La función de texto asistido de Google Docs ofrece fallidas sugerencias de lenguaje inclusivo

Aunque bien intencionada la herramienta evidencia lo lejos que la inteligencia artificial está de ser humana.

Por

Buscando ofrecer a sus usuarios una mejor experiencia Google Docs ha liberado una serie de (supuestas) mejoras, entre las que se encuentra el texto asistido. La idea es que la aplicación nos permita escribir mejor y más rápido. Ahora no se trata solo de sugerencias ortográficas, gramaticales y de estilo, sino que también de recomendaciones para evitar el uso de términos que no sean considerados inclusivos.

Thomas Trutschel | Getty Images

Cuando el sistema detecta un término que considera inapropiado, la herramienta arroja una alerta al usuario en la que le indica que el contenido podría "no ser inclusivo para todos los lectores". Aunque se trata de una herramienta bien intencionada, la realidad es que en la práctica ha resultado restrictiva y molesta para algunos de los usuarios que ya la han probado.

Según el sitio Vice entre los términos que la versión en inglés ha calificado como no inclusivos se encuentran "landlord (propietario)" y "motherboard (tarjeta madre)", aunque evidentemente no lo son. Los editores de ese mismo sitio hicieron algunas pruebas transcribiendo fragmentos de obras o discursos famosos para ver las sugerencias que la herramienta les hacía y el criterio no parece ser muy efectivo: el famosos discurso de Martin Luther King, "I Have a Dream" levantó más banderas que la transcripción de una entrevista hecha al líder del Ku Klux Klan, David Ernest Duke.

Tras probar la herramienta de manera exhaustiva, el equipo de Vice buscó a un portavoz de Google Docs, quien explicó que se trata de una tecnología en evolución permanente: "La escritura asistida usa modelos de comprensión del lenguaje que se basan en millones de frases y oraciones comunes para aprender automáticamente cómo se comunican las personas. Esto también significa que pueden reflejar algunos sesgos cognitivos humanos. Nuestra tecnología siempre está mejorando, y aún no tenemos (y es posible que nunca) tengamos una solución completa para identificar y mitigar todas las asociaciones de palabras no deseadas y sesgos."

Aunque la función de texto asistido puede ser desactivada en cualquier momento y el sistema no fuerza al autor a escribir de un modo determinado, la sensación que da es de que intenta regular la manera en que se está expresando. Este caso evidencia que pese a lo poderosa que es, la inteligencia artificial y los algoritmos siguen sin poder diferenciar y emular algunas cosas que resultan naturales para lo humanos.