John Deere inhabilita a distancia tractores robados en Ucrania por tropas rusas

El robo de granos y cereales por parte de las tropas rusas se ha convertido en una práctica común. Ahora también se llevaron tractores y maquinaria que no podrá ser utilizada.

El hurto tuvo lugar en la ciudad de Melitópol en el sureste de Ucrania, a unos 700 kilómetros de Kiev. Los soldados rusos robaron granos, tractores y máquinas cosechadoras para enviarlos a Chechenia. Según CNN el equipo, con valor aproximado de $5 millones de dólares, fue sustraído de una distribuidora de Argotek y posteriormente trasladado por vehículos de transporte rusos a más de 800 kilómetros de distancia. Al llegar a su destino los soldados descubrieron que los tractores no arrancaban, aunque no se trataba de un fallo mecánico, sino que una desactivación remota realizada por el fabricante John Deere.

Bloomberg | Getty Images

Aunque en el pasado la empresa especializada en fabricar tractores ha sido criticada por sus estrategias para evitar que los compradores de tractores puedan repararlos y fomentar la utilización del programa Connected Support, fue esa misma tecnología la que les permitió inhabilitar las unidades. La función de bloqueo remoto es posible gracias a un receptor GPS que permite conocer su ubicación en todo momento y un software que permite corregir fallas mecánicas a distancia, como si se tratara de una computadora.

Según CNN una fuente anónima comentó que los soldados rusos buscan la manera de volver a activar los equipos para poder utilizarlos. Incluso aunque no lograran hacerlo, la maquinaria tendría un valor si se venden sus piezas como refacciones.

El robo de granos y cereales por parte de las tropas rusas ha sido reportado en diversos medios. Según el Consejo Internacional de Cereales, Ucrania es el cuarto exportador más grande del mundo con una venta anual de más de 44 millones de toneladas en años pasados. Esta cifra se ha visto severamente afectada por la guerra y los puertos que se ucranianos que ucranianos que han dejado de operar a causa del conflicto.

Dmytro Kuleba, ministro de relaciones exteriores de Ucrania, comentó a Reuters: "A través de sus acciones ilegales, Rusia está robando no solo a Ucrania sino también a los consumidores en el extranjero. Las Naciones Unidas estiman que alrededor de 1,700 millones de personas pueden enfrentar pobreza y hambre debido a las interrupciones en los alimentos como resultado de una guerra a gran escala librada por Rusia en contra de Ucrania".