La startup china Nreal consigue financiamiento para sus lentes de realidad aumentada

Alibaba, el gigante del e-commerce, está entre las empresas que aportarán capital y que ya le apuestan a incursionar en el metaverso.

Por

Conforme el metaverso se populariza las empresas tecnológicas empiezan a desarrollar una serie de dispositivos que nos permitirán interactuar con mundos virtuales. Uno de estos gadgets son las gafas de realidad aumentada elaboradas por la startup china, Nreal, que logró reunir $60 millones de dólares en una ronda de financiación encabezada por el gigante del e-commerce, Alibaba que se ha mostrado interesado en incursionar en el metaverso.

KDdesignphoto | Shutterstock

La startup declaró que utilizará el dinero investigación y desarrollo, además de expandirse a otros mercados más allá de China, este mismo año. Entre los países en los que la marca quiere tener presencia se encuentran Corea del Sur, Japón, España y Estados Unidos. La oficina central de Nreal se encuentra en Beijing y el año pasado logró reunir $100 millones de dólares de financiamiento con apoyo del fabricante de autos eléctricos Nio, la plataforma de videos Kuaishou y el servicio de streaming iQiyi.

La apuesta de Chi Xu, fundador y CEO de Nreal, es que en el futuro próximo estos dispositivos reemplacen a los teléfonos inteligentes. Actualmente existen dos distintos modelos: Light y Air (ambos se comunican con el teléfono inteligente por medio de una aplicación llamada Nebula) y además de permitir una experiencia híbrida entre el mundo real y elementos digitales superpuestos a la visión del usuario, los lentes pueden convertirse en "pantallas" personales para proyectar películas y videos ante los ojos de quien los lleva puestos.

Nreal fue fundada en 2017.

¿TE ACUERDAS DE GOOGLE GLASS?

No es la primera vez que las empresas tecnológicas desarrollan dispositivos de realidad aumentada que se llevan como lentes. En el 2012 Google presentó un dispositivo llamado Google Glass que permitía una interacción similar a la que ofrece Nreal. Tras un lanzamiento que llamó fuertemente la atención, los primeros dispositivos salieron a la venta con un costo de $1,500 dólares. Cuando se empezaron a utilizar se desató una polémica en torno a asuntos de privacidad (se acuñó el término "glassholes" para describir a los usuarios que no utilizaban sus dispositivos de un modo socialmente aceptable, por ejemplo, grabar con sus lentes lo que veían sin que lo gente lo supiera). Algunos restaurantes incluso llegaron a prohibir el uso de Google Glass entre sus comensales preocupados por la privaciada de los demás clientes. Poco a poco el frenesí provocado por Google Glass terminó por erosionarse y el proyecto desapareció.

No solo Google ha probado suerte con los lentes inteligentes. Entre las marcas que han incursionado en este mercado están Ray-Ban (en alianza con Facebook), Bose, Amazon, JLab Audio, Oakley y no hay que dejar de mencionar a los desarrolladores de visores inmersivos como Magic Leap (empresa que Chi Xu dirigió), Oculus, Meta Company y Vital Enterprises.

Con la consolidación del metaverso es posible que aparezcan más productos, pues los usuarios empezarán a buscar dispositivos que les permitan interactuar con la virtualidad.