a los artistas en los roles que mejor se adaptan a ellos en una comunidad construida con una colaboración poderosa. El resultado: El público se puso de pie al cerrar el telón, arrastrado por la emoción, asombrado por una historia bien contada.

La conclusión es que una suposición de ganar/perder sobre la diversidad hace que usted y su organización hagan exactamente eso: perder. Se pierde sofocando las oportunidades, limitando el rendimiento y perdiendo talento. En su lugar, comprométase con la vigorosa interacción entre la competencia y la colaboración, que juntas impulsan la excelencia.

Relacionado: 3 maneras en que los líderes pueden asumir la responsabilidad por la diversidad y la inclusión