5 formas sencillas de ser un orador más imponente

Métodos probados por el tiempo y la experiencia para mejorar su imagen y llamar más la atención en reuniones y otros entornos públicos.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Sientes que las personas en el trabajo no siempre están prestando atención cuando hablas, o que tu palabra parece tener menos peso, incluso si tienes razón? Debido principalmente a factores evolutivos, los humanos tienden a respetar y tener en mayor estima a aquellos que representan fuerza, confianza y equilibrio.

Aquí hay métodos que he encontrado que pueden potenciar todas esas cualidades en un entorno de hablar en público .

1. Discurso sin reservas

"Siento que, tal vez, deberíamos probar X en lugar de Y. ¿Está bien con ustedes?"

Examina esa oración. ¿Qué tan diluido se siente? Es natural ser cauteloso al expresar una opinión , especialmente si es controvertida o si hay un alto precio por decir algo incorrecto.

Pero considere esta declaración alternativa: "Basado en sus méritos, creo que X es una idea más rentable que Y". En esta versión, se transmiten muchas menos dudas y se hace tanto un argumento basado en la evidencia como un principio motivador específico (es decir, el costo) como base para su punto de vista. Esto equilibra la preocupación por equivocarse con la necesidad de ser más directo.

2. Voz activa versus voz pasiva

Como oyente, explore las diferencias entre "El proyecto va bastante bien" y "Nuestro equipo está ejecutando el proyecto muy bien". Al dar crédito al actor (el equipo) y no comenzar la oración con el sujeto (el proyecto), la oración se vuelve más dinámica y al mismo tiempo ofrece felicitaciones al equipo. La segunda declaración está en voz activa, lo que se suma al poder del habla en general. La voz pasiva, por el contrario, se usa mejor cuando no queremos señalar a las personas involucradas y, a menudo, se aplica cuando algo salió mal y/o se intenta proteger a alguien de la culpa (pero también para no responsabilizarlos ). , que es un problema diferente).

Relacionado: Un científico cognitivo revela por qué nos ahogamos bajo presión y cómo evitarlo

3. Reducir los rellenos y respirar

"Um". "Oh." "Me gusta." "Entonces." "Quizás." Palabras como esta se conocen como "rellenos", ya que ocupan un espacio que de otro modo sería un silencio incómodo mientras pensamos en una respuesta. Por supuesto, todos saben que deberíamos usar menos de estos, pero la pregunta es ¿cómo? Una técnica simple es sentirse cómodo con ese silencio. Otra es ir despacio ; cuando hablamos demasiado rápido, superamos la velocidad a la que nuestro cerebro puede conjurar la siguiente palabra. Finalmente, concéntrese en la respiración: hablar es una actividad tanto física como mental, y respirar profunda y regularmente resultará en una reducción del estrés y le dará la oportunidad de considerar la siguiente afirmación.

4. Usa oraciones más cortas y palabras clave más contundentes

Esto es obvio. Incluir frases impactantes y ceñirse al punto ayuda a la audiencia a concentrarse en las ideas principales. Rellenar más palabras en una oración es como poner más desorden en una mesa: el usuario no puede encontrar lo que está buscando. Cuando se trata de palabras clave, enfatiza las cosas que deben recordarse, tal vez incluso crea eslóganes como "líneas cortas, mentes claras". (¿Ves lo que hice ahí?)

5. Autoconfianza

Este factor parece simple sentido común: si no crees en ti mismo , ¿cómo puede hacerlo una audiencia? Pero nuevamente, la pregunta es ¿cómo impulsar una necesidad tan crítica?

Primero, use ropa elegante. Puede parecer superficial, pero trata de dar un discurso con una camiseta y luego vuelve a hacerlo con un traje o un traje pantalón. Hace un mundo de diferencia. En segundo lugar, practica tu postura y tus gestos frente a un espejo. Verse bien es genial, pero moverse bien es aún mejor. Mantenga el pecho hacia afuera y la espalda recta, con los hombros lo más anchos posible y los pies tan separados como los hombros. Finalmente, dele a la audiencia una sonrisa (pero sin dientes) para que se sientan cómodos.

Relacionado : Si te estremece la idea de hablar con tus compañeros de trabajo, sigue estos 5 pasos para tener mejores conversaciones

Por último, recuerde lo que lo trajo a este punto: todo el trabajo duro y las horas que ha dedicado y los elogios que ha ganado. Te mereces estar aquí, no hay duda al respecto. La audiencia realmente quiere escuchar algo bueno de ti hoy, así que bríndales grandes ideas y puntos de vista y muéstrales cuánto crees en ellos. Si lo hace, hay muchas posibilidades de que ellos también lo hagan.