Un emprendedor de Austin crea un fraccionamiento en una isla del metaverso y vende los lotes en millones

El proyecto está montado en la plataforma NFTWorlds y promete una experiencia interactiva a los usuarios a través del motor de Minecraft.

Por

El lugar se llama White Sands, es un mundo virtual y su creador, Adam Hollander, sueña con que pronto los usuarios puedan llevar una vida alterna dentro de él. El espacio en este metaverso ha sido lotificado y los usuarios ya pueden adquirir un terreno y construir su propia mansión utilizando la interfaz del popular juego Minecraft. Pero eso no es todo: también podrán manejar vehículos todo terreno, volar en globo aerostático, asistir a espectáculos de stand-up comedy y adquirir NFT's para equiparse en esta nueva realidad.

White Sands Metaverse

En una entrevista con Fox News la semana pasada, Hollander explicó cómo funciona este metaverso: "Lanzamos White Sands como proyecto hace un mes aproximadamente. Está soportado por una plataforma llamada NFTWorlds en la que hay 10,000 distintos mundos, cada uno de ellos prácticamente infinito en su tamaño y alcance. Cada persona, cada compañía, cada proyecto puede adquirir un mundo y empezar a construir en él para crear experiencias interactivas basadas en el motor de Minecraft que es utilizado por 170 millones de usuarios cada mes…Todos los mundos pueden estar interconectados: un día puedes estar jugando golf virtual y al día siguiente podrías decidir salvar a una princesa de un dragón, al día siguiente podrías tener una junta de negocios. Al final necesitarás un lugar al cual volver en el centro de este metaverso interconectado que nunca deja de crecer".

LA CLAVE ESTÁ EN LA GAMIFICATION

Hace unas semanas salieron a la venta los primeros lotes y según Hollander la empresa generó 1,500 ETH, lo que equivale a unos $4 millones de dólares. Según el emprendedor la ludificación (gamification o la incorporación de juegos al mundo virtual) es una de las piezas clave del proyecto. El emprendedor fue director de ludificación en Microsoft (actual propietaria de Minecraft) entre 2015 y 2017 y antes de lanzar White Sands participó en la creación de Hungry Wolves una colección de 6,000 lobos virtuales creados de modo aleatorio que se pueden enfrentar entre ellos.

Proyectos como White Sands son una muestra clara de que hay usuarios que sí están dispuestos a invertir para adquirir propiedades en la virtualidad. En la misma entrevista Hollander explica: "Hace unas semanas vendimos 3,000 espacios de tierra individuales y generamos millones de dólares para el proyecto que estamos reinvirtiendo. Hace un par de días hicimos el anuncio de que contratamos a 50 desarrolladores que están van a estar trabajando de tiempo completo en el proyecto. Claro que vamos a construir más casas que la gente podrá hacer suyas, pero también experiencias interactivas, customizaciones como vehículos en movimiento, mascotas, muebles y más. Esto se va a convertir en un lugar en el que realmente podrás sentir que eres dueño de un pedazo de un metaverso que no deja de crecer…"

White Sands no es el único proyecto de este tipo. Basta con echarle un ojo a NFTWorlds para darse cuenta de que la oferta de metaversos es cada vez más amplia y robusta. Por eso las marcas ya han empezado a explorar las posibilidades de interactuar con sus posibles consumidores.