4 señales de que el trauma financiero lo está frenando y cómo recuperar el control

Los sentimientos y comportamientos negativos aprendidos con respecto a los ingresos y la creación de riqueza son un obstáculo demasiado común para la felicidad: cómo abordarlo y vivir la vida que realmente desea.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Mientras yo crecía, mi madre a menudo trabajaba de 12 a 14 horas al día; nació en una era en la que el trabajo duro durante largos períodos demostraba devoción y un carácter fuerte. De adulta, siguió el camino de sus padres y de sus padres, y así sucesivamente. Mi hermana y yo la vimos despertarse todas las mañanas a las 5:00 am, salir de la casa a las 6:00 para ir al trabajo y no llegar a casa hasta alrededor de las 7:00 pm la mayor parte del tiempo, lo que significaba que éramos niños latchkey la mayor parte del tiempo. nuestra infancia Otra cosa que significaba era que rara vez pasábamos tiempo de calidad con mi madre. Practicamos deportes, pero ella nunca pudo asistir a nuestros eventos. Cuando le preguntaba: "Mami, ¿vas a asistir a mi competencia de atletismo?", ella respondía: "No, voy a trabajar".

Aunque despreciaba que trabajara tantas horas, verlo me condicionó a creer que la única forma en que podía mantenerme a mí y a mi familia era haciendo lo mismo. Como resultado, obtuve mi doctorado mientras trabajaba a tiempo completo y me contrataron como trabajadora social escolar durante seis horas al día... ¡mientras estaba casada! Estaba exhausto, usando cada onza de energía que tenía. Pero, ¿por qué pensé que eso era aceptable? Sin siquiera darme cuenta, estaba viviendo una vida basada en la creencia de que ninguna cantidad de dinero era suficiente, y que si no me esforzaba, estaría arruinado. Desafortunadamente, muchos de nosotros tenemos la misma creencia y nos hemos suscrito a un estilo de vida igualmente castigador.

¿Qué es un trauma financiero?

En 2016, el Dr. Galen Buckwalter, psicólogo investigador, realizó un estudio que se centró en la conexión entre la personalidad y el comportamiento financiero. Encontró que uno de cada cuatro estadounidenses sufre de síntomas de trastorno de estrés postraumático inducido financieramente, que incluyen irritabilidad, conductas autodestructivas, aislamiento, evasión, negación, agitación e hipervigilancia cuando se trata de enfrentar realidades financieras.

Relacionado: El camino a la felicidad no es lo que crees que es

Hay varios factores en la edad adulta que pueden conducir a tal trauma, incluido un historial de pérdida de ingresos, ahorros limitados, grandes cantidades de deuda, desalojo, divorcio, abuso financiero en una relación y varios otros. Pero gran parte de lo que somos como adultos también está moldeado por nuestra infancia. Mi perspectiva se derivó de la comunicación dirigida a mí y de las cosas que presencié, así como de escuchar a mi madre discutir sus puntos de vista sobre el dinero (principalmente no tener suficiente). ¿Alguna vez ha considerado qué lecciones le enseñaron en la infancia y cómo contribuyeron a su relación con las finanzas como adulto?

¿Cómo se manifiesta?

Todo el mundo es susceptible a un trauma financiero, ya sea que haya crecido con medios limitados o con recursos financieros expansivos. Algunas señales a tener en cuenta:

Evitación. Esto puede tomar la forma de no abrir facturas, no hablar de dinero y no mirar saldos. Es un síntoma en el que incluso pensar en dinero puede ser muy estresante y, como resultado, una persona opta por evadir el tema por completo.

Gastos excesivos. Básicamente, esto se reduce a hacer compras, grandes y pequeñas, sin tener las finanzas para cubrirlas, viviendo fuera de su presupuesto. Uno de los patrones que veo entre varios clientes es ni siquiera tener un presupuesto establecido. Comprometerse con uno y permanecer dentro de él es extremadamente importante.

Falta de límites. No exigir el pago de sus servicios o productos, prestar dinero cuando no puede pagarlo y cobrar de menos y/o no pedir más dinero incluso cuando lo merece son ejemplos clásicos de esta característica. Valorar quién eres y tus dones es extremadamente importante cuando se trata de salud mental y financiera.

Gastar de menos puede presentarse como no invertir en usted mismo o en su negocio (retener los fondos con tanta fuerza que no se posiciona para el crecimiento) y es una consecuencia del temor de no poder ganar más dinero y de otra manera ver sus finanzas desde un lugar de escasez Te has ganado tu dinero y mereces usarlo para posicionarte frente a las oportunidades y el desarrollo: no te aferres a él con tanta fuerza que tu situación se estanque.

Relacionado: ¿Miedo de hacer malos movimientos de dinero? Use la psicología para predecir su comportamiento financiero

Más allá del trauma financiero

La curación de cualquier tipo de trauma comienza con la elección de hacerlo, y aquí hay algunos consejos para comenzar:

• Reconocer que su relación actual con el dinero no está ayudando a producir los resultados financieros deseados. Una vez que reconozca que quiere y merece algo mejor, puede evaluar con precisión esas necesidades. Es importante estar preparado para deshacerte de las viejas costumbres que no te ayudan a convertirte en la persona que quieres ser.

• Decida cómo quiere que sea su relación de dinero. ¿Quieres gastar en ti sin miedo? ¿Para crear una meta de ahorro semanal o mensual? ¿Para trazar límites en torno al cuidado de los demás y el grado en que te sacrificas? Identifique cómo se verá para usted ser feliz, y estas consideraciones no se refieren a otras personas: concéntrese en usted.

• Busque ayuda profesional. Recomendaría que, ya sea antes o mientras trabaja con un profesional financiero, también trabaje con un profesional de la salud mental que se especialice en curar traumas. El trauma impacta mucho sobre quiénes somos, cómo pensamos, cómo respondemos a los demás y cómo nos tratamos a nosotros mismos, y es muy posible que haya ocurrido en la infancia. Si ese es el caso, ha estado operando desde un lugar de dolor durante varios años. Contar con un equipo de apoyo para ayudarlo durante el proceso de curación no solo será útil, sino que evitará que tenga que hacerlo solo.

Relacionado: 3 pasos simples para evitar que se ahogue en un trauma colectivo