La agencia de publicidad Ogilvy dejará de trabajar con influencers que retoquen sus fotos en Inglaterra

La medida complementa a una propuesta de ley que exigiría a los influencers a notificar cuando una imagen haya sido digitalmente alterada.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

No todo lo que brilla es oro y en el mundo de las redes sociales, no todo es lo que parece. Escenarios perfectos, atardeceres que parecen salidos de una película, irresistibles platillos, cuerpos perfectos y rostros sonrientes que disfrutan de cada instante de la existencia. Claro, todo con la ayuda del Photoshop y con el fin último de cosechar likes. En Inglaterra, al menos para los influencers que trabajen con la agencia de publicidad Ogilvy, las cosas están por cambiar.

Ogilvy

Según el sitio especializado en temas de marketing, The Drum, la agencia dejará de trabajar con aquellos influencers que retoquen sus cuerpos y sus rostros en un intento por combatir los daños en la salud mental que las redes sociales pueden provocar. Rahul Titus, director de influencia de Ogilvy, comentó: "(el influencer marketing) debería de ser el lado auténtico del marketing, pero ahora produce contenido tan escenificado que resulta dañino para cualquiera que mire a las redes… Como especialistas en marketing, agencias y marcas, tenemos el deber de cuidar a la próxima generación para que no crezcan con las mismas cosas que estamos viendo ahora".

La postura de la agencia es una respuesta al Proyecto de Ley de Imagen Corporal Alterada Digitalmente que se encuentra en revisión en el parlamento y que obligaría a los creadores a notificar cuando un contenido haya sido alterado de manera digital.

La medida de la agencia aplica a todas sus divisiones y marcas con las que trabaja entre las que se encuentran Coca-Cola, Vodafone, IBM y Dove, el jabón que ha abrazado a la belleza real y sin editar como la bandera de su estrategia de mercadotecnia.

¿Qué es el Proyecto de Ley de Imagen Corporal Alterada Digitalmente?

La propuesta de ley fue presentada por el Dr. Luke Evans del Partido Conservador quien la explicó por medio de una serie de posts en su cuenta de Twitter: "Las imágenes editadas no representan la realidad y están ayudando a perpetuar un sentido distorsionado de cómo nos vemos, con consecuencias reales para las personas que sufren problemas de confianza corporal, que he visto de primera mano en mi papel como médico de cabecera".

En otro tuit agregó: "Si a alguien se le ha pagado para publicar una imagen en las redes sociales que ha editado, o si los anunciantes, los organismos de radiodifusión o los editores están ganando dinero con una fotografía editada, deben ser honestos y directos al respecto".

La propuesta de ley fue presentada el 12 de enero de este año y todavía se encuentra en revisión.