¿Quieres abrir un negocio? Ve cuánto cuesta hacerlo en el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México

Más allá de poder pagar la renta del local en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), es necesario pasar por un concurso, donde gana quien presente la mejor propuesta económica y de negocio.

Por

Si tienes pensado iniciar un negocio o abrir otra sucursal del que ya tienes, quizá esta sea tu oportunidad sobre todo si tu giro es restaurantes, comida rápida, cafeterías, moda y tiendas minoristas, tiendas de autoservicio, bancos y casas de cambio; artesanías, renta de vehículos, servicios aeroportuarios y complementarios, ya que son los giros comerciales que el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) está buscando.

Hector Vivas | Getty Images

El área comercial del AIFA dijo a El Financiero que la renta del metro cuadrado inicia en los $488.10 pesos mexicanos, a partir de los cuales los interesados hacen ofertas para poder abrir su negocio en las instalaciones y vender sus mercancías.

Es decir, la renta de locales en este nuevo aeropuerto está sujeta a un concurso que privilegia la oferta de precio contra otras propuestas, por lo que el local se queda con quien presente la mejor propuesta económica.

En cuanto a las superficies de los locales estos van de los 13 metros cuadrados y hasta los mil 27 metros cuadrados. Lo que permite que haya variedad de negocios instalados en estos espacios.

AL MEJOR POSTOR

Además de los concursos mencionados, otra manera de hacerse de un local y abrir un negocio en el nuevo aeropuerto es a través de la presentación de una propuesta técnica.

En las propuestas técnicas se hace una presentación del proyecto de negocio, para determinar si será rentable y atractivo para los viajeros que transitan por el aeropuerto. Además de la ya mencionada oferta económica por metro cuadrado es posible presentar un porcentaje de los ingresos no menor al 15 por ciento de los ingresos mensuales, en donde se privilegie el monto mayor.

Para concursar por la renta de un local se necesita que el negocio ya esté dado de alta en Hacienda, que preferiblemente cuente con un registro de marca y que pueda demostrar su experiencia en el negocio con la finalidad de que este tenga éxito.