Los 7 hábitos de los directorios altamente efectivos

La creación de tableros fuertes puede ayudar a impulsar un tablero hacia adelante. Los directorios débiles e ineficaces frenan a una empresa.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Como director ejecutivo, una de las herramientas más importantes (pero que se pasa por alto) en el libro de jugadas es crear y liderar una junta directiva. A lo largo de mis más de 20 años de actividad empresarial, he dirigido cuatro empresas (incluida Bolster, de la que soy cofundador y director ejecutivo en la actualidad) y he formado parte de ocho juntas. He aprendido que los directorios fuertes pueden ayudar a impulsar una empresa y también he sido testigo de cómo los directorios débiles e ineficaces pueden frenar el avance de las empresas. Los consejos mediocres o mal administrados, además de la falta de responsabilidad, también pueden causar daños a largo plazo a una empresa.

A partir de la experiencia personal y las anécdotas de docenas de directores ejecutivos de clientes de Bolster, a continuación se presentan algunos de los "Siete hábitos de las juntas directivas altamente efectivas".

Hábito 1: Comience con el tablero en mente

Muchos directores ejecutivos tratan la selección de directorios como una ocurrencia tardía, lo que significa que los directorios tienden a estar formados en gran medida por quienes estaban en su red al inicio de la empresa: los inversores. Los directores ejecutivos también tienden a tratar a sus directorios como una distracción o una molestia. Ambas líneas de pensamiento son problemáticas.

Los directorios deben verse como el segundo equipo de un CEO (junto con su equipo gerencial), como un arma estratégica que ayuda a la empresa a tener éxito y como una oportunidad para traer nuevas voces y perspectivas. Las investigaciones han demostrado que cuanto más independiente y diversa es una junta, mejor se desempeña.

Relacionado: Por qué todo emprendedor necesita una junta de asesores

Hábito 2: Sea proactivo sobre el reclutamiento de la junta

Dedique tanto enfoque a construir una junta como a construir el equipo ejecutivo. Este proceso requiere mucho tiempo y no se puede delegar a nadie más. Aspire a llegar a las personas que pueden sentirse fuera de su alcance. Pedirle a alguien que se una a la junta es un gran honor, por lo que la petición se convierte en una buena tarjeta de presentación. Al reclutar, entreviste a tantos contendientes como sea posible, no tenga miedo de rechazar a aquellos que no encajan bien y haga que los finalistas audicionen asistiendo a una reunión de la junta. Fuente ampliamente, también. La diversidad es realmente importante por muchas razones; desafíe a cualquier reclutador, agencia o plataforma a presentar diversos candidatos para la junta.

Relacionado: 3 formas de encontrar su consejo de asesores perfecto

Hábito 3: Mantén tu tabla equilibrada usando la Regla de los 1

Ya sea que se trate de una junta de inicio de tres personas o una junta de ampliación de siete personas, debe incluir representación de los tres tipos de directores: inversores, directores de gestión e independientes. Algunos principios básicos sobre la composición de la junta que funcionan bien son lo que yo llamo la Regla de los 1: Primero, las juntas deben incluir uno y solo un miembro del equipo gerencial: el CEO. Incluso si los cofundadores o los gerentes de nivel C son accionistas, no queme un puesto en la junta por una perspectiva a la que tenga acceso regularmente. En segundo lugar, por cada nuevo inversor en la junta, agregue un director independiente, que es la mayor oportunidad para introducir perspectivas externas. Si su junta se llena demasiado con las rondas de financiación posteriores, solicite a uno o más inversores que ocupen asientos de observadores para dejar espacio para los independientes. Y no tengas miedo de cambiar la composición de tu tablero con el tiempo. Las empresas son dinámicas y los directorios también deberían serlo.

Hábito 4: Cultivar la responsabilidad y el respeto mutuos

Si bien una junta puede parecer intimidante, trabaje más allá de la dinámica de poder y empuje hacia la colaboración y la responsabilidad mutua. Para asegurarse de que los miembros de la junta estén preparados para las reuniones, mantengan los compromisos y aprovechen sus redes, dé el ejemplo demostrando preparación, consistencia y confiabilidad. Al entregar regularmente materiales de lectura previa a la junta con varios días de anticipación, la junta creará un nuevo hábito. Al solicitar retroalimentación de los miembros de la junta después de cada reunión (e incluso ofrecerles retroalimentación), le mostrará a la junta que está escuchando. Con el tiempo, ellos también se inclinarán.

Hábito 5: Impulsar debates intelectualmente honestos

Incluso en los equipos de liderazgo más saludables, puede ser aterrador estar en desacuerdo o desafiar a un director ejecutivo en funciones (después de todo, ¡él sigue siendo el que está a cargo!). Pero esta dinámica de poder cambia en una sala de juntas, lo que brinda a ese grupo una oportunidad única para impulsar y desafiar las suposiciones comerciales. Si bien puede ser tentador buscar miembros de la junta con disposiciones más suaves, puede ser más beneficioso tener miembros de la junta duros y directos que no tengan miedo de expresar sus opiniones, pero que también sean buenos para escuchar y aprender. Mis discusiones favoritas son conversaciones en las que me empujan a considerar una dirección diferente. Ayuda a hacer más, saca a la luz mejores ideas y aumenta la eficacia de la empresa.

Relacionado: Si desea una buena relación con su directorio, debe hacer estas preguntas

Hábito 6: Apóyate en la estrategia, apóyate en la táctica

Incluso los miembros de la junta que son operadores talentosos tienen dificultades para lanzarse en paracaídas en cualquier situación dada y ser muy útiles. Obtener ayuda operativa requiere una gran participación regular en un tema o área específica. Pero deben estar estratégicamente comprometidos y comprender la dinámica fundamental y los impulsores de su negocio: economía, competencia y ecosistema. Este es un hábito fácil de reforzar en las reuniones. Si los directores de la junta se desvían hacia la táctica demasiado en la maleza, esa es una gran retroalimentación para ofrecer después de la reunión.

Hábito 7: pensar fuera de la caja

Los buenos miembros de la junta entienden todas las piezas de la mesa de ajedrez; Los grandes miembros de la junta van un paso más allá y combinan patrones para brindar consejos, historia, contexto y consecuencias anticipadas. Este es un enorme beneficio para los directores ejecutivos que se enfocan en las minucias del día a día, particularmente si una empresa opera en una industria pionera donde muchas de las reglas aún no están escritas. Como director ejecutivo, si nunca antes ha visto algo de primera mano, es difícil obtener claridad y perspectivas externas, por lo que es crucial que los grandes miembros de la junta traigan el reconocimiento de patrones y el "pensamiento innovador" a su función. .

Al fin y al cabo, los directorios están para apoyar y dirigir una empresa. No existe una fórmula perfecta, pero al implementar estos pasos con algunos hábitos saludables, los directores ejecutivos pueden cultivar juntas fuertes y dinámicas para sus empresas.